Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE retrasará la investidura si no avanza con ERC la próxima semana

Las negociaciones van bien pero los socialistas quieren ir más rápido. Si no se logra progresar en la cita del próximo martes, enero cobra fuerza como nueva fecha

Reunión de los negociadores del PSOE y ERC el jueves en el Congreso. En vídeo, Sánchez sigue intentando el Gobierno con el apoyo de ERC.

La negociación entre PSOE y ERC va por buen camino. Fuentes de ambos grupos trasladan cierto optimismo tras la primera reunión: hubo diferencias, pero también buen tono y bastante realismo por las dos partes. Pero el PSOE y ERC tienen tiempos diferentes. Los socialistas quieren una investidura rápida —la semana del 16 de diciembre— para tener Gobierno este año. ERC, con mucha presión en Cataluña, no tiene tanta prisa. La reunión decisiva para fijar el calendario será el martes, día 3. Si no hay avances claros, el PSOE asumirá el retraso a enero del pleno clave. “No iremos a una investidura fallida”, sentenció ayer el Gobierno. Lo más probable es que las consultas del Rey se convoquen en la semana del 10, después del puente. Para entonces ya tendría que estar avanzado el acuerdo si se pretende una investidura el 16. Si no, atrasarla a 2020 será inevitable, aunque no es lo que el PSOE desea.

Tanto el PSOE como ERC tenían puestas muchas expectativas en la primera reunión negociadora el jueves en el Congreso. Adriana Lastra y Gabriel Rufián habían hablado muchas veces, tienen una relación muy fluida, pero los dos grupos querían verse las caras con los demás negociadores y comprobar que la cosa va en serio. La conclusión general que sacaron todos es que realmente el acuerdo es posible, aunque aún está muy lejano, porque hay una voluntad real de las dos partes.

Ha habido mucho trabajo previo y los dos grupos conocen perfectamente los límites del otro. El PSOE necesita una garantía para la investidura y también de gobernabilidad, sobre todo para sus primeros Presupuestos, y ERC reclama una pista de aterrizaje con compromisos claros de fechas para iniciar un proceso de diálogo entre los dos Gobiernos. También hay acuerdo en que la negociación se haga en dos fases, primero para la investidura y después, mucho más larga y compleja, para buscar una solución al problema de Cataluña, que ambos han acordado llamar “conflicto político”.

Fuentes de Esquerra señalan que para los republicanos lo más relevante fue el reconocimiento del PSOE de que hay ese conflicto y es necesario iniciar la vía del diálogo institucional. Estas fuentes creen que los socialistas están obligados a moverse.

La terminología es clave por la enorme sensibilidad que hay a ambos lados, pero en especial en el mundo independentista. ERC debe tomar la arriesgada decisión de votar de forma diferente a su socio de Gobierno y gran rival en el liderazgo del independentismo, JuntsxCat, liderado desde Bruselas por Carles Puigdemont. Ya lo hizo en julio, cuando Esquerra se abstuvo y Junts votó en contra. Pero ahora, después de la sentencia del procés, el camino es más complejo. Además, hay distintas sensibilidades en ERC y los socialistas querían ver en directo cómo respiraban los dos negociadores más duros, Josep Maria Jové, considerado el cerebro de la consulta del 1-O, y Marta Vilalta, adjunta a la secretaría general. Aun con los halcones en la mesa, la sensación es que hay margen. “Hay voluntad de diálogo” entre ambas formaciones porque, de no haber sido así, “nos hubiéramos levantado de la mesa”, explicó en TV3 la propia Vilalta. “Ellos trabajan con un calendario más acelerado y nosotros les dijimos en la reunión que no teníamos ninguna prisa, que no viene de unos días”, remachó.

Aragonès, en Madrid

Los socialistas entienden las dificultades de ERC y harán todo lo posible por facilitar la decisión —por eso sus negociadores han optado por el silencio absoluto, para evitar que cualquier declaración pueda alterar los ánimos en Cataluña—, pero sí confían en avanzar la próxima semana. El lunes, Pere Aragonès, hombre fuerte de la formación, que tiene frecuentes contactos con la vicepresidenta Carmen Calvo para facilitar el proceso, estará en el Congreso y marcará la pauta. Por la tarde, Pedro Sánchez ofrecerá la primera rueda de prensa en dos semanas y también marcará cómo están las conversaciones y hasta dónde puede llegar el PSOE.

Los socialistas aún no quieren asumir que la investidura se irá a enero, y tanto ellos como Unidas Podemos quieren un Gobierno cuanto antes, no solo porque España lleva prácticamente nueve meses sin iniciativas políticas relevantes y siete con un Ejecutivo en funciones, sino porque un retraso podría aumentar la presión contra el acuerdo y complicar las cosas no solo a ERC sino también al PSOE. Lo único que tienen clarísimo en el entorno de Sánchez es que esta vez no convocarán el pleno sin tener cerrados los acuerdos, como hicieron en julio. “No iremos a una investidura fallida”, aseguró la portavoz, Isabel Celaá.

Lo que sí parece cada día más claro es que Sánchez ha apostado de forma clara por el plan A, y no trabaja en otra opción con Ciudadanos o con el PP, porque en este momento la ve inviable.

El partido de Inés Arrimadas tendría que votar sí —no basta con su abstención si ERC y Bildu votan no— a una coalición PSOE-Podemos, o buscar una carambola con la abstención del PP. Pablo Casado ha dejado claro, en público y en privado, ante las personas que están intentando convencerle en los últimos días, que la abstención es inviable por motivos políticos. Permitir que Sánchez sea presidente, con un Parlamento en el que no habría números para una moción de censura por la división de los bloques —al contrario de lo que pasó con Rajoy— sería entregarle al presidente la llave para irse luego con la izquierda y los independentistas, dice Casado, y él en ese caso sería “cómplice” de esa operación.

La gran coalición dejaría a España sin alternativa, señala Casado. Así que todos los caminos conducen a ERC. La semana que viene se verá si hay agua para lanzarse ya o hay que esperar a enero.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >