Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
MEDIO AMBIENTE

Bush rechaza el Protocolo de Kioto por "contrario" a la economía de EE UU

Japón lo ratificó ayer, la víspera del Día Mundial del Medio Ambiente que se celebra hoy

Nueva York / Washington

El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, avisó ayer de que su Gobierno no aceptará ningún tratado internacional que ordene la reducción de las emisiones causantes del efecto invernadero, como el Protocolo de Kioto, al que calificó de "fuertemente contrario" a la economía de su país.

De esta manera, Bush trató de responder a las críticas de los grupos conservadores de Estados Unidos que lo acusan de ceder a las presiones de los ecologistas. Por su parte, el Gobierno de Japón lo ratificó ayer oficialmente, un día antes de que se celebre el Día Mundial del Medio Ambiente.

El presidente Bush reiteró su oposición total a este tratado a pesar de que un informe oficial norteamericano señala los efectos nefastos del calentamiento climático en el medio ambiente. "He leído este informe de nuestra burocracia y sigo siendo contrario al tratado de Kioto, que es fuertemente contrario a nuestra economía", afirmó. "Es algo que no aceptaré nunca", añadió a la prensa tras la publicación del informe de la Agencia Americana de Protección del Medio Ambiente.

Estados Unidos, el mayor emisor de CO2, responsable de un 36,1 de las emisiones en 1990, hasta ayer manifestaba dudas acerca de la validez científica de las teorías sobre el efecto invernadero.

Ratificación por parte de 55 países

La primera condición para que el protocolo entre en vigor, la ratificación por 55 países, se alcanzó la pasada semana con su aceptación por parte de la Unión Europea. Sin embargo, aún no se ha alcanzado la segunda condición, que los países ratificantes representen el 55% de las emisiones de dióxido de carbono en 1990.

La próxima ratificación prevista es la de Rusia, que ha iniciado el proceso legal para la aprobación de la Duma del protocolo. Con Rusia se conseguiría llegar a la ratificación por parte de los países que representaban el 52,8 por ciento de las emisiones en 1990. Pero aún con Rusia, sería necesario el apoyo de más países; los responsables de Medio Ambiente de la Unión Europea han señalado a Canadá como pieza clave para conseguir la entrada en vigor del protocolo.

Este protocolo afecta a los países desarrollados, que se comprometen a reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero en un 5,2% de media en el periodo 2008-2012 respecto a los niveles de 1990. Se estima que los países más ricos del mundo, con un 20% de la población total, emiten más del 60% de los de gases de efecto invernadero, fundamentalmente dióxido de carbono, metano y óxido nitroso.

Situación en Europa

Más de la mitad de los países de la Unión Europea rebasan las cuotas de emisiones de gases causantes del efecto invernadero fijadas en el Protocolo de Kioto, según el último inventario de la Agencia Europea de Medio Ambiente.

España es el país que menos se ajusta al objetivo de la UE, mientras en el otro extremo está Alemania, el que más se acerca a pesar de ser el principal emisor de gases de los Quince, según estas cifras, que comprenden el periodo 1990-2000.

El Protocolo de Kioto obliga a la UE a disminuir las emisiones de seis gases causantes del infecto invernadero hasta llegar a una reducción del ocho por ciento en el periodo 2008-2012 con respecto a las emisiones de 1990.

Más información