Reportaje:

Inditex pone coto a la piel

El grupo textil anuncia que dejará de vender productos con piel de animales en respuesta a la preocupación de sus clientes

El grupo textil español Inditex, que incluye marcas como Zara, Massimo Dutti o Pull & Bear, ha anunciado hoy que pondrá fin a la venta de productos con piel de pelo animal en todos sus establecimientos a partir de enero de 2005 por respeto a la "sensibilidad" de su clientela. Los grupos de defensa de los derechos de los animales ya han interpretado el gesto del gigante de la moda, con dos millares de puntos de venta repartidos en 50 países, como una victoria.

Más información
El tendero global
Rosalía Mera deja el consejo de Inditex, grupo del que posee el 7%
Inditex sufre la crisis del textil y sube su beneficio sólo un 2%
Inditex invertirá 690 millones en la apertura de 360 nuevas tiendas
Inditex mejoró un 29% su beneficio neto en el primer semestre
Zara abre su tienda 2.000
Zara continúa su expansión en EE UU

Así lo han asegurado fuentes de la compañía, que han explicado que la empresa ha decidido eliminar estos productos de su oferta en respuesta a la preocupación de muchos de sus clientes en todo el mundo respecto a la utilización de la piel en las prendas de vestir. "La opinión pública cada vez es más sensible al uso de pieles con pelo en la industria de la moda, por lo que esta decisión responde a nuestro compromiso con los consumidores", ha subrayado un portavoz de la compañía que preside el empresario gallego Amancio Ortega.

Esta medida, sin embargo, ya se ha hecho efectiva con "carácter inmediato" en una "larga lista" de países como el Reino Unido, Irlanda, Francia, Bélgica, Holanda, Luxemburgo, Alemania, Austria, Suiza, Italia, Suecia, Noruega, Dinamarca, Finlandia, Islandia, República Checa, Polonia y Eslovenia, Estados Unidos y Canadá. Así, desde ayer el gigante textil sólo vende ropa con piel de conejo en España, Portugal, Grecia y México.

Un paso más en su política corporativa

Esta decisión supone la culminación de una política corporativa que Inditex adoptadó en febrero de 2002, cuando acordó emplear en sus productos pieles y cueros de animales que procedieran exclusivamente de granjas destinadas a la industria alimentaria, y en ningún caso de animales sacrificados sólo para la venta de sus pieles, al tiempo que reafirmó su compromiso de trato humanitario a los animales por parte de todos sus proveedores.

"Ahora damos un paso más" en este compromiso que adquirido por la empresa, han reconocido las mismas fuentes, que han apuntado que la compañía prevé a partir de ahora y antes del próximo mes de enero agotar el stock de dichos productos en los países en los que no ha entrado aún en vigor la medida y no comercializar ropa con piel de pelo a partir de esta fecha en ningún país, incluso si aún dispone de existencias. La compañía se reafirma de esta forma "en el compromiso de respetar el trato humanitario de los animales de todos sus proveedores". Sobre la repercusión que esta decisión tendrá sobre la cifra de negocios global de la compañía, Inditex prevé que sea "insignificante", ha añadido el portavoz.

El anuncio se hace en un momento muy oportuno, ya que un grupo de activistas británicos, la Coalición para la abolición del comercio de pieles (CAFT), estaba preparando una protesta ante las tiendas de Zara de 40 ciudades para este mismo fin de semana. "Muchas organizaciones ecologistas se pusieron en contacto con la compañía para trasladarle sus reivindicaciones. Exigieron una respuesta sobre esta cuestión y nuestra respuesta ha sido hacer pública la medida", ha reconocido un portavoz Inditex. En un comunicado, esta asociación de defensa de los animales se ha felicitado por que "la multinacional Inditex haya decidido convertirse en una empresa 'sin piel'".

El grupo textil anuncia que dejará de vender pieles de animales en enero de 2005. En la foto, la tienda de Zara en Hong Kong.
El grupo textil anuncia que dejará de vender pieles de animales en enero de 2005. En la foto, la tienda de Zara en Hong Kong.AP

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS