Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
SALUD

La Justicia anula el cierre del colegio de Valladolid donde se han registrado casos de cáncer

Los niños podrían volver mañana a las clases, pero no lo harán mientras no se realice un examen epidemiológico

El Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León ha anulado el cierre, ordenado por la Junta de la comunidad, del colegio García Quintana, en el que se han registrado varios casos de cáncer que se achacan a la proximidad de una batería de antenas de telefonía móvil, según informa la cadena Ser. Con esta decisión, los niños podrían volver mañana mismo a las clases, algo que no va a suceder, ya que los padres no enviarán a sus hijos al centro mientras no se someta a una inspección epidemiológica que, a pesar de haber sido ya anunciada por la Junta, aún no se ha producido.

En el auto de la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León se ordena la reapertura del colegio García Quintana, y se anula de esta forma el decreto de la Consejería de Educación del 2 de enero pasado.

El orden del cierre, que según la consejería de salud se tomó por motivos "de salud y seguridad de los niños" fue visto por los padres como una venganza, ya que creen que con el cierre se pretendía encubrir una "gravísima irresponsabilidad" de la Junta, que ha mantenido las antenas durante seis meses.

El representante de la Asamblea de Padres, Luis Martín, lamentaba que la Junta de Castilla y León no les consultara para tomar la decisión de clausurar el colegio, ni les ha explicado la causa para el cierre, "porque si nos dicen que existe un riesgo para la salud de nuestros hijos, nosotros nos vamos".

Los padres se niegan a llevar a sus hijos al centro alternativo propuesto por la Junta, el Francisco Giner de los Ríos, y reclaman al Gobierno regional que realice una "inspección sanitaria urgente", que puede estar lista en un par de días, para tener un primer conocimiento de cómo se encuentra el edificio.

Esta inspección, que los padres solicitaron el pasado 28 de diciembre, incluye la medición de radiaciones ionizantes, de contaminantes químicos como benceno, benzopireno y derivados, análisis del agua, e inspección ocular del edificio. "Todo eso se puede hacer y lo debería haber hecho la administración de oficio", ha dicho Martín.

Esta situación, añadió Martín, "sólo demuestra la diligencia de las autoridades, que están tomando medidas drásticas para castigar y penalizar a los padres, para que el colegio desaparezca y vuelvan las antenas", desactivadas .

No es esta la primera resolución judicial que da la razón a los padres del colegio García Quintana. La decisión más importante se produjo el pasado 21 de diciembre cuando, por orden del Juzgado de Instrucción número 4 de Valladolid, se procedía a la desactivación de las antenas de telefonía que por decenas se cuentan en un edificio situado frente al centro público.