Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La borrasca Jorge devuelve a España al invierno

Un temporal de vientos fuertes, lluvias generalizadas, nieve en las montañas, caída de las temperaturas y mala mar afectará al país de sábado a martes

Borrasca Jorge
Varias personas se protegen de la lluvia en Valencia el pasado día 18. EFE

Después de un febrero muy estable y cálido, este fin de semana termina el invierno meteorológico. Pero lo hará con un último coletazo invernal en la Península y Baleares de la mano de la borrasca Jorge. El cambio de tiempo “va a ser muy notable” de sábado a martes, anuncia el portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) Rubén del Campo. Este viernes, gran parte de España está 10 grados por encima de los valores normales y las temperaturas caerán hasta ocho grados en un día. Además de este brusco descenso térmico, el temporal trae fuertes vientos, que afectarán especialmente al noroeste, puntos del Cantábrico y zonas de montaña; lluvias generosas, primero en el noroeste y después generalizadas; nieve en las montañas y mala mar.

El tiempo revuelto llegará en la noche del viernes al sábado, cuando la borrasca Jorge, bautizada por Aemet, se situará en el entorno de Irlanda y un frente frío asociado a ella se colará en la Península, aprovechando que el anticiclón retrocede. "Este frente cruzará el país de oeste a este y provocará lluvias fuertes y persistentes en Galicia y, en menor medida, en las comunidades cantábricas, Sistema Central, puntos de las dos mesetas y Andalucía", precisa el meteorólogo. Vientos de hasta 100 kilómetros por hora arreciarán en Galicia, área cantábrica y norte del Sistema Ibérico y también serán intensos en ambas mesetas. Las olas alcanzarán una altura de cuatro a cinco metros en la costa gallega y cantábrica.

El portavoz de la Aemet, Rubén del Campo, explica la llegada de la borrasca Jorge.

Las temperaturas máximas, que suben este viernes cuatro o cinco grados hasta colocar a casi todo el país a 20ºC e incluso a 24ºC o 25ºC en Andalucía y a orillas del Mediterráneo, caerán de golpe el sábado. El desplome, que se notará sobre todo en las dos mesetas, devolverá los valores a lo que es normal en esta época del año, con entre 12ºC y 14ºC en las mesetas y por encima de 15ºC en el Cantábrico. Solo se librarán del fresco a orillas del Mediterráneo, donde las temperaturas darán una nueva vuelta de tuerca a causa de los vientos del oeste. Las mínimas, al estar nublado, subirán.

De la mano de la caída en los termómetros, la nieve volverá a las montañas del centro y del norte, con una cota que bajará a 900/1.000 metros. Nueve comunidades tienen activados avisos por todos estos fenómenos, los más serios, naranjas —el segundo nivel de tres—, en Asturias, Cantabria y Galicia.

Entre el domingo y el martes, nuevos frentes atlánticos más activos y más húmedos extenderán las precipitaciones del noroeste a buena parte de la Península y Baleares. El domingo, las lluvias afectarán al resto del norte y a la zona centro. Las más intensas, en el oeste y suroeste de Galicia. El ambiente será un poco más fresco, ya que las máximas y las mínimas bajarán un poco más en el interior. “En las mesetas se estará a 12ºC-14ºC, a orillas del Cantábrico y del Mediterráneo de 18ºC a 20ºC y, en el sureste, a 25ºC”, detalla el portavoz de Aemet.

La cota de nieve se situará en unos 1.200 metros. El viento será menos fuerte que el sábado pero, a cambio, afectará a más zonas: todo el cuadrante noroccidental, Pirineo occidental y Sistema Ibérico. La altura de las olas rondará los cinco a seis metros en Galicia y el Cantábrico. De momento, hay avisos en cinco comunidades, de las que Galicia está en naranja.

El peor día del temporal será el lunes, cuando una segunda borrasca se intensificará y regará todo el país menos el sureste peninsular y Canarias. En Galicia y el Cantábrico oriental, las lluvias serán abundantes. Nevará a partir de los 1.000 metros y rachas muy fuertes de viento azotarán la Península y Baleares, con hasta 110 kilómetros por hora en zonas altas, y habrá mala mar en la costa, sobre todo en Galicia, Cantábrico, Alborán y Baleares. El martes, emprenderá rumbo a Italia, pero aún dejará agua en el norte y vientos muy fuertes y mala mar en el área mediterránea.

Antes de Jorge... calima

borrasca Jorge

Parte del mismo polvo en suspensión que afectó a Canarias el pasado fin de semana comenzó a entrar el jueves en la Península y continuará haciéndolo este viernes, “aunque en muchísima menor medida”, puntualiza el portavoz de Aemet.

“Si en las islas la concentración de partículas inferiores a 10 micras (PM10) superó los 3.000 microgramos por metro cúbico, es decir, fue 60 veces superior a valores máximos recomendados, en zonas de la Península se va a llegar a dicho límite máximo, 50 microgramos, y se pueden alcanzar durante unas horas de 70 a 100”, explica Del Campo.

Se trata de “calima de retorno”, que no proviene directamente del Sáhara, sino que lleva tiempo en suspensión y la circulación de la atmósfera la conduce primero al norte y luego de vuelta al continente africano. El fenómeno se nota sobre todo en el norte y el este. Provoca “una leve reducción de la visibilidad” que no afectará al tráfico aéreo, enturbia los cielos y empeora la calidad del aire, que será mala en zonas de ambas Castillas, Madrid y Aragón, y moderada en otros puntos de esas comunidades y de Andalucía, País Vasco y Cantabria. Además, las primeras lluvias de Jorge pueden arrastrar el polvo y llover barro en el noroeste.

borrasca Jorge
Calima en Madrid, vista el jueves desde Cantoblanco.
Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información