No es un lapsus de Sánchez, es un cambio de estrategia

El presidente del Gobierno varía su discurso al entender que el líder venezolano se ha debilitado

Pedro Sánchez, Carmen Calvo, Pablo Iglesias y Nadia Calviño, este miércoles en el Congreso de los Diputados. En vídeo, el presidente del Gobierno se refiere a Guaidó como "líder de la oposición".Vídeo: JULIÁN ROJAS

Pedro Sánchez ha mostrado en los últimos meses una gran capacidad para cambiar su estrategia; esa volatilidad se ha convertido en uno de los ejes de la crítica de la oposición. El presidente ha dado un giro acerca de la posibilidad de coaligarse con Podemos, y rectificó también en su relación con los independentistas de ERC. Su equipo siempre ha defendido que esos cambios no se han producido por capricho, sino por necesidad. Y lo mismo ha sucedido con Venezuela, según coinciden diversas fuentes del Gobierno. Sánchez, explican, no tuvo un lapsus al llamar “líder de la oposición” al venezolano Juan Guaidó. Formalmente, España sigue reconociéndole como presidente encargado. Y eso no va a variar. Pero en la cabeza de Sánchez, aseguran, las cosas han cambiado mucho en un año, el tiempo que ha pasado desde que convocó a la prensa de manera extraordinaria un sábado en La Moncloa para declarar a Guaidó como presidente encargado.

Oficialmente no hay ningún cambio. Pero en privado, varios ministros y personas de confianza del presidente admiten que Sánchez ha ido girando poco a poco, a medida que se agravaba la crisis de Venezuela, hacia la posición en la que, según estas fuentes, siempre estuvo la cúpula diplomática del Ministerio de Exteriores.

Más información
La Moncloa apartó a Exteriores para que Ábalos gestionara el ‘caso Delcy’
Sánchez arropa a Ábalos y califica ahora a Guaidó como “líder de la oposición” en Venezuela
Juan Guaidó aterriza en Venezuela en medio de un clima de crispación política

Ahí, explican, siempre se vio con recelo el reconocimiento de Guaidó como presidente encargado, algo sin antecedentes y que ha generado una situación peculiar, porque a la vez España mantiene relaciones con el Gobierno de Maduro, que es con quien resuelve los problemas del día a día no solo de los ciudadanos españoles en Venezuela y venezolanos en España, sino los múltiples conflictos de las empresas españolas con intereses muy fuertes en el país. De hecho, el protagonista de la crisis de Delcy Rodríguez, José Luis Ábalos, ministro de Transportes, tenía prevista, según fuentes de su departamento, una cita al día siguiente con el responsable de Turismo venezolano, Félix Plasencia, para agradecerle las gestiones que permitieron resolver varios conflictos de grandes empresas españolas presentes en Venezuela.

Con el paso de los meses, Sánchez, según explican en su entorno, ha visto cómo Guaidó no se consolidaba. Al contrario, aseguran, han surgido divisiones dentro de la oposición, mientras se hacía cada vez más imprescindible tener una relación normalizada con el régimen de Maduro.

Hace un año, con unas elecciones en España a la vista, una presión muy fuerte del PP y un ambiente en la UE muy favorable a reconocer a Guaidó, La Moncloa, con José Manuel Albares, secretario general de Asuntos Internacionales, como figura clave, le ganó la partida a Exteriores, entonces con Josep Borrell a la cabeza, y Sánchez apostó a tope por Guaidó. Entonces, recuerdan esas fuentes, parecía que Maduro podría caer en cualquier momento.

Ahora, con Sánchez consolidado en el poder con una coalición con Unidas Podemos —cuyo líder, Pablo Iglesias, también apoya la decisión de alejarse de Guaidó— Albares camino de la embajada en París y el dirigente venezolano debilitado, se ha impuesto, explican fuentes del Ejecutivo, la visión de Exteriores. La cúpula de la diplomacia española, señalan, sigue pensando que hay que poner huevos en varias cestas para consolidar la influencia de España en Venezuela y ser un referente de la solución que, para ellos, pasa por unas elecciones pactadas entre el régimen y la oposición.

Prácticamente todos los mensajes que le llegan a Sánchez en estas semanas, aseguran, van en la misma línea: la necesidad de no fiar todas las cartas a una improbable consolidación de Guaidó. En ese contexto, añaden, se tomó la decisión de que el presidente no le recibiera y en este mismo ambiente se decidió que Ábalos tratara de resolver la crisis con Rodríguez sin tener un conflicto con Maduro. Y en ese contexto, mantienen fuentes próximas a La Moncloa, se enmarca la idea de llamar a Juan Guaidó “jefe de la oposición”. En la cabeza de Sánchez, explican, ya no es más que eso. Aunque La Moncloa insiste en que no hay ningún cambio, todos los indicios van en sentido contrario.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS