Un pueblo de Málaga cambia la iluminación de Navidad por jamones

El Ayuntamiento de Parauta gasta el presupuesto para las luces navideñas en 250 paquetes de productos ibéricos que ha regalado a los vecinos del pequeño municipio malagueño

Ben Kerckx (Pixabay)

“De pata negra, de pata negra”. La popular canción de Melody ha sustituido este año los villancicos en Parauta, pequeña localidad malagueña de 251 residentes ubicada en la comarca del Valle del Genal, a 20 minutos de Ronda y una hora de Marbella. Es la forma que tienen sus habitantes de celebrar el regalo navideño que han recibido por parte del Ayuntamiento: un jamón de pata negra. El municipio ha gastado los cerca de 8.000 euros que tenían previstos en el presupuesto de este año para iluminación navideña en dar una alegría a sus vecinos. “Teniendo en cuenta cómo ha ido 2020, a saber dónde estaremos durante las fiestas de 2021, así que hemos decidido que la Navidad de este año van a ser buena para todo el pueblo”, asegura la alcaldesa, Katrin Ortega (PSOE).

“Ya lo hemos catado y está estupendo”, dice Pepe Román, de 56 años y vecino de la calle Larga del municipio. Dice que le extrañó cuando le dijeron que no habría iluminación navideña, pero que no se esperaba el regalo. “Lo han mantenido en secreto y ha sido toda una sorpresa”, subraya. De hecho, la decisión municipal la tomaron los responsables locales a principios de mes. El Consistorio decidió no instalar las luces navideñas “en solidaridad con lo que está pasando en todo el mundo”. Pensaron que no era el momento de gastos superfluos en decoración cuando miles de personas “han muerto y siguen muriendo por la pandemia mundial”. Más tarde, comenzaron a pensar qué uso podrían dar al dinero que dejaron de gastar en la iluminación y, tras darle muchas vueltas, a la propia alcaldesa se le ocurrió el regalo. “Lo propuse y a las compañeras les pareció muy bien”, asegura. Así que se pusieron manos a la obra.

Sin avisar a la población, la alcaldesa se desplazó hasta el establecimiento Queso y Jamón, en Ronda, donde negociaron la adquisición de los regalos para sus vecinos. Finalmente, compraron un paquete formado por un jamón pata negra, salchichón ibérico y chorizó ibérico, que completaron con una botella de vino tinto El buen puntito, de la bodega rondeña Morosanto. Hace unos días la mercancía llegó hasta las instalaciones del Ayuntamiento. En ese momento, Ortega subió varias fotografías a redes sociales para avisar a los vecinos de lo que habían recibido y darles la noticia de que cada unidad familiar residente en el pueblo recibiría su regalo. “Hay familias que pueden comprar un jamón de pata negra y otras muchas que no, pero esta Navidad todas van a tener el suyo. Es una forma de igualarnos a todos”, afirma la alcaldesa.

Más información
Compra un abrigo y te devuelvo la mitad: la receta de Zaragoza para animar las compras navideñas
El ‘Papá Noel’ vasco recrimina a los niños que le manden las cartas en castellano
Jeff Koons le pone mascarilla a la mascota de Bilbao

La publicación municipal en Facebook se compartió centenares de veces y la noticia se hizo viral. Tanto, que los vecinos y la propia regidora explican que el pueblo se ha convertido en un gran escenario cinematográfico para atender a todos los medios de comunicación que han llegado a la minúscula localidad malagueña. “Parece que estamos protagonizando una película”, dice la regidora, que relata entre risas las tomas repetidas una y otra vez ante las cámaras de televisión. “Están todos los regalos entregados, pero hay que hacer el paripé una y otra vez de la escena de la entrega de los jamones, pero es divertido”, afirma la alcaldesa. “Nadie sabía de nuestro pueblo y ahora lo están conociendo en toda España”, celebra feliz.

Los que también rebosan alegría son los vecinos, que han ido recibiendo su jamón. “Estamos contentísimos”, dice Pepe Román, que cree que ha sido buena decisión eliminar las luces navideñas. “Es cierto que este año no está para iluminación, hay mucha gente pasándolo mal”, asegura, al tiempo que advierte de que el hecho de que no se haya instalado ni un árbol navideño en la calle es positivo “porque se evita que se junte mucha gente en la plaza para hacerse fotos, y eso es un peligro”. Mientras, se deshace en elogios hacia su propio pueblo, rodeado de bosques de castaños, rutas de senderismo, casas rurales y reminiscencias moriscas. La localidad es también el lugar de nacimiento de Omar Ibn Hafsun, rebelde morisco que puso en jaque al emirato Omeya cordobés en el siglo IX. “Vivir aquí es un placer”, concluye Pepe Román, que ya comparte su jamón de pata negra con sus amistades, aunque dice que guardará la mayor parte para cuando lleguen las fiestas. Como él, los vecinos de Parauta saborearán bien la Navidad.

Críticas del Partido Popular

“Esta iniciativa es, cuanto menos, sorprendente”, dice José Antonio Víquez, vicesecretario de Política Municipal del Partido Popular en la provincia de Málaga, que ha pedido a los responsables socialistas que pongan orden entre sus alcaldes. “A ver si es que los fondos incondicionados de la Diputación o las ayudas que llegan desde la Junta de Andalucía se están gastando en jamones”, ha señalado a Europa Press. La alcaldesa de Parauta ha comparado el gasto de su municipio con el que se ha hecho, por ejemplo, en la capital malagueña, donde las luces de Navidad tienen un valor de casi 800.000 euros y han causado aglomeraciones en la calle Larios. “Soy una humilde y novata alcaldesa que solo lleva año y medio y que en ese tiempo ha conseguido levantar a toda España a aplaudir mi decisión, así que tengo poco que contestar”, ha sentenciado.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS