Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Interior envía 200 antidisturbios más a Cataluña para hacer frente a los altercados

Cuatro grupos de las Unidades de Intervención de la Policía Nacional llegarán este fin de semana a Barcelona para reforzar a los 2.000 agentes ya desplegados

antidisturbios cataluña
Dos antidisturbios de la Policía Nacional, este miércoles, frente a una masa de manifestantes en la autopista AP-7.

El Ministerio del Interior desplazará en los próximos días a Cataluña otros 200 agentes de las Unidades de Intervención Policial (UIP, conocidos como antidisturbios) para reforzar el operativo desplegado en los últimos días ante la previsión de que continúen los graves altercados iniciados tras la publicación de la sentencia del procés. Fuentes del departamento de Fernando Grande-Marlaska confirman el envío de los nuevos efectivos, que se incorporarán a partir del próximo fin de semana, aunque declinan concretar su número. Estas fuentes recalcan que este refuerzo estaba previsto desde hace tiempo en el plan operativo diseñado inicialmente para reforzar la seguridad de los edificios públicos y las infraestructuras críticas en estas fechas. "Con ello se pretende conseguir mayor seguridad en la gestión de las movilizaciones y facilitar los relevos y el descanso entre los miembros del dispositivo ya desplazados a Cataluña", recalcan las mismas fuentes, que recuerdan que se mantiene la "total coordinación" con los Mossos d'Esquadra.

El próximo envío de agentes se conoce tras dos noches de altercados y horas después de que el Gobierno central emitiera a última hora del martes un comunicado en el que atribuía los graves incidentes a grupos violentos "coordinados". De la envergadura de los disturbios hablan las cifras manejadas por los máximos responsables policiales: 57 mossos y 27 policías heridos, cuatro furgonetas de la policía catalana con daños y la intervención de los bomberos para apagar 250 focos de incendio en Barcelona durante la pasada noche. El número de detenidos asciende ya al medio centenar. Fuentes policiales consideran lo ocurrido la noche del martes como los mayores altercados registrados desde que se iniciara el proceso independentista catalán en 2017.  

Hasta ahora, Interior había enviado a Cataluña 2.000 agentes, policías y guardias civiles. Esta cifra supone una tercera parte de la que Interior envió en 2017 en la Operación Copérnico para hacer frente a la convocatoria del referéndum ilegal del 1-O. Claro que las circunstancias y misiones de entonces eran muy diferentes. Ahora los policías y guardias civiles no tienen que ir a los colegios para retirar urnas, y la colaboración con los Mossos —que aportarán más de 1.000 agentes de sus grupos antidisturbios al dispositivo— se ha confirmado estos días. De hecho, los tres cuerpos policiales están presentes en el Centro de Coordinación (Cecor) que la policía catalana puso en marcha la pasada semana y desde el que se han seguido en los últimos días los altercados que se producían para trasladar agentes allí donde se necesiten.

En principio, los nuevos efectivos enviados por Interior a Cataluña así como los que ya estaban allí se seguirán manteniendo, al margen de los posibles incidentes de orden público, salvo que los mossos se vean sobrepasados y reclamen su ayuda, como ya ha ocurrido estas dos últimas noches. El objetivo principal de policías y guardias civiles siguen siendo los edificios dependientes de la Administración General del Estado —Delegación de Hacienda, comisarías, cuarteles y oficinas de Hacienda—, así como las consideradas infraestructuras críticas de comunicaciones y suministro de energía. Así, la Policía Nacional se ha responsabilizado de la protección del interior de la terminal del aeropuerto de El Prat, el puerto de Barcelona y de varias estaciones del AVE. Por su parte, la Guardia Civil ha asumido la protección de las zonas de acceso restringido del aeropuerto, la seguridad del puerto y la estación del AVE en Tarragona, así como de las centrales nucleares de Ascó y Vandellós.

Los Mossos seguirán siendo la policía más visible en la calle y se mantienen al frente de los cordones policiales externos en los lugares más delicados. Todos los agentes de orden público de la policía catalana —la Brigada Móvil (Brimo) y el Área Regional de Recursos Operativos (ARRO)— están movilizados desde el momento en el que se hizo pública la sentencia que condenaba a los líderes independentistas el pasado lunes. En total, unos 1.400 mossos. 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >