El suceso de la ludoteca descubre el vacío legal del sector

Actúan como guarderías encubiertas donde no se practican inspecciones

La muerte de un bebé de cuatro meses en una ludoteca de Barcelona ha descubierto de nuevo el vacío legal en este sector, en el que proliferan los locales que actúan como guarderías encubiertas donde no se practican inspecciones.

Con independencia de las causas de la muerte del bebé, este suceso pone al descubierto la existencia de un sector económico emergente dado el incremento de la natalidad y la incorporación de la mujer al mercado laboral que no está regulado. La falta de regulación, y por tanto de actividad inspectora ya fue denunciada en 2006 por el Síndic de Greuges.

Más información
La muerte de un bebé en una ludoteca de Barcelona destapa anomalías en el centro

De hecho, la ludoteca de Horta-Guinardó no tenía ningún cartel exterior que anunciara su actividad. Para abrir un negocio de este tipo se requiere ahora sólo de una licencia que otorgan los ayuntamientos siempre que se cumplan unos requisitos que tienen que ver con las características del local, pero no con la actividad que se desarrollará.

Fuentes del Ayuntamiento de Barcelona han apuntado que, dado que no existe una normativa sobre ludotecas, el Consistorio tampoco desarrolla ninguna actividad inspectora.

Un portavoz del Departamento de Gobernación, que se reparte las competencias sobre las ludotecas junto a los de de Educación y Acción Social, ha explicado que la Generalitat está ultimando un decreto regulador.

El decreto establecerá los requisitos que deben cumplir las ludotecas, que deben ser lugares en los que se facilita el ocio a los niños, que si tienen menos de 3 años deber ir acompañados de los padres, pero en los que en ningún caso se pueden administrar comidas ni están pensados para que los menores puedan dormir.

No es el primer caso en Cataluña

El de ayer no es el primer incidente grave que ocurre en una ludoteca en Cataluña en los últimos años, ya que el 5 de abril de 2006 otro bebé falleció en un establecimiento de este tipo en Sant Cugat del Vallès (Barcelona) por muerte súbita.

Días antes, en marzo de 2006, la Policía detuvo a la propietaria de otra ludoteca de Vilanova i la Geltrú (Barcelona) acusada de maltratos a menores, tras la denuncia de una ex monitora del centro.

Tras estos casos, el Síndic de Greuges, Rafael Ribó, pidió el 5 de abril de 2006 a la Generalitat que reforzara las inspecciones en las guarderías privadas y que regularizara las ludotecas.

El Síndic denunció en el Parlament que en 2005 ya planteó esta problemática al departamento de Educación y que la entonces consejera, Marta Cid, no le respondió sobre la proliferación de ludotecas que actuaban como guarderías.

Ribó urgió una ordenación del sector para controlar aspectos como el número de menores que se atienden, las titulaciones de sus responsables o las condiciones de las instalaciones.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS