Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP vasco ofrece lealtad a Iturgaiz pero cuestiona el acercamiento a Vox

El nuevo candidato a lehendakari reúne a los presidentes provinciales para poner en marcha la campaña de las autonómicas del 5 de abril

El candidato del PP para las elecciones del País Vasco, Carlos Iturgaiz, junto a la presidenta de los populares en Bizkaia, Raquel González, en mayo de 2017. En vídeo, declaraciones de González, este martes.

El nuevo candidato a lehendakari de la coalición de PP y Ciudadanos, Carlos Iturgaiz, ha recibido este martes las muestras de lealtad y cariño de los presidentes provinciales del PP vasco tras sustituir a Alfonso Alonso, fulminado por la dirección nacional y que ha abandonado la política. Sin embargo, en la formación conservadora comienzan a surgir voces discrepantes con la idea de Iturgaiz de volcarse en atraer a los votantes de Vox. Temen que ese viraje, más allá de recuperar a los electores que hayan podido perder por la derecha, pueda acabar por expulsar a los votantes de centro que han aglutinado históricamente y que poco a poco han ido encontrando acomodo en el PNV o en la abstención. Iturgaiz —presidente del PP vasco entre 1996 y 2004 y candidato a lehendakari en 1998— ya ha comenzado a diseñar con su equipo de comunicación y económico la campaña para las elecciones autonómicas del 5 de abril.

Apenas 24 horas después de la emotiva despedida de Alonso, los líderes provinciales del PP vasco han arropado al nuevo candidato, al que consideran un compañero pese a las diferencias sobre el diseño de la campaña. En algunos de los presentes había una cierta intranquilidad por los mensajes que Iturgaiz lanzó el lunes. En diferentes entrevistas, el nuevo líder alabó la colaboración que el PP y Vox mantienen en Madrid, Andalucía o Murcia, y aseguró que “es buena y puede ir a más”.

Además se dirigió a los votantes de Vox asegurándoles que se van a sentir cómodos con el nuevo discurso de “defensa a ultranza de las libertades, de la unidad de España y de la Constitución”. La estrategia es clara. Iturgaiz quiere recuperar los votos que se le han escapado en los últimos años. En las últimas elecciones generales Vox obtuvo 28.659 votos en Euskadi, el 2,34%, frente a los 103.821 del PP, y los 13.058 de Ciudadanos. Juntos hubieran conseguido más representación.

“Nos separan demasiadas cosas de Vox”, ha asegurado este lunes el presidente alavés, Iñaki Oyarzabal, quien junto a Raquel González por Bizkaia y José Luis Arrue por Gipuzkoa, aunque este caso de forma interina, se han reunido con Iturgaiz. “No comparto ese análisis”, del candidato a lehendakari, ha explicado en Radio Vitoria tras asegurar que espera que el “PP siga defendiendo, sin bandazos” la libertad y la Constitución, “desde la moderación y el centro”.

La presidenta interina del PP vasco tras la dimisión de Alonso, Amaya Fernández, cree que la lucha del PP ha de centrarse en el nacionalismo. “El nacionalismo ha puesto en marcha una hoja de ruta soberanista”, ha indicado Fernández. En declaraciones a TVE ha advertido de que los nacionalistas “llevan dos años haciendo política mirando de reojo a Cataluña” y si obtienen una representación fuerte “intentarán replicar, con unas formas u otras, lo que ha ocurrido en Cataluña”. Firmeza contra el nacionalismo sí, pero hasta dónde, se preguntan algunos líderes del PP vasco.

Preguntada por un posible giro de Iturgaiz a la derecha, Fernández lo ha dejado más en el aire: “El proyecto de coalición debe de tener la capacidad de aglutinar a todos los votantes que creen en la Constitución y el Estatuto”. “Es muy importante que la coalición [con Ciudadanos], que la estamos viviendo con ilusión, pueda representar a todos aquellos vascos de izquierda a derecha, porque es un proyecto trasversal a todos aquellos que defendemos el constitucionalismo”, ha indicado.

Con Alfonso Alonso al frente, el PP vasco había defendido en los últimos tiempos la coalición del centro derecha para aglutinar a los votantes desencantados. Pero la fricción sigue produciéndose cuando la táctica para conseguirlo pasa por radicalizar en extremo el discurso en el País Vasco para atraer a los simpatizantes de Vox. Fuentes del PP guipuzcoano han asegurado que la aproximación al discurso más radical de la formación de Santiago Abascal, va a ahuyentar a los votantes vascos y “es el primer paso para obtener unos malos resultados electorales”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >