Clínicas de abortos y partidos de izquierda denuncian una "caza de brujas"

La asociación de centros de interrupción del embarazo anuncia acciones legales contra el juez que ha llamado a declarar a pacientes

El coordinador de IU, Gaspar Llamazares, se refirió ayer a las "persecuciones y caza de brujas" tanto de las clínicas abortivas como de las mujeres que ejercen su derecho a la libre maternidad; persecuciones de las que ha culpado a los "sectores ultraconservadores de los teocon después de la reciente movilización o asonada clerical". Llamazares ha instado al Gobierno a que "promueva" una Ley de plazos que dé garantías plenas en las catorce primeras semanas de embarazo.

Las palabras del líder de Izquierda Unidad llegan después de que jueves se diera a conocer que un juez de Madrid ha llamado a declarar a una treintena de mujeres que se han sometido a abortos en la clínica Isadora . "Más que una investigación judicial, esto parece una persecución en la que se están vulnerando derechos fundamentales de las mujeres", dijo Sabanés, según una nota de prensa.

Más información

"Nos parece escandaloso que la Guardia Civil se presente en el domicilio de mujeres que han abortado con una citación judicial. Es una forma de actuar totalmente intimidatoria que vulnera derechos fundamentales de las mujeres", manifestó por su parte la portavoz de IU en la Asamblea de Madrid, Inés Sabanés.

El ex presidente del Gobierno socialista Felipe González afirmó ayer en la Cadena SER que cualquier ley del aborto está sujeta a "fallos reales " y "posibles ilegalidades" debido a que siempre tiene que tener un "protocolo de aplicación", lo que implica que será "susceptible de interpretaciones". Con respecto a la posibilidad de reformar la ley, González declaró que quizás sería conveniente "una ley de plazos", y agregó que hay que "reaccionar frente a esta campaña de denuncias forzadas porque puede haber delitos de prevaricación".

Medidas contra el juez

Además, un portavoz de la Asociación de Clínicas Acreditadas para la Interrupción Voluntaria del Embarazo (ACAI) anunció que están estudiando emprender medidas legales contra el juez que está llamando a declarar a las mujeres, así como nuevos actos de protesta por lo que ha su juicio es una operación concertada contra las clínicas de abortos.

Asimismo, el ultraconservador Centro Jurídico Tomás Moro acusó ayer a la Clínica Isadora de albergar en sus contenedores los restos de más de cien fetos mezclados con información confidencial sobre las pacientes, además de instrumentación para la práctica de abortos tardíos. El centro, que habla en nombre de la plataforma ultracatólica La Vida Importa, señala en un comunicado que los inspectores de la Dirección General de Salud Pública y Alimentación encontraron residuos biosanitarios humanos durante una inspección, realizada en febrero de 2007, a instancias del Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil (Seprona).

Lo más visto en...

Top 50