Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La OMS alerta de que la falsificación de medicinas creció un 40% en 2005

El organismo calificó a este fenómeno como una "amenaza" que debe ser combatida

La falsificación de medicamentos creció un 40% el año pasado, según estimaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que ha calificado este fenómeno de "amenaza" que debe ser combatida con una acción internacional coordinada.

El adjunto del director general de la OMS para fármacos y tecnología, de la salud, Howard Zucker, ha llamado la atención sobre el peligro de este problema pues "mientras la gente no muere por llevar un bolso o una camiseta falsos, puede morir por tomar una medicina falsificada".

El comercio de medicamentos falsos es lucrativo y según un informe estadounidense en 2010 este negocio puede llegar a alcanzar los 75.000 millones de dólares, lo que supondría un incremento del 92% respecto a 2005. Estos datos fueron presentados hoy en el inicio de una conferencia internacional sobre la lucha contra la falsificación de medicinas, que organiza la OMS en Roma hasta el 18 de febrero.

Los medicamentos falsificados representan entre el 6 y el 10% del mercado mundial, aunque en Asia llegan hasta el 30% y en algunos países supone el 50%. El año pasado se localizaron 781 casos de falsificación, en 89 países, frente a los 557 de 2004, con 67 países afectados, según ha dicho el presidente de la Federación Internacional de Asociaciones de Fabricantes Farmacéuticos (IFPMA), Harvey Bale. Entre los países en que existe un mayor riesgo de falsificación,ocupa la primera posición Rusia, seguida de China, Corea del Sur,Perú, Colombia, Estados Unidos, Reino Unido, Ucrania y Alemania.

El problema se agrava en los países en desarrollo

La falsificación de fármacos, según un estudio de la OMS, afecta especialmente a los países en desarrollo, donde entre 1999 y 2000 se centraron el 60% de los casos denunciados, frente al 40% en los industrializados. La presencia de medicamentos falsos es más frecuente en lugares con una legislación escasa y que no se aplica completamente, sin embargo, ningún país es inmune a este problema, según ha señalado la OMS.

Zucker ha subrayado que hay que reforzar las actuales medidas para plantar cara a este fenómeno y que los países deberían pensar en fórmulas para hacer realizar "lo antes posible" los ajustes financieros, legislativos y tecnológicos necesarios para garantizar la calidad de los medicamentos esenciales. Además, se debe de atribuir responsabilidades específicas a los falsificadores e incrementar las penas, en particular en los casos más graves, que se podría equiparar con el homicidio y endurecer los controles en las aduanas, dijo.

Con esta reunión, la OMS tiene como objetivo crear un grupo de trabajo que incluya a todas la partes interesadas y se centre en mejorar la legislación y su aplicación, el mercado, así como en las posibles iniciativas públicas y privadas para aplicar nuevas tecnologías que permitan la detección de los medicamentos falsos.