Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cristina Cifuentes se sentará en mayo en el banquillo por el ‘caso máster’

La Audiencia de Madrid fija la fecha del juicio contra la expresidenta de Madrid

La expresidenta de la Comunidad de Madrid Cristina Cifuentes a su llegada a la Audiencia Nacional, el pasado octubre. En vídeo, declaraciones sobre su caída, en Telecinco el pasado septiembre: "Fue algo perfectamente planificado en un despacho"

Cristina Cifuentes ya tiene fecha para sentarse en el banquillo de los acusados por el caso máster. Según confirman varias fuentes jurídicas, la Audiencia Provincial de Madrid ha fijado los días 11, 12, 13 y 14 de mayo para celebrar el juicio contra la expresidenta de la Comunidad, que en los últimos días ha vuelto a la primera línea de la opinión pública tras recibir una oferta de Mediaset para participar en el programa Supervivientes. La Fiscalía pide tres años y tres meses de cárcel para la ex jefa del Ejecutivo autonómico por inducir a la falsificación del acta del trabajo de fin de máster (TFM) que exhibió en varios medios de comunicación y redes sociales tras estallar el escándalo en marzo de 2018. La Universidad Rey Juan Carlos (URJC) solicita, por su parte, que se le condene a cuatro años de prisión.

De no haber cambios de fecha, junto a Cifuentes, en mayo se sentarán también en el banquillo otras dos personas. La primera es María Teresa Feito, que entonces era asesora de la Comunidad y supuestamente se desplazó hasta la universidad "siguiendo instrucciones" de la exlíder del PP madrileño con "la finalidad de ocultar los hechos", según escribió la juez instructora de la investigación, Carmen Rodríguez-Medel. La segunda es Cecilia Rosado, una de las profesoras que reconoció haber falsificado el acta. El cuarto procesado, el catedrático Enrique Álvarez-Conde —director del Instituto de Derecho Público (IDP) de la URJC y considerado el "urdidor" de la trama—, murió en abril del pasado año.

El caso máster estalló a principios de 2018, cuando eldiario.es publicó las primeras irregularidades sobre el título de Cifuentes. Aunque la expresidenta madrileña insiste en su inocencia y repite que no "presionó" a nadie y no "ordenó la confección de ninguna falsedad", la Fiscalía mantiene un relato muy diferente. Según el ministerio público, tras estallar el escándalo, la líder del PP madrileño envió a María Teresa Feito "para que hiciera las gestiones oportunas" y, con el beneplácito de la dirigente política, se creó una nueva acta con "apariencia de similitud". "A sabiendas" de que la exdirigente política "jamás" había defendido el TFM, que nunca había hecho los trabajos para conseguir el título y que no había superado las asignaturas necesarias para la obtención del diploma. Todo ello, con un único objetivo: "Resolver la crisis que la noticia había provocado", añade la Fiscalía en su escrito de acusación.

Este escándalo, junto con la publicación de un vídeo de 2011 en el que protagonizaba un supuesto hurto en un supermercado, supuso el fin de la carrera política de Cifuentes, que llevaba casi tres décadas desempeñando cargos públicos y orgánicos en el PP. Aunque el caso tuvo más derivadas, ya que también salpicó al líder del PP, Pablo Casado, y a Carmen Montón, exministra del PSOE. Es más, la jueza concluyó que existía una trama urdida por Álvarez Conde para regalar títulos a políticos.

Pero el Tribunal Supremo, al rechazar la imputación de Casado, provocó que se cerrase la principal línea de investigación abierta contra todos los implicados al considerar que no se había acreditado que existiesen acuerdos previos con el catedrático para ello. Solo se mantuvieron abiertas las pesquisas por la presunta falsificación del documento público supuestamente urdida por Cifuentes, que ya tiene fecha para juzgarse. La expresidenta de Madrid, además, también se encuentra imputada en el caso Púnica.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información