Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Trapero renuncia a la declaración de Jordi Sànchez para evitar contradicciones

La defensa del 'major' también retira la petición de llamar como testigos a Junqueras, Forn y Mas

Josep Lluís Trapero, junto a su abogada Olga Tubau, durante el juicio.
Josep Lluís Trapero, junto a su abogada Olga Tubau, durante el juicio. EFE

La defensa de Josep Lluís Trapero, exjefe de los Mossos, mueve una pieza importante en el segundo juicio al procés, que sienta en el banquillo a la antigua cúpula de la policía catalana por su supuesta connivencia con el desafío independentista de 2017. El major ha renunciado a que declaren como testigos Oriol Junqueras, exvicepresidente del Govern; Joaquim Forn, exconsellerde Interior; Artur Mas, expresidente de la Generalitat; y Jordi Sànchez, exlíder de la Assemblea Nacional Catalana (ANC). Como solo esta parte había solicitado dichos testimonios, decaen. Según la letrada de la defensa, Olga Tubau, que solicitó estas citaciones antes de conocerse la sentencia del Tribunal Supremo, el escenario ha cambiado tras el fallo y el inicio de la vista oral.

Con esta decisión, además, la defensa minimiza los riesgos de que se introduzca alguna valoración que desdiga el relato de Trapero, que se distanció drásticamente de los dirigentes secesionistas durante su declaración. Sobre todo, se desmarcó de Jordi Sànchez, junto a quien protagonizó uno de los episodios clave que se analizan en la vista oral: el registro en la Conselleria de Economía del 20 de septiembre de 2017, cuando habló por el móvil con el activista mientras una multitud cercaba el edificio. Según Trapero, solo contactaron después de que el líder de ANC se ofreciera a mediar y en ningún momento este impuso ninguna “condición”. La Fiscalía considera, en cambio, que existía una connivencia entre ambos, pero ahora no podrá interrogar a Sànchez sobre ello para buscar contradicciones.

“Sànchez no es nadie para imponer condiciones”, le respondió Trapero, por su parte, al inicio del juicio al ministerio público, antes de asegurar que la tensión entre ambos llegó a dispararse en una de esas conversaciones. “Tras advertirle que ‘tú a mí no me vas a decir cómo tengo que hacer el dispositivo de los Mossos’, le colgué el teléfono”, contó al tribunal, que ha visto estas jornadas cómo la Guardia Civil destacaba estos contactos —“37 llamadas” cruzaron, dijo un mando— mientras la defensa insistía en que la mayoría eran solo intentos y no se llegaba ni a descolgar el teléfono.

Forn y Junqueras

La defensa de Trapero también quería, cuando presentó su escrito, que declarasen en el juicio Junqueras y Forn para que ratificasen que, a finales de septiembre, el major participó en dos reuniones donde les puso sobre la mesa los riesgos de seguir adelante con el referéndum ilegal. Según Tubau, ya no hace falta practicar esta prueba, ya que la sentencia del Supremo lo consideró un hecho probado: “[...] Dio lugar a la advertencia de Trapero de la posible concurrencia a la votación de dos millones de personas, con el riesgo subsiguiente de graves incidentes entre agentes policiales y ciudadanos”, reza el fallo del alto tribunal sobre uno de esos encuentros.

Por otra parte, este martes declaró como testigo en el juicio el número dos de la instrucción policial de la causa, que introduzco un nuevo matiz en su relato sobre el procés. “Un detalle importantísimo”, según la defensa. Porque el agente, que ejerció como secretario durante la investigación, definió al exjefe de la policía catalana como “asesor” del comité estratégico diseñado por los dirigentes independentistas, aunque añadió: “Pero, quizás, no [lo hacía] de manera consciente”. Una impresión que resulta clave en un juicio donde la Fiscalía, que pide 11 años de cárcel para Trapero por un delito de rebelión, le atribuye una connivencia consciente con los secesionistas para preparar el terreno para fundar una república catalana.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información