Fotorrelato: ya éramos cíborgs y no lo sabíamos