_
_
_
_

Pau Jiménez: la voz que canta sobre todo lo que duele en México

La cantautora usa su música para visibilizar y protestar por temas como feminicidios, migración y desaparición forzada

pau jiménez horizontal 2l

“Si no vas a gritar, luchar, reclamar/ Déjame pasar, marchar, al ángel llegar / No voy a desistir /Por mí, por ti, por todas, cantar justicia / Que le duela hasta llegar al traidor, al cómplice, al asesino / Ni perdón ni olvido”. Este es un fragmento de la canción Desde que no estás de Pau Jiménez (Ciudad Sahagún, México 1986), que ha preparado para un documental de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), llamado La lucha de Yesenia, que habla sobre el caso de Marichuy, una estudiante de 19 años que fue asesinada por su profesor en 2016. Yesenia, la madre de Marichuy, fue parte de la protesta feminista de 2020 que tomó el edificio de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) de Ciudad de México, y cuyo discurso se hizo viral. “Tengo todo el derecho a quemar y a romper…”, decía la madre, quien lleva cuatro años buscando justicia sin respuesta por el asesinato de su hija.

“Yo canto historias”, dice Pau Jiménez. “Me gusta que mis canciones hagan reflexionar y sentir sobre temas que importan”. La cantautora dice que sus canciones son protesta pero también unión. “Pretenden ser una manera de conectarnos entre nosotros, una catarsis colectiva”, dice. “En el caso de Yesenia, porque como mujeres, nacemos en un sistema que nos pone en desventaja”, dice sobre México, el país donde hay diez feminicidios al día.

Pau Jiménez pasó su infancia moviéndose por distintos estados de México hasta instalarse en Coahuila a los 12 años, un estado fronterizo con Estados Unidos. Ahí tuvo su primer encuentro con historias de migrantes que iban en busca del “sueño americano”. Su canción Guerrera latinoamericana, le habla a las mujeres que se ven obligadas a dejar su país por falta de oportunidades. “Las mujeres en todos los sentidos vivimos problemáticas diferentes a los hombres, y en la migración no es la excepción. Somos más vulnerables”, dice Jiménez. El Instituto para las Mujeres en la Migración (IMUMI) resalta que a su paso por México las mujeres migrantes son víctimas de violencia física, sexual y psicológica.

También en Coahuila, un estado gravemente afectado por el narcotráfico, Pau Jiménez vivió en carne propia la desaparición forzada, cuando una hijastra de su padre salió con sus amigas por la noche y alguien “se las llevó”. “Las cámaras de seguridad de la ciudad grabaron el suceso, pero nunca regresaron”, dice Jiménez. Por esos años, la violencia en México aumentó significativamente, debido a que el presidente Felipe Calderón (2006-2012), había declarado públicamente una “guerra contra el narcotráfico”. Igualmente, la cifra de desaparecidos creció. Sin ser definitivo, el Gobierno mexicano ha elevado el número de personas desaparecidas durante la guerra al narcotráfico a 60.053.

“A diario desaparecen personas en todo el mundo”, dice la cantautora mexicana. “Y dependiendo de las regiones donde desaparecen, son diferentes destinos los que llevan estas personas”. “En el caso de Coahuila estaba muy relacionado con el crimen organizado. No solo para el tráfico de órganos o trata de personas, sino también para sumarlos a las filas de los ejércitos de los grupos narcotraficantes de nuestro país”, dice Jiménez, quien además de vivir de cerca la desaparición forzada, estuvo conviviendo cinco años con una organización de familiares de desaparecidos en Coahuila llamada Fuundec (Fuerzas Unidas por Nuestros Desaparecidos).

Su acercamiento con estas familias y su propia experiencia la llevaron a escribir la canción Cama tendida en 2015, cuando se trasladó a la Ciudad de México para estudiar composición musical en la Sociedad de Autores y Compositores de México. A pesar de que la compuso hace más de cinco años, la canción fue estrenada en YouTube hace un mes y sigue siendo, desafortunadamente, actual. “No concebía dónde podían estar esas personas y entendía la desesperación de las familias”, dice la cantautora sobre la canción dedicada a las víctimas, familiares de los desaparecidos. “Yo también me sentía parte de ese ‘ejército de ángeles’, como dice mi canción, que necesitamos para encontrar a nuestros desaparecidos”. “Quizá no van a regresar, pero queremos saber dónde están, y esa lucha no está perdida”, afirma la cantautora.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) define a la desaparición forzada como una privación de la libertad no reconocida y realizada por agentes del Estado, es decir, hecha por servidores públicos, o bien, por personas o grupos que actúen con la autorización, el apoyo o la aprobación del Estado, que se caracteriza por la negación de las autoridades a reconocer el hecho y por ocultar información sobre la suerte o el paradero de la persona desaparecida, evitando así que la víctima pueda ser protegida por las leyes.

Pau Jiménez describe a México como “un Estado fallido”. “No tenemos ninguna procuración de justicia ni garantía de nuestros derechos”, dice. “Culturalmente hay un problema muy arraigado en cuestión de corrupción. Nuestros gobiernos, lamentablemente, han sido los precursores de la violencia”, afirma Jiménez. “Faltan figuras legales, reformas… Falta mucho amor en México”.

Además de la canción para el documental La lucha de Yesenia que plasma la crisis de feminicidios e impunidad en México, para 2021 Pau Jiménez tiene proyectos relacionados a la visibilización de la comunidad LGBTI y a la corrupción. “Voy a seguir en esta sintonía porque es mi trabajo”, dice la cantautora sobre seguir escribiendo y componiendo sobre temas de justicia social que reflejan los problemas más grandes de México. “Yo no me canso”.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_