Motor

Ciudades sin atropellos y tráfico sin semáforos: así es la movilidad 5G

El proyecto más ambicioso sobre la tecnología inalámbrica en la carretera dibuja una nueva forma de moverse basada en conexiones de alta velocidad

Bosch

Los coches sufrirán menos atascos y serán más ecológicos gracias al 5G: estarán conectados con las infraestructuras y reducirán, por eso mismo, las emisiones y el riesgo de accidentes. Partiendo de la premisa de que la conducción autónoma no es suficiente por sí sola, el proyecto 5G NetMobil —uno de los más ambiciosos del último lustro— apuesta por la “conducción táctil en red” mediante la comunicación instantánea para lograr con ello un tráfico fluido y eficiente. Si un sensor no forma parte de una malla, no resulta tan útil como podría.

Empresas automovilísticas, compañías de telecomunicaciones y universidades forman parte de los 16 socios (entre ellos BMW, Volkswagen, Bosch, Deutsche Telekom, Vodafone, Nokia y la Universidad de Dresde) que han colaborado para desarrollar y estandarizar soluciones que llegarán a la carretera a corto, medio y largo plazo, basadas todas en las redes 5G o en wifi ITS-G5, las tecnologías de la nueva movilidad. Por ejemplo, asistentes de intersecciones, sistemas inteligentes de control del tráfico y lo que los responsables del proyecto llaman “pelotones de alta densidad”, esto es, convoyes de camiones que se desplazarán por la autopista entrelazados.

La idea base del 5G NetMobil era eliminar la limitación fundamental de los sistemas autónomos actuales, que solo utilizan la información obtenida por los sensores instalados en el vehículo. Y para eso se necesita lo que ofrecen las redes 5G: la capacidad de transmitir una cantidad ingente de datos sin fallos y al instante, de vehículo a vehículo y de los vehículos a las infraestructuras. De este modo, un centro de control inteligente podrá recoger y distribuir en milisegundos todo lo que genere una gran maraña de emisores: cámaras de vigilancia, sensores de vehículos y sensores meteorológicos, por ejemplo, que crearán una gran red virtual para facilitar las decisiones.

Después de tres años de investigación sobre el terreno, los resultados “allanan el camino hacia la producción en masa” de software y sensores. “Este trabajo beneficia especialmente a los usuarios de la carretera. Los conocimientos adquiridos favorecerán la estandarización de las infraestructuras de comunicaciones”, asegura Frank Hofmann, experto en 5G y conectividad de Bosch y coordinador de 5G NetMobil.

Asistentes de cruces

Una de las principales aplicaciones posibles son los asistentes para intersecciones. Mediante sensores de radar, lídar y cámaras, los vehículos modernos controlan todo lo que ocurre a su alrededor, pero no pueden ver lo que pasa al doblar la esquina. 5G NetMobil ha estudiado cómo aprovechar los datos generados mediante la comunicación directa de vehículo a vehículo (V2V), de vehículo a infraestructura (V2I) y de vehículo a red (V2N). Esta capacidad permite, por ejemplo, desarrollar un asistente de cruce, en apariencia sencillo: una cámara detecta a los peatones y ciclistas y, en apenas 40 o 50 milisegundos, advierte de su presencia a los vehículos para evitar situaciones críticas, e incluso activa los frenos de emergencia en caso necesario.

El control del tráfico urbano será uno de los grandes beneficiados de las conclusiones del proyecto 5G NetMobil, que propone el uso inteligente, eficiente y en tiempo real de cuantos más datos mejor: el flujo del tráfico, las condiciones de las calles, la información meteorológica y las circunstancias concretas de la circulación “potencialmente críticas” sirven para crear una gigantesca base de datos y con ella, por ejemplo, optimizar los sistemas de semáforos. Existirá la posibilidad de acortar las fases verdes cuando no circulen coches por ese lugar o, al contrario, poner en rojo un disco si un vehículo de emergencias necesita atravesar una vía perpendicular. En definitiva, tráfico a la carta gracias al 5G.

Pelotones de alta densidad

Con este nombre tan llamativo, 5G NetMobil denomina una aplicación clave de las redes 5G: conectividad para el tráfi co de mercancías. A no mucho tardar habrá convoyes de camiones controlados de forma inalámbrica y que circularán, uno detrás de otro, a la menor distancia posible. Estas caravanas de tráileres automatizados viajarán por autopista a menos de diez metros el uno del otro para mejorar la aerodinámica y reducir los costes, salvo que la latencia aumente: si falla la cobertura (y por tanto la transmisión de datos es algo más lenta), los camiones se separarán para ampliar la distancia de seguridad.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50