Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Oviedo, la ciudad más limpia; Jaén, la más sucia

Un informe de la OCU alerta del aumento de suciedad en las calles españolas en los últimos seis años

Oviedo puede presumir de ser la ciudad más limpia de España, frente a Jaén, la que tiene las calles más sucias, según un estudio realizado por la Organización de Consumidores y Usuarios sobre la recogida selectiva de basura. Siguen a la ciudad asturiana, tres localidades vascas -San Sebastián, Bilbao y Getxo- y Pamplona. A la cola, aunque un poco más limpias que Jaén, está Sevilla, Toledo, Badajoz, Alicante o Guadalajara.

Los excrementos, las pintadas y las obras son, según los ciudadanos encuestados por la OCU, los problemas más graves de limpieza viaria. La suciedad en las zonas donde se practica el botellón y la poca atención a los barrios periféricos son otros problemas señalados en la encuesta. El 78% cree que las campañas de concienciación serían más eficaces que el aumento de los medios materiales destinados a la limpieza.

La OCU ha observado un esfuerzo por parte de todas las capitales de provincia españolas para poner en marcha la recogida selectiva de residuos; sin embargo, la cruz está en el aspecto de su área urbana: la limpieza de calles y jardines ha empeorado en los últimos seis años. La Organización ha realizado el estudio a través de un cuestionarios enviado a 59 ayuntamientos españoles y una encuesta a 30.000 socios repartidos por toda el área geográfica española.

Kilo y medio de basura por cabeza

Cada ciudadano español genera casi un kilo y medio de basura al día, según los datos recabados por la organización de consumidores. En cuanto a la recogida selectiva, sólo en el 27% de los Ayuntamientos tienen sistemas a domicilio. El papel y el vidrio se recogen de forma separada en todas las ciudades, aunque en muchas se ha superado el objetivo de un contenedor por cada 500 habitantes. Los contenedores amarillos, destinados a envases ligeros, también se han extendido a todas las ciudades, con la excepción de Teruel y Ceuta.

Sin embargo, los residuos no se acaban con la materia orgánica, el papel o el vidrio. Otros muchos residuos forman parte de la basura doméstica y, por sus características o peligrosidad, requieren de una recogida especial. Según la OCU, los puntos limpios -aquellos en los que se han de depositar los residuos voluminosos o peligrosos- son todavía poco conocidos.

Los Ayuntamientos destinan de promedio 35 euros por habitante y año a la recogida de residuos. Respecto de la limpieza viaria, el presupuesto medio es de 41 euros. Para sufragar estos gastos los Ayuntamientos cobran un impuesto que se suele aplicar a cada vivienda y cuyo promedio es de 65 euros al año.