Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cifuentes mantiene ante la juez que hizo el máster

La expresidenta madrileña ha comparecido esta tarde como imputada ante la magistrada que investiga su título en la Universidad Rey Juan Carlos

Cristina Cifuentes insiste en que cursó el máster que le costó el cargo de presidenta de Madrid. Lo dijo cuando dimitió, el pasado abril, y lo ha vuelto a repetir este lunes ante la juez que investiga las presuntas irregularidades en la concesión del título. Según fuentes jurídicas, durante la hora y media que ha durado su declaración, la expresidenta ha reiterado que hizo todos los trabajos y que defendió el Trabajo Fin de Máster (TFM), pero que luego lo perdió. La magistrada ha decidido mantener su imputación.

Cristina Cifuentes, expresidenta de la Comunidad de Madrid.

Pese a que una de las profesoras que firmó el acta del TFM ya admitió hace semanas ante la misma instructora que ese documento se fabricó expresamente tras saltar el escándalo, Cifuentes ha repetido este lunes que obtuvo legalmente el máster de Derecho Autonómico y Local impartido en el Instituto de Derecho Público de la Universidad Rey Juan Carlos (URJC). La expresidenta le ha dicho a Carmen Rodríguez-Medel, magistrada del Juzgado de Instrucción número 51, que hizo el máster y todos los trabajos que le pidieron, que no tenía que ir a clase porque contaba con una dispensa académica y que no encuentra el TFM porque debe haberlo perdido en una mudanza, según han detallado fuentes jurídicas.

El testimonio de la exdirigente del PP se ha producido en un "tono de colaboración" y ha respondido a las cuestiones de la juez, de la Fiscalía y de su abogado, según explican fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Madrid. Ninguno de los letrados de los otros 14 imputados ha querido este lunes hacer preguntas a Cifuentes, que ha tratado de evitar en todo momento a los periodistas. La exjefa del Gobierno autonómico ha accedido en coche al edificio de los juzgados, de cuyos pasillos habían sido desalojados antes los reporteros, pese a que allí se habían apostado durante todas las declaraciones de la causa.

Sobre la funcionaria que modificó sus notas, la expresidenta de Madrid ha asegurado que apenas la conocía a través de su hermana. Y, sobre Pablo Casado, según informan fuentes jurídicas, ha afirmado que desconocía que tenía el mismo máster y que lo supo a través de los medios de comunicación. Pese a todo ello, tras escuchar este lunes por primera vez a Cifuentes —el pasado 26 de junio ya estaba citada, pero evitó declarar tras alegar que padecía "fuertes migrañas"—, la magistrada decidió mantenerla imputada por los delitos de prevaricación administrativa, falsedad documental y cohecho impropio.

Además, Rodríguez-Medel retoma con esta declaración un caso que comenzó con el foco centrado en la exdirigente del PP, pero que se ha ampliado ya a todo el Instituto de Derecho Público, donde se impartía el máster y que dirigía el catedrático Enrique Álvarez Conde. De hecho, la magistrada ha abierto piezas separadas —una de ellas, centrada en el título concedido a Casado, nuevo presidente del PP— y ha detectado convalidaciones de asignaturas concedidas sin solicitarse, actas de TFM que nunca se defendieron, firmas falsas, un estudiante que recogió el título pese a que abandonó el curso tras matricularse y alumnos a los que se les aprobó sin hacer nada.

Cifuentes ha intentado que su instrucción se traslade al Tribunal Supremo, aludiendo que Casado está aforado y que la juez ya preguntó por esa condición al Congreso —una información que ya ha recibido afirmativamente—. Pero la magistrada rechazó esa petición. Según Rodríguez-Medel, no ha procedido a pedir la imputación del nuevo presidente del PP y, por tanto, el caso debe seguir en el Juzgado 51.

Más información