Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aragonès ofrece una mesa de diálogo entre el Gobierno y la Generalitat

"El Estado de las autonomías ha muerto", afirma el 'vicepresident' catalán y dirigente de ERC

Pere Aragonès, durante su intervención este jueves en Madrid.
Pere Aragonès, durante su intervención este jueves en Madrid. EFE

Tras la sentencia al procés y los disturbios vividos en Cataluña, el vicepresidente del Govern, Pere Aragonès, considera que "es la hora de la política". Con esta afirmación como base, el líder de Esquerra y número dos del Ejecutivo catalán ha presentado este jueves en Madrid una propuesta para constituir una mesa de diálogo "sin condiciones previas" que reúna al Gobierno central con el catalán. "Sería un espacio para hablar sin apriorismos y la declaración de Pedralbes constituiría un buen punto de partida", ha señalado Aragonès en un desayuno informativo organizado por Europa Press. El vicepresident y consejero de Economía aludía al texto que pactaron, hace solo 10 meses, el presidente Pedro Sánchez y el líder de la Generalitat, Quim Torra, para tratar de encauzar la crisis catalana y que quedó en papel mojado pocas semanas después.

Con un discurso que combinaba la máxima dureza del ideario independentista con el propósito de actuar dentro de la ley —"no hace falta saltársela", ha señalado—, Aragonès ha esbozado los cuatro puntos que, en su opinión, debería reunir este foro de diálogo. El primero alude al reconocimiento de las partes, una advertencia velada a que el Gobierno central admita al independentismo como interlocutor de la mayoría parlamentaria catalana. El segundo consiste en que "no haya vetos en el contenido", aunque Aragonès no ha citado el referéndum como condición necesaria. El tercero, quizás el más espinoso, alude a lo que ha denominado como "sistema para validar democráticamente lo acordado en esa mesa", una idea que ha resumido con la palabra votación, sin precisar más. El último recoge la necesidad de dar "seguridad jurídica y garantías" de que lo acordado en esa mesa se cumpla.

Consciente de que su perfil genera menos recelos en el Ejecutivo español que el del máximo representante de la Generalitat, Aragonès ha retomado una idea ya esbozada la semana pasada por el propio Quim Torra, pero que quedó muy desdibujada tras insistir el president en el referéndum de autodeterminación como salida a la crisis catalana. "Vamos a estar a la altura de este momento histórico. Pido que alguien se siente en la silla vacía", ha subrayado el representante del Govern, en un claro llamamiento a Pedro Sánchez.

Pese a resaltar ese flanco más dialogante, Aragonès ha hecho un exhaustivo repaso de toda la retórica independentista. "El Estado de las autonomías ha muerto, ha llegado a su fin. Para millones de catalanes, la autonomía ha muerto y el camino a la independencia es irreversible", ha enfatizado al inicio de su intervención. Preguntado sobre cuál es el espacio para el diálogo si la independencia se consideraba irreversible, Aragonès ha dado a entender que se trata de una posición de partida, sujeta a modificaciones en una eventual negociación política: "Lo que no vamos a hacer es renunciar a nuestras convicciones antes de entrar en una mesa de diálogo".

El líder de ERC, que busca vías alternativas al inmovilismo de Torra, aunque sin discrepar públicamente del president, ha criticado duramente a Sánchez por lo que considera una postura electoralista: negarse a formar un Gobierno con necesidad de apoyo parlamentario de grupos independentistas tras las elecciones del pasado abril y, en su lugar, convocar nuevas elecciones. Aragonès cree que esa actitud obedece al "miedo a la derecha y a la ultraderecha" y le insta a abandonarla. "Desde el miedo no se gobierna. Esto es lo que diferencia a un presidente de un estadista", ha remachado. Aragonès ha obviado que la convocatoria electoral del pasado abril se precipitó por la falta de apoyo parlamentario a los presupuestos del Gobierno socialista. Entre los partidos que rechazaron las cuentas del Estado figuraba ERC.

Aragonès, que mantiene una línea de comunicación relativamente fluida con la vicepresidenta Carmen Calvo, apenas ha encontrado representación institucional entre el público del acto informativo que ha protagonizado en Madrid. Como únicas representantes del Gobierno central han acudido la alta comisionada para la Agenda 2030, Cristina Gallach, y la secretaria general de Coordinación Territorial, Miryam Álvarez, del Ministerio de Política Territorial. Aragonès ha asegurado que se comunicó con Calvo dos veces la semana pasada, pero ha rehusado revelar el contenido de las conversaciones.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información