Una empresa subcontratada por Zara en Portugal utiliza mano de obra infantil, según un semanario

Inditex asegura que investigará el caso y que, de ser cierto, "sería gravísimo"

Una empresa portuguesa que trabaja para Zara, radicada en la zona de Felgueiras, en el norte del país vecino, utiliza niños de entre 10 y 14 años para coser zapatos de la marca gallega, según denuncia hoy el semanario luso Expresso. Fuentes de Inditex, la multinacional española propietaria de la marca, se han apresurado en asegurar que están investigando el supuesto y que, de confirmarse "sería gravísimo", por lo que adoptarían medidas inmediatas contra su proveedor.

Más información
Zara se sitúa entre las 100 mayores marcas del mundo
Zara abre su primera tienda en China
Duelo de titanes en la moda

Según denuncia Expresso en un reportaje con fotografías, los niños trabajan en sus casas acompañados por toda la familia y por cada zapato cosido a mano reciben 40 céntimos. El rotativo informa asimismo de que esta práctica de trabajo infantil es habitual en el norte de Portugal, especialmente entre Guimaraes y Celgueiras, una zona muy afectada por el desempleo. Por su parte, Zara, que se encuentra entre las 100 mayores marcas del mundo, ha recordado que cuenta con un sistema de auditoría que persigue cualquier supuesto contra su código de conducta, entre los que figura la explotación infantil. "Éste es un caso gravísimo, tenemos un código de conducta muy rígido que prohíbe el trabajo infantil en nuestras empresas externas", ha indicado un portavoz de la empresa textil.

Expresso muestra imágenes de los niños, de 11 y 14 años, cosiendo zapatos con el sello de la mencionada marca y con las manos protegidas por gruesos dedales de cuero. Gracias al número de serie inscrito en los zapatos fotografiados por Expresso, la multinacional española ha podido identificar la fábrica subcontratada que realiza estas prácticas en Felgueiras, aunque no ha querido dar a conocer su nombre. "Vamos a confirmarlo primero, pero, si es verdad, Inditex será implacable y esa fábrica dejará de trabajar para nuestro grupo", ha prometido la empresa, que el año pasado inspeccionó la fábrica y no detectó ninguna irregularidad.

IU pide al Gobierno que actúe

Al respecto, Zara ha alegado: "Sólo en el último año 400 empresas externas de varios puntos del globo dejaron de trabajar para nosotros por violar el código de conducta de Inditex sobre trabajo infantil, libertad de asociación, salud, seguridad y medio ambiente". Inditex se incorporó en octubre de 2005 a la Ethical Trading Initiative, organización que agrupa a compañías internacionales de distribución, grandes proveedores, sindicatos y ONGs, con el objetivo de mejorar las condiciones de vida de los trabajadores de las empresas proveedoras.

El calzado cosido a mano en las casas particulares procede de fábricas que lo transportan y distribuyen a través de intermediarios por diversas casas de la región de Vale Doave. "Al final del día, la misma furgoneta que los dejó va a recoger la obra cosida y a cambio entrega más zapatos para coser", explica al semanario José Guimaraes, dirigente del Sindicato del Calzado luso, que añade que una familia puede coser en un día entre 100 y 150 zapatos, por lo que reciben entre 20 y 30 euros. El sindicalista considera que esta cantidad es "miserable", pero que en muchas ocasiones éste es el único dinero que entra en las casas.

La crisis textil de la zona obliga a muchas familias necesitadas a recurrir este tipo de trabajos que además son prácticamente imposibles de fiscalizar por realizarse en las propias casas particulares. "Las familias no tienen ninguna relación contractual con la empresa, que así se desentiende de ellas, se hace todo en la mayor de las ilegalidades", asegura el dirigente sindical, que considera que el trabajo infantil sigue existiendo en esa zona del país: "No ha sido erradicado del mapa. Está es más camuflado, pero es una realidad que persiste". En España, la noticia suscitado la indignación de IU. Su responsable de Movimientos Sociales, David Chica, ha exigiso al Gobierno que tome medidas para impedir que las empresas españolas utilicen mano de obra infantil y para que, si se descubre que alguna lo hace, "sea perseguida y castigada".

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS