Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

España, en el 'top-ten' de los ricos

Entra por primera vez en el selecto grupo de los diez países del mundo con mayor número de multimillonarios

España ha entrado por primera vez en el selecto club de los 10 países del mundo con mayor número de ricos al contar con 148.600 personas que tienen activos superiores a un millón de dólares (unos 800.000 euros), excluida la primera vivienda y las inversiones tangibles. Así lo revela el Informe sobre la Riqueza en el Mundo, publicado hoy por Merrill Lynch y Capgemini, que señala que el número de españoles con patrimonios elevados se incrementó en 2005 el 5,7%, la tasa más elevada de la Zona Euro, sólo por detrás de la marcada por Austria.

El aumento de los multimillonarios españoles, que duplicó al 2,7% registrado de media en los Doce, se debió a la "positiva" evolución de las bolsas, a la revalorización del mercado inmobiliario y al incremento de la riqueza general en España, según el consejero delegado de Merrill Lynch para el Sur de Europa, José María Ortega, y el responsable de Servicios Financieros de Capgemini Consulting España, Andrés Guibert. De la décima edición del informe también se desprende que casi 1.500 españoles eran "ultramillonarios", es decir, contaban con activos financieros netos de más de 30 millones de dólares ó 24 millones de euros; un mérito del que sólo pueden hacer gala en todo el mundo 85.400 personas, un 10,2% más que en 2004.

Con el fuerte incremento registrado por España en 2005, nuestro país se incorpora al top ten de naciones con mayor número de ricos, por detrás de Suiza. Ese grupo está liderado por EE UU, con 2,67 millones de multimillonarios, seguido de Japón, con 1,41 millones; Alemania, con 767.000; Reino Unido, con apenas medio millón; Francia, con 367.000 personas; China, con 320.000; Canadá, con 232.000; Italia, con 198.000, y Suiza, con 191.000. En total, en el mundo existían el año pasado 8,7 millones de ricos, una cifra que se incrementó el 6,5% en relación con 2004 y que prácticamente se ha duplicado en diez años, ya que en 1996 se contabilizaron a 4,5 millones de multimillonarios.

Sus ganancias, de la bolsa

El volumen de riqueza que acaparaban estos particulares creció el año pasado a mayor ritmo que el número de personas que se incorporó a ese club. Así, los particulares con patrimonios elevados controlaban a cierre de 2005 unos activos netos por valor de 33,3 billones de dólares, un 8,5% más que en 2004. Los factores que alimentaron la creación de riqueza fueron nuevamente las fuertes ganancias que se anotaron los mercados bursátiles por tercer año consecutivo y el crecimiento del PIB mundial, donde uno de los sectores más dinámicos fue el inmobiliario, en especial, en Europa, según Ortega y Guibert.

Por regiones, donde más aumentó el número de personas de patrimonio elevado fue en África, con un incremento del 11,7%, mientras que en Oriente Próximo lo hizo a un ritmo del 9,8%; en Latinoamérica, el 9,7%; en Asia Pacífico, el 7,3%; en Norteamérica, el 6,9%, y en Europa, tan sólo al 4,5%. Por países, Corea del Sur fue donde más creció el número de multimillonarios, el 21,3%; seguido de India, con el 19,3%; Rusia, el 17,4%; Suráfrica, el 15,9%; Indonesia, el 14,7%; Hong Kong, el 14,4%; Arabia Saudí, el 13,5%; Singapur, el 13,4%; Emiratos Arabes, el 11,8%, y Brasil, el 11,3%. El Informe sobre la Riqueza en el Mundo prevé que la riqueza financiera controlada por las personas de patrimonio elevado llegue a 44,6 billones de dólares en 2010, con una tasa anual de crecimiento del 6%.

La mayor parte -14,5 billones- estará en manos de multimillonarios de Norteamérica, mientras que los europeos controlarán 11,2 billones, seguidos por los asiáticos, con 10,6 billones. El informe refleja que las inversiones de los ricos estaban depositadas en un 30% en bolsa el año pasado, un peso que se había incrementado en 10 puntos desde 2002. En renta fija tan sólo tenían el 21% de sus activos, mientras que a inversiones alternativas habían destinado el 20%; a bienes inmuebles, el 16% (en el caso de los multimillonarios europeos se eleva al 24%), y a depósitos, el 13%. Según los responsables de Merrill Lynch y Capgemini Consulting, la banca privada que atiende a estos inversores debe estar atenta e incrementar sus servicios de cara al traspaso generacional de las fortunas.