_
_
_
_

El grupo H&M lleva el espíritu de la vida lenta a Barcelona con su primera tienda Arket

Es el primer establecimiento en España de la firma que nació ‘online’ en 2017

Arket en Barcelona
La tienda de la firma sueca Arket en Barcelona.
Mar Rocabert Maltas

Arket es a la moda lo mismo que una sábana blanca a la ropa de cama: un básico minimalista. Calidad, atemporalidad y funcionalidad son los principales adjetivos de la firma más pequeña del grupo H&M, que acaba de inaugurar su tienda insignia española en Barcelona, en el paseo de Gràcia, no muy lejos de donde están otras marcas premium de la multinacional como Cos, & Other Stories o Weekday. Nació en 2017 como un ecommerce, pero poco a poco ha ido abriendo tiendas en diferentes países convertidas en su mejor escaparate. La de Barcelona, en un edificio construido en 1900, guarda toda la elegancia de sus antiguas viviendas señoriales. La firma se inspira en la vida lenta y busca que su moda perdure.

Arket es un nombre escogido a conciencia, con mucho juego con sus posibles significados en sueco (hoja, blanco, sábana…) y la idea de market (mercado). Precisamente ahora, cuando los consumidores se están trasladando al mundo virtual, la marca se diferencia con un amplio punto de venta físico donde reluzca todo lo que esconde este nombre. Además de las colecciones de mujer y hombre, también hay prendas para niños, artículos para el hogar y productos de cuidado corporal. A imagen y semejanza de las concept store que triunfaron a principios de los dosmiles, se vende un estilo de vida. Tan pausado que en la mayoría de tiendas hasta invitan a quedarse en la cafetería vegetariana, una opción que por ahora no han trasladado a Barcelona.

La tienda Arket ocupa dos plantas en un edificio de 1900 del paseo de Gràcia de Barcelona.
La tienda Arket ocupa dos plantas en un edificio de 1900 del paseo de Gràcia de Barcelona.

Lo que no falta en la de Barcelona es una amplia terraza que da al interior de la manzana, donde se respira esa manera de vivir tan ansiada, al ralentí del ritmo frenético que se respira en las grandes ciudades. Considerada su flagship store y con más de 650 metros cuadrados, el concepto de su estilo está inspirado en el movimiento modernista nórdico de mediados del siglo XX, que priorizaba la funcionalidad y la longevidad como base del buen diseño. En moda, esto también significa colores neutros, piezas clásicas y patrones pulidos.

En las primeras colecciones expuestas, la sencillez, la naturaleza y la estética relajada trasluce en pantalones y camisas de lino, de tonos beige y blancos; faldas largas con discretos estampados en azul, camisetas de rayas, bikinis monocolor de estilo retro, túnicas de algodón en blanco impoluto, bolsos veraniegos de fibras naturales o chaquetas de punto en combinables tonos arena o negro. Su perfil de clientes busca tanto la elegancia como la funcionalidad, y sobre todo un armario versátil que no envejezca rápido como las tendencias más pasajeras.

La estética minimalista nórdica es uno de los reclamos de la nueva tienda Arket.
La estética minimalista nórdica es uno de los reclamos de la nueva tienda Arket.

El nuevo espacio se ubica en dos plantas: una principal y un primer piso de un edificio residencial de esta arteria de la ciudad, donde se han conservado elementos embellecedores como las molduras de los altos techos. Por los grandes ventanales entra la luz que baña un interior decorado con los mismos objetivos. Paredes y muebles de tono gris claro se encuentran con estanterías de madera de roble y suelos de terrazo, alguna butaca de diseño nórdico y mostradores clásicos donde atienden los empleados. Por ahora, no hay rastro de las cajas de autocobro que se están generalizando en otras tiendas de moda de esta avenida comercial.

El anuncio se hizo hace meses y estaba previsto que llegara a España antes, pero hay planes que se tuercen. Finalmente, el equipo de Arket viajó el jueves a Barcelona para la inauguración. “Es una de nuestras aperturas más esperadas hasta ahora. Estamos deseando conocer en persona a nuestros clientes españoles e invitarles a descubrir la propuesta completa de Arket, un nuevo concepto de mercado moderno pensado para una vida cotidiana más bella”, afirmó Pernilla Wohlfahrt, directora general de Arket.

Con el estudio de diseño y la oficina central en el tranquilo barrio de Södermalm, en Estocolmo, la firma cuenta ya con más de 200 empleados. Aunque nacieron como una tienda online, son ya 37 las tiendas físicas que tienen alrededor del mundo y siguen en plena expansión. Además de la catalana, solo este año han abierto en Berlín, Ginebra y Seúl, y ya tienen previstas las inauguraciones de tiendas en Dublín y Milán. Precisamente a contracorriente de la marca H&M, el modelo de moda rápida del grupo, que está cerrando espacios físicos.

Mostrador con una selección de libros de la editorial Apartamento en la tienda Arket.
Mostrador con una selección de libros de la editorial Apartamento en la tienda Arket.

Los libros de Apartamento

No hay estilo de vida sin unas bases que lo sustenten. Eso deberían pensar los responsables de Arket cuando se asociaron con la editorial Apartamento para crear un rincón dedicado a los libros en la tienda. Este pequeño quiosco expone una selección de 14 títulos, que también están en otras tiendas europeas. Tienen volúmenes como uno de recetas del chef de Copenhagen Frederik Bille Brahe, un libro de fotos de interiorismo de Dominique Nabokov documentando salas de estar de la sociedad de París y Berlín, exploraciones fotográficas de las casas de Salvador Dalí y Xavier Corberó o monografías como la de la artista Nicola L y el diseñador Miguel Milá, entre otros. Otro motivo más para considerarla una concept store. Si este concepto de tienda empezó con iniciativas individuales, las grandes marcas se lo han apoderado. Ya no hay tienda moda sin su selección de cosmética, artículos de hogar u otros objetos para definir su estilo de vida. El de Arket se fundamenta en desprenderse de lo superfluo.

Sobre la firma

Mar Rocabert Maltas
Es periodista de tendencias y cultura en la redacción de Cataluña y se encarga de la edición digital del Quadern. Antes de llegar a EL PAÍS, trabajó en la Agència Catalana de Notícies. Vive en Barcelona y es licenciada en Periodismo por la Universitat Pompeu Fabra.
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_