Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ingresa en prisión la cuidadora del niño que fue encontrado muerto solo en su casa en Sevilla

El magistrado le imputa a la joven los delitos de abandono del menor y de homicidio imprudente

El titular del juzgado de instrucción número 2 de Sevilla ha dictado hoy prisión para I.C.C., la joven boliviana de 20 años que estaba al cargo del niño con parálisis cerebral encontrado muerto el lunes, solo, en su domicilio de Sevilla. El juez le imputa a la joven, que ya ha ingresado en la cárcel de mujeres de Alcalá de Guadaíra, los delitos de abandono del menor, en virtud del artículo 229.3 del Código Penal, que establece hasta cuatro años de prisión por esta causa, y de homicidio imprudente, por el artículo 142.1, que fija también un máximo de cuatro años de cárcel.

El abogado de la joven, José Ignacio Ruiz Vergara, ha explicado hoy que el magistrado ha concluido que I.C.C. dejó solo al menor, cuyos padres estaban de viaje, desde la noche del sábado hasta el lunes por la tarde, cuando los progenitores se encontraron al niño muerto en su vivienda. El otro detenido por esta causa, J.M.M.S., ha quedado en libertad provisional con los mismos cargos que la joven y debe comparecer en el juzgado los días 3 y 17 de cada mes.

El letrado ha detallado que, según el testimonio de los jóvenes, la cuidadora, que estaba al cargo del niño mientras sus padres pasaban un fin de semana fuera de Sevilla, salió a una discoteca el sábado por la noche, donde conoció al otro detenido, un joven ecuatoriano de 19 años. Ambos estuvieron un rato charlando y bailando, y, cuando ella decidió ir al baño, él le pidió que le dejara algo como muestra de que volvería, y ella le dio las llaves de la casa de sus jefes, mientras que el joven le entregó su tarjeta de la seguridad social. A su regreso del baño, la cuidadora vio que J.M.M.S. estaba bailando con otra joven, por lo que le dio vergüenza acercarse a él para pedirle las llaves, y después lo perdió de vista.

Según la declaración de la joven al juez, esa noche, ella durmió en casa de una amiga, en lugar de en el domicilio del menor, y el día siguiente lo pasó buscando al joven porque tenía las llaves, aunque la madre de este muchacho, María S., ha asegurado a los periodistas que ni ella ni su hijo tuvieron ninguna noticia del caso hasta que ayer la Policía Nacional los llamó porque faltaba un juego de llaves de la casa y habían encontrado entre las pertenencias de la joven la tarjeta de la Seguridad Social de su hijo. Además, la declaración de la joven apunta a que no fue ella la que se puso en contacto con los padres del niño el lunes, sino que éstos la llamaron para avisarla de que iban a volver.

Ambos, imputados por los mismos delitos

Los padres llegaron a la casa poco antes de las ocho de la tarde del lunes y se encontraron al pequeño solo y muerto, aunque su primera reacción fue llevarlo a las Urgencias del Hospital Virgen del Rocío de Sevilla, donde sólo pudieron certificar el fallecimiento, que, según los forenses, se produjo entre las 15.30 y las 17.00 horas de la tarde de ese mismo día.

La joven fue detenida el mismo lunes por la noche, al regresar al domicilio de sus jefes a coger algunas cosas, y ha permanecido en dependencias policiales hasta este mediodía, cuando ha pasado a disposición judicial. Por su parte, el otro joven se presentó ayer por la tarde voluntariamente en comisaría, donde ha pasado la noche y desde donde fue trasladado al juzgado, también este mediodía.

El magistrado, tras tomarles declaración, al hombre por espacio de media hora y a la joven durante más de una hora, ha decidido imputarles a los dos los mismos delitos, por los que I.C.C. ha ingresado ya en prisión. A su salida del juzgado, el joven detenido sólo ha podido decir que todo había sido "una equivocación" y que él se había limitado a sacar a bailar a la chica.