Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere Keiko, protagonista de 'Liberad a Willy', cuando se preparaba para abandonar la cautividad

La ballena fue capturada cerca de Islandia por un pescador cuando tenía unos dos años y fue puesta en libertad casi 20 años después

Keiko, la orca más famosa del mundo tras haber protagonizado la serie de películas Liberad a Willy, falleció ayer viernes tras haber contraído un catarro, según han informado el Ayuntamiento de Halsa, la localidad de la costa oeste de Noruega donde vivía, y el equipo encargado de su programa de reaclimatación a la vida salvaje.

Keiko, de 27 años y seis toneladas de peso, falleció alrededor de las 15.00 horas después de caer repentinamente enferma a causa de un pequeño resfriado. La ballena fue capturada cerca de Islandia por un pescador en 1979 cuando tenía unos dos años y fue puesta en libertad casi 20 años después tras una campaña, respaldada por el millonario Craig McCaw. Sus últimos días los pasó el cetáceo en la bahía de Taknes, cerca de Trondheim, en el lado noroeste de la costa noruega. La alcaldesa del municipio de Halsa, Margrete Seter, ha comunicado esta mañana la noticia a la radio NRK: "Estaba ligeramente resfriada ayer y cuando los médicos se disponían a examinarla, poco después del atardecer, la hallamos muerta junto al muelle".

Seter ha lamentado la muerte de la orca: "Hemos perdido a un gran personaje, que significó mucho para la industria turística local". Por su parte, Dane Richards, un miembro del equipo encargado de cuidar a Keiko, ha explicado que desde "hace dos días que estaba como en letargo y no aceptaba muy bien la comida", hasta que ayer "su comportamiento y su actividad" se deterioraron. "Pudo tratarse de un catarro", ha añadido Richards. La edad media que alcanzan estos mamíferos es de 35 años.

La larga odisea de 'Keiko'

Su peculiar historia empezó en 1979, cuando fue capturado cerca de Islandia. Vendida primero a un acuario de este país, pasó después a otro de Canadá y, por último, al parque de atracciones de Ciudad de México. Allí, resultó elegida en 1993 para ser la estrella de la trilogía infantil Liberad a Willy, una aventura familiar de la Warner Bross que cuenta la amistad imposible entre un niño, Jesse, y Willy, una impresionante orca confinada en un pequeño parque acuático del Pacífico Norte, lejos de su hábitat natural y separada de su familia.

Con estas películas, Keiko se ganó un sitio en el corazón de los más pequeños y desató un inusitado interés por su especie entre los mayores. Además, el éxito cinematográfico trajo consigo la puesta en marcha de una campaña destinada a lograr su liberación en la vida real que, por supuesto, tomó prestado el nombre de la película. El millonario Craig McCaw logró reunir los 20 millones de dólares necesarios para su liberación, que fueron aportados por la Warner y las monedas que enviaron miles de niños.

En 1996, se la trasladó desde México a una reserva en el Estado estadounidense de Oregón y, hace un año, llegó al fiordo de Skal, en Nordmore, donde debía habituarse a la vida salvaje. Desde allí la transportaron en avión hasta Islandia para culminar su proceso de adaptación. El mes de agosto pasado fue avistada por bañistas cuando nadaba cerca de unos islotes en la costa noruega. David Phillips, de la fundación Liberad a Willy, ha señalado que todavía no han decidido si la enterrarán en tierra o la dejarán en su elemento natural.