Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos estadounidenses ganan el Nobel de Física por "su mirada hacia la infancia del Universo"

La Academia de las Ciencias sueca premia a John Mather y George Smoot por sus trabajo sobre la radiación de fondo

Dos científicos estadounidenses, John Mather y George Smoot, han sido galardonados con el premio Nobel de Física por arrojar algo de luz sobre los primeros instantes del Universo, según ha informado hoy la Real Academia de las Ciencias de Suecia.

En concreto, a Mather y Smoot se les ha reconocido sus descubrimientos sobre la radiación de fondo de las microondas cósmicas, o, más poéticamente, por "su mirada hacia la infancia del universo" y "sus intentos por entender el origen de las galaxias y las estrellas".

Mather, de 60 años, doctorado en Física por la Universidad de California en Berkeley, trabaja como astrofísico en el centro Goddard Space Flight de la Administración Espacial estadounidense (NASA). Smoot, un año mayor y doctorado también en Física (en este caso, en la ciudad estadounidense de Cambridge), trabaja como catedrático en Berkeley.

Sus trabajos sobre los primeros segundos después de la gran explosión que, según la teoría más aceptada, dio origen al Universo, están basados en las mediciones realizadas con ayuda del satélite COBE, lanzado por la NASA en 1989.

El galardón está dotado con diez millones de coronas suecas (algo más de un millón de euros) y se entregará el próximo 10 de diciembre en Estocolmo. El año pasado el premio fue para los estadounidenses Roy J. Glauber y John L. Hall, y para el alemán Theodor W. Haensch, por sus estudios sobre los fenómenos ópticos.

El anuncio del premio de Física sigue al de Medicina, hecho ayer, que recayó enlos estadounidenses Andrew Z. Fire y Craig C. Mello por sus trabajos en el campo de la genética. Mañana se dará a conocer el de Química, el próximo lunes el de Economía y el viernes 13 el de la Paz. Queda por concretar cuándo se anunciará el de Literatura, que tradicionalmente se otorga un jueves.

"Necesitamos comprender de dónde venimos"

Los instrumentos del satélite COBE permitieron viajar en el tiempo y echar una mirada a cómo era el universo primitivo hace 13.000 millones de años. Mather propuso este experimento en 1974 y se puso al frente de un proyecto que llegó a emplear a 1.500 personas y constituyó la primera misión de cosmología de la NASA.

Los científicos pudieron medir con estos aparatos las irregularidades en la radiación de fondo que inunda el Universo en forma de microondas, y que constituye una reliquia de la explosión que le dio origen. El experimento no sólo confirmó la teoría del Big Bang sino que permitió identificar estas arrugas como el origen de las estrellas y las galaxias, un descubrimiento considerado como uno de los hitos científicos del siglo XX.

"Somos exploradores. Necesitamos comprender de dónde venimos nosotros y nuestro universo", dijo Mather en agosto, tras ser concedido el Premio Gruber de Cosmología.

Más información