Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El instituto de Hondarribia donde estudiaba Jokin separa en otra clase al grupo que le acosó

La consejera vasca de Educación promete investigar el caso y "depurar responsabilidades"

Hondarribia (Guipúzcoa)

El Instituto de Hondarribia (Guipúzcoa) en el que estudiaba el joven que se suicidó el pasado 21 de septiembre ha decidido educar aparte del resto de compañeros a los ocho adolescentes que presuntamente acosaron a Jokin C., de 14 años, quien terminó por quitarse la vida.

La dirección, los profesores y cerca de medio centenar de padres de tercer y cuarto curso de Educación Secuntaria Obligatoria (ESO) del Instituto Talaia se han reunido hoy en este centro educativo para analizar la situación generada tras el suicidio de un alumno por el presunto acoso y las palizas de sus compañeros.

Uno de los padres que ha asistido a la reunión ha explicado al término del encuentro que el consejo escolar ha decidido ofrecer a los ocho jóvenes, que ya fueron expulsados cautelarmente durante una semana por su presunta participación en los hechos, una "adaptación curricular", que consiste en cursar sus estudios en el centro pero separados del resto de compañeros.

Un fuerte impacto emocional

Este padre ha admitido que todos los padres de los alumnos del centro se encuentran bajo los efectos de un fuerte impacto emocional y ha subrayado que desconocían que se estuviera produciendo una situación de acoso contra Jokin. Este progenitor, que ha sido el único que ha querido hacer declaraciones a los periodistas tras la reunión con la dirección y los docentes, ha señalado que el centro seguirá la pauta marcada por la Consejería vasca de Educación para sensibilizar y prevenir sobre situaciones de violencia escolar.

Ayer, la consejera vasca de Educación, Anjeles Iztueta, señaló en Radio Euskadi su compromiso para que "aclarar todo" en relación a la muerte del estudiante de Hondarribia, para después adoptar "las medidas oportunas" y "depurar responsabilidades". Asimismo, alertó del problema de la violencia en las escuelas, que, según lamentó, "se da con fuerza en muchas comunidades" aunque en su opinión "está tapado". Por ello, señaló la necesidad de combatirla desde todos los ámbitos y fomentar la sensibilización con respecto a este fenómeno.

Por su parte, el alcalde de la localidad, Borja Jauregi, transmitió el "cariño" y el "apoyo" del Ayuntamiento a los padres y hermano del chaval. Jauregi señaló, en un comunicado, que ante "la enorme repercusión mediática que esta teniendo el dramático suceso", se debe "respetar la memoria del fallecido y el hondo pesar de su familia, cuya consternación" ha llegado al "corazón de todos los hondarribiarras". El primer edil del municipio costero dijo que "las circunstancias en las que, al parecer, se produjo el fallecimiento de Jokin" obligan a una "seria reflexión acerca de nuestros comportamientos en el ámbito familiar, profesional y cívico, y ese debería ser el sentido de las informaciones en relación con este terrible suceso".