Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Google obtiene el premio Príncipe de Asturias de comunicación

El jurado otorga el galardón al buscador por su "gigantesca revolución cultural" y la "difusión del conocimiento"

Google ya puede presumir de premio Príncipe de Asturias. El jurado ha decidido galardonar en la categoría de Comunicación y Humanidades al considerar que "Google ha hecho posible, en apenas una década, una gigantesca revolución cultural y ha propiciado el acceso generalizado al conocimiento. De este modo, Google contribuye de manera decisiva al progreso de los pueblos, por encima de fronteras ideológicas, económicas, lingüísticas o raciales".

El Presidente y Director ejecutivo de Google, Eric Schmidt, se ha mostrado especialmente agradecido por un premio que debe "servirnos como estímulo" para continuar con el trabajo realizado hasta ahora por el buscador. "Nuestra verdadera pasión es poder ayudar a que toda la gente pueda acceder a la información que quiera en el idioma que prefiera. Sin embargo, sabemos que todavía hay muchas personas en el mundo que no tienen acceso a esta información", asegura Schmidt quien cree que deben trabajar para dar "una oportunidad a toda esa gente no puede disfrutar de lo que nosotros disfrutamos".

La candidatura de Google, que se ha impuesto a un total de 25 procedentes de doce países, fue propuesta por el diplomático español José Luis Pardos, que formó parte del jurado. El buscador de Internet ha podido derrotar a la agencia fotográfica Magnum, la gran rival para Google para poder hacerse con el premio. Otra candidaturas como la del periodista Bob Woodward, el líder del Mayo del 68 francés Daniel Cohn-Bendit y la Wikipedia se fueron quedando por el camino durante las deliberaciones del jurado.

La Fundación Príncipe de Asturias considera que el objetivo del buscador a lo largo de estos diez años de vida ha sido "organizar la información mundial y hacerla universalmente más accesible y útil para cualquier usuario con acceso a Internet", y a su vez ha conseguido batir "todos los récords de efectividad". La fundación también ha querido constatar la implicación de Google en proyectos sociales a través de su filial Google.org, "una labor filantrópica destinando una parte de sus beneficios a ayuda al desarrollo y proyectos medioambientales".

Una decisión que muestra "cierto patetismo"

La decisión del jurado no ha sido compartida por todos los sectores, de hecho parte del jurado abogaba por la candidatura de Manuel Leguineche. El presidente de Onda Cero, Javier González Ferrari, se mostró hoy "satisfecho" con la decisión del Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades 2008 al buscador Google. "Es una decisión magnífica", señaló mostrando su solidaridad con el resto del jurado "que está con los tiempos". No obstante, señaló que la candidatura del periodista Manuel Leguineche era "muy sólida".

Menos cauto se ha mostrado el presidente de la Asociación de la Prensa de Madrid, Fernando González Urbaneja, quien considera que la concesión del Premio Príncipe de Asturias de Comunicación a Google muestra un "cierto paletismo" y cree que Leguineche era un candidato más cercano: "Tengo una opinión muy mala, no lo entiendo bien", señaló Urbaneja, quien opinó que esta concesión se debe, "supongo, a la pasión por la tecnología, pero me ha producido sorpresa y una muestra de un cierto patetismo".

Por su parte la periodista Rosa Montero aseguró hoy que es "una partidaria absoluta de las nuevas tecnologías" y calificó a Google de "auténtica maravilla". Montero reconoció que aun existen diferencias en el uso de las nuevas tecnologías, pero sostiene "es una herramienta maravillosa y revolucionaria que cada vez se está extendiendo más".

De 'gogool' a Google

Google está considerado mejor buscador de la historia de Internet, por la labor que ha realizado desde que fuese fundado el 27 de septiembre de 1998 por Larry Page y Sergey Brin, entonces dos estudiantes de la Universidad de Standford que comenzaron su andadura en la Red en un garaje. La tarea de Google, cuyo nombre procede de la palabra inglesa gogool que es el nombre que se da a la cifra 10 elevado a 100, se debe en buena medida a la enorme capacidad de indexar páginas web, en la actualidad se calcula que hay más de 8.168 millones de páginas indexadas y se reciben más de 200 millones de consultas al día.

El crecimiento de Google desde su fundación le permitió seguir creciendo hasta límites insospechados por sus fundadores. Tanto que la empresa comenzó a expandirse de tal forma que de ser un buscador empezó a expander sus servicios en la red: desde servicios de meteorología, mapas, fotografías o vídeos. El crecimiento que experimentó Google llegó a absorber a YouTube, adquirida en octubre de 2006 por más de 1.600 millones de dólares, lo que le permitió en 2007 seguir creciendo. Tras la compra de DoubleClick, empresa especializada en publicidad por 3.100 millones de dólares el valor de la compañía ascendió a 66.000 millones de dólares. Una cifra que la sitúa como una de las empresas más valiosas del planeta.

El buscador también ha puesto en marcha junto con la UNESCO el llamado Proyecto de Alfabetización que, mediante la búsqueda de libros, textos académicos y material didáctico compartido en una misma página web, tiene como objetivo fomentar la lectura y la educación en todo el mundo. Además, Google Búsqueda de Libros permite el acceso a la cultura para cualquier usuario en cualquier rincón del planeta con acceso a Internet. Este producto cuenta con fondos procedentes de algunas de las más prestigiosas bibliotecas y obras de más de diez mil editoriales de todo el mundo. Pero no sólo la información escrita, sino también la geográfica está disponible en el buscador gracias a Google Maps, Earth y Sky, que permite profundizar en el conocimiento del planeta y, dentro de poco, del firmamento con la construcción de un gran telescopio que estará disponible en breve. Entre sus últimos proyectos se encuentra Google Gears, que permite utilizar algunos de sus servicios sin estar conectado a Internet.