El ex socio de Ferran Adrià le demanda por "estafa y engaño"

Horta asegura que le compraron sus acciones por un precio muy bajo

Miquel Horta Almaraz, socio durante 12 años del cocinero Ferran Adrià y de Juli Soler, propietarios del restaurante El Bulli, presentó ayer una demanda en Barcelona en la que les acusa de estafa y engaño y de comprarle en 2005 un paquete de acciones por un precio muy inferior al real. Según su relato, para consumar el fraude se aprovecharon del grave trastorno de personalidad que padece Horta. Adrià y Soler explicaron ayer a EL PAIS que desconocían la demanda y que preferían no realizar comentario, aunque defendieron su actuación.

Los hechos arrancan de 1994, cuando se creó la sociedad Restaurante El Bulli, SL. Miquel Horta, ex propietario de la marca Nenuco, aportó cien millones de pesetas (600.000 euros), el 85% del capital de constitución. Pero únicamente se le otorgó el 20% de las acciones, según su relato. El resto se lo repartieron a partes iguales Adrià y Soler.

"A mi padre se le puede embaucar fácilmente. No lo digo yo, sino un informe psiquiátrico que acompaña a la demanda", asegura el hijo del ex socio, Jofre Horta, quien, junto con su hermano, ha instado la demanda. Con el paso de los años, El Bulli adquirió prestigio y en 2005 Horta vendió a los socios sus acciones por 1,2 millones de euros. Los hijos aseguran que valen "15 o 20 veces más".

La demanda va acompañada de informes de auditores de cuentas, valoraciones de marcas y de negocios, e informes sobre las sociedades que Adrià y Soler supuestamente crearon a espaldas de Horta. El abogado Juan Ignacio Navas ha pedido al juzgado que se exijan varios documentos a los ex socios y estudia emprender más acciones civiles y penales.

Lo más visto en...

Top 50