Montoro asegura que equiparar las parejas de hecho con los matrimonios generaría "más paro"

La Asociación Cristiana de Gays y Lesbianas asegura que Rouco Varela hizo el "ridículo"

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha entrado esta mañana de lleno en la polémica levantada por el cardenal arzobispo de Madrid y portavoz de la Conferencia Episcopal Española, Antonio María Rouco Varela, sobre la propuesta socialista de equiparar las parejas de hecho a los matrimonios. Para Rouco, esta medida, reclamada durante años por el colectivo gay, supondría una amenaza de quiebra para la Seguridad Social y, para Montoro, provocaría un "crecimiento del paro".

Más información

En rueda de prensa para hacer balance de las actuaciones llevadas a cabo por su Departamento en la última legislatura, Montoro ha explicado que lo que supone para los españoles esas equiparaciones entre "diferentes condiciones" es "más gasto publico, que hay que financiarlo con subida de impuestos, con más déficit público, que también pasa factura sobre el crecimiento económico y sobre la creación de empleo, que flexiona a la baja". Para el titular de la cartera de Hacienda, el anuncio contenido en el programa electoral del PSOE de equiparar parejas de hecho y matrimonios "no es de equiparación de derechos sociales es, en definitiva, un anuncio de pérdida de empleo" que "pone en riesgo el actual modelo de crecimiento económico".

Montoro ha concluido su referencia a este asunto afirmando que lo que anuncia el PSOE en su borrador de programa para los próximas elecciones generales es "la sociedad de parados, que es lo que heredamos de ellos en su día" y ha bromeado con el hecho de que se conociera el Día de los Inocentes. Según Montoro, el PSOE propone más gasto público sin explicar de dónde sale y quiénes lo pagan. "Esto llevaría a un aumento de los impuestos, sobre todo para las clases medias", ha subrayado.

"No estamos para sermones"

También hoy, pero en sentido contrario, se ha pronunciado la Asociación Cristiana de Gays y Lesbianas, que ha considerado que el Rouco Varela hizo el "ridículo" el pasado domingo cuando, en la homilía que leyó en la catedral de la Almudena, cargó contra la regulación de las uniones de hecho y la calificó de "dramática". Gwénael Le Moing, presidente de esta asociación, ha recordado a Rouco que ellos también son "Iglesia", al igual que los obispos, aunque mantengan "una línea de pensamiento distinta". Además, ha opinado que la homilía estaba "llena de disparates y de mentiras".

A su juicio, Rouco "predica en medio del desierto" porque la sociedad española "en su mayoría apoya el derecho al matrimonio para parejas homosexuales y está cansada de oír este discurso que reduce la homosexualidad al sexo, un discurso de otro tiempo". En su homilía, Rouco dijo que la medida tendría, entre otras consecuencias, "sociedades avejentadas, amenazadas por una más que probable quiebra de sus sistemas de seguridad social". Estas sociedades son "crecientemente insensibles a las exigencias de solidaridad" y en ellas "se multiplica el dolor de los niños" por las rupturas de los padres y la "pérdida del insustituible ambiente familiar".

Le Moing le ha respondido: "Nosotros no estamos precisamente para recibir sermones sobre solidaridad mutua porque cumplimos los mismos deberes que los heterosexuales, aunque no disfrutamos de los mismos derechos". Ayer, el PSOE, IU y varias organizaciones de gays también criticaron a Rouco. El portavoz socialista, Jesús Caldera, negó ese planteamiento y advirtió: "No se debe mezclar la religión con los derechos de la gente". El propio secretario general del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, insistió en su propósito de establecer en la sociedad española "un modelo que respete los diferentes modelos de convivencia en familia y en pareja". En un tono irónico, Gaspar Llamazares señaló: "Ahora la Iglesia ya no se preocupa de nuestras almas, sino de la demografía y de las pensiones".

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50