Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los servicios sociales británicos permiten a la madre de un niño de ocho años y 90 kilos mantener su custodia

El menor sólo consume alimentos 'basura'.- Su progenitora ha buscado ayuda profesional, pero sigue dándole comida rápida

La madre de Connor McCreaddie, un niño británico de ocho años y casi 90 kilos de peso, mantendrá la custodia de su hijo, según han confirmado esta tarde los servicios sociales. Nicola McKeown defiende que no puede dejar de dar comida basura al menor porque no le gusta otra cosa. No come ni fruta ni verdura.

La decisión ha sido adoptada en una reunión de varias horas, a la que ha asistido la madre del menor y en la que se ha estudiado la posibilidad de que los servicios sociales se hicieran cargo del niño ante una presunta negligencia materna en cuestiones de alimentación. McCreaddi, que vive en Wallsend (noreste de Inglaterra), llegó a pesar antes de las Navidades casi cien kilos, pero ha perdido algo de peso tras comenzar a hacer ejercicio y variar los hábitos de su dieta.

"Le gusta la comida procesada y si le ofrezco ensalada, verdura o fruta, simplemente se niega a comer o lo escupe", declaró la madre el lunes a la emisora BBC. "Cuando un niño no come otra cosa, tienes que alimentarlo con aquello que le gusta", añadió la madre.

Nicola, de 35 años y que padece una depresión, ha buscado ayuda para intentar que Connor pierda peso; pero ha rechazado la idea de poner un candado en la nevera. "No llegaría tan lejos; dejar a tu hijo muerto de hambre no es modo de hacer las cosas". Connor tiene problemas para vestirse y lavarse, falta mucho a clase por su estado y en la escuela es objeto de burlas por parte de sus compañeros.

En Navidad, la madre contactó con expertos y dietistas. Connor ha perdido unos diez kilos desde entonces. El menor, que vive en la localidad de Wallsend, cerca de Newcastle, pesa cuatro veces más de lo que es normal para su edad.

El porcentaje de niños menores de 11 años obesos en el Reino Unido pasó del 9,9% en 1995 al 13,4%en 2004. Según un reciente informe sobre sobrepeso infantil elaborado por una comisión parlamentaria, la obesidad sobrepasará pronto al tabaquismo como la principal causa de muertes prematuras y los niños obesos tienen cada vez mayor riesgo de sufrir enfermedades coronarias, diabetes, problemas de riñón y artritis.