Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sanidad recomienda no consumir aceite de girasol por posible contaminación

Las autoridades creen que el producto, procedente de Ucrania, "está fuera de la cadena alimentaria o en fase de retirada"

Sanidad ha recomendado hoy, a pesar de que asegura que no existe riesgo para la salud, evitar el consumo de aceite de girasol, tras detectarse que hay contaminación por hidrocarburos de aceites minerales en este producto en una partida procedente de Ucrania y que ha estado llegando a España desde febrero.

La gran mayoría del aceite "está fuera de la cadena alimentaria o en fase de retirada antes de su comercialización", señala el Ministerio de Sanidad y Consumo en un comunicado. No obstante, hasta que no se reúnan los datos de las empresas de distribución, Sanidad destaca que es "imposible" asegurar que una parte del aceite sospechoso no haya llegado al consumidor final.

Este aceite se ha distribuido a la mayoría de países de la Unión Europea, entre ellos España, ha indicado la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN), en contacto con las asociaciones que engloban a las pequeñas y grandes superficies comerciales y con la Federación de Industrias de Alimentación y Bebidas para garantizar que no se saca al mercado aceite sospechoso y para conocer las marcas que podrían estar afectadas por la contaminación. Estas empresas ya han indicado a sus clientes que retengan la mercancía.

Fue Francia la que notificó ayer jueves a través de la Red de Alerta Comunitaria que aceite procedente de Ucrania presentaba contaminación por hidrocarburos alifáticos procedentes de aceites minerales.

Tranquilizar a quienes lo han consumido

Ante esta situación y en cumplimiento del principio de precaución, el departamento que dirige Bernat Soria recomienda, en primer lugar, no consumir aceite de girasol. No obstante, tranquiliza a aquellos que ya lo hayan consumido, pues los procesos de refinado y dilución del aceite sitúan la contaminación en niveles "mínimos", lo que significa una baja exposición y la ausencia de riesgo para la salud.

Sanidad también aconseja a los consumidores que si no han utilizado aceite de girasol pero lo tienen en su domicilio, "lo retengan sin consumirlo, hasta que se informe acerca de las marcas que pueden utilizarse sin reserva alguna".

"No hay riesgo toxicológico agudo pero podría causar toxicidad crónica"

José Ignacio Arranz, director ejecutivo de la Agencia Alimentaria, ha confirmado que no existe "un riesgo toxicológico agudo" si se ingiere el aceite contaminado pero ha advertido, en los micrófonos de la SER, de que su ingesta de forma cotidiana podría causar "toxicidad crónica".

Arranz ha explicado que ayer se recibió una alerta de las autoridades francesas y ha incidido en que la medida es cautelar y reversible. Ante la pregunta de si la decisión podría ser alarmista, el director de la Agencia Alimentaria ha asegurado que se intentará "cerrar el círculo" en un periodo lo más corto posible y que se ha tomado con "absoluta vocación de reversibilidad". "Ante la duda nosotros tenemos la obligación de proteger la salud y la medida sí es proporcionada porque, sobre todo porque no es sine die", ha concluido.

¿Cuándo se cerrará la alerta? Arranz ha asegurado que la próxima semana se conocerán las marcas afectadas por la contaminación. Sin embargo, según el responsable de la Agencia Alimentaria, "una cosa es el cierre oficial de la alerta y otra la recuperación de la presencia del producto en el mercado" Según él, "el mensaje será tan claro y contundente" cuando se levante la alerta como lo ha sido ahora.

Según el responsable sanitario, la importación de este aeite procede de exportadores "tradicionales" y quizá la contaminación se ha podido producir en "un accidente de transporte o en el origen".

Más información