Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Esto es el principio, no el final"

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, agradece la "flexibilidad" de EE UU para alcanzar un acuerdo en Bali, pero dvierte de que antes de 2009 habrá que establecer "objetivos cuantificables"

El secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, ha señalado, tras el acuerdo alcanzado en la Cumbre de la ONU sobre Cambio Climático que se celebra en la isla indonesia de Bali, que sólo se ha dado el primer paso en la negociación, pero resta lo más difícil: alcanzar un acuerdo con cifras concretas sobre la reducción de emisiones contaminantes. "Esto es el principio, no el final", ha afirmado indicó Ban poco después de la consecución del acuerdo de Bali. "Deberemos afrontar negociaciones más complejas, largas y difíciles", ha recalcado.

La Hoja de Ruta aprobada hoy en Bali por 187 países tras once días de intensas negociaciones supone la admisión por parte de los firmantes, incluido Estados Unidos, de la necesidad de un acuerdo global más ambicioso que el Protocolo de Kioto y sirve para encauzar las negociaciones que empezarán el año próximo y que deben culminar con un acuerdo global en Copenhague en 2009.

El secretario general de la ONU ha elogiado la "flexibilidad" mostrada por la delegación estadounidense durante la última sesión de negociaciones, que ha permitido lograr el acuerdo, pero ha insistido en que sólo se ha logrado acordar una "hoja de ruta" para la negociación.

Aunque en los últimos días la cumbre parecía abocada al fracaso, a última hora los estadounidenses dieron marcha atrás a sus exigencias con respecto a las aspiraciones de los países pobres, que pedían ayuda tecnológica y financiera de los países ricos para combatir el calentamiento global. "Estoy complacido y aprecio el espíritu de flexibilidad mostrado por la delegación de Estados Unidos y otras delegaciones clave", ha comentado.

Ban, no obstante, ha destacado que todos los países deberán acceder antes de 2009 a "objetivos cuantificables", en alusión a la reticencia de Washington a establecer objetivos concretos de reducción de las emisiones de los gases que producen el efecto invernadero.

Los países ricos deberían "ejercer el liderazgo" porque ellos son quienes han emitido una mayor cantidad de gases de efecto invernadero, ha concluido el secretario general de la ONU.

Las claves del acuerdo

El nuevo acuerdo sirve para encauzar las negociaciones que empezarán el año próximo y que deben culminar con otro acuerdo más completo en Copenhague en 2009. A grandes rasgos, los puntos acordados han sido los siguientes:

- Ayudas a países emergentes

Los firmantes reconocen que los países pobres y en vías de desarrollo necesitan financiación de las naciones ricas para afrontar los desastres naturales y efectos negativos del calentamiento del planeta. Por eso, se ha garantizado que el Fondo de Adaptación establecido por el Protocolo de Kioto y que actualmente cuenta con 37 millones de euros comience a funcionar el año próximo. Se espera que el fondo llegue a contar con al menos 207 millones de euros.

- Deforestación

Por vez primera, se concederán ayudas a las naciones en vías de desarrollo por la conservación y protección de sus bosques y junglas. Además, se reconoce la "necesidad urgente" de actuar para reducir las emisiones de carbono provenientes de la deforestación y que son responsables del 20% de los gases que provocan invernadero.

- Emisiones

Ha sido el párrafo más difícil de salvar, por la negativa de Washington a hablar de cifras y compromisos puntuales. Finalmente, los firmantes reconocen que el último informe del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (PICC) de la ONU es el estudio científico más completo y el documento de referencia sobre el calentamiento del planeta. La aceptación de este principio implica que Estados Unidos reconoce la importancia de que las emisiones de gases contaminantes de los países industrializados bajen entre un 25 y 40%, respecto a los niveles de 1990, para el año 2020.

- Reforestación

Se aprueba que los países dupliquen hasta 16 kilotones de dióxido de carbono sus proyectos de reforestación.

Más información