Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE se lanza contra Errejón, que le está arañando votos según las encuestas

Los socialistas aplaudieron su llegada como contrapeso de Iglesias pero ahora señalan que es "parte del problema"

PSOE
El portavoz de Más Madrid, Íñigo Errejón, en un pleno en la Asamblea de Madrid el 3 de octubre.

El PSOE ha abandonado el tono cándido con el que recibió el regreso de Íñigo Errejón a la arena política nacional. La competencia entre Más Madrid y Unidas Podemos se contempló en Ferraz en un primer momento como una forma más de debilitar el 10 de noviembre a Pablo Iglesias. Incluso antes del verano se utilizó como una medida de presión a Podemos para que renunciara a la coalición. Pero ahora el PSOE ha visto que Errejón también está penetrando en su electorado y frena el crecimiento que esperaban, así que los socialistas han girado el discurso y este lunes empezaron a golpear duro al madrileño. “Es parte del problema”, sentenció la número dos del PSOE, Adriana Lastra.

El cambio es notable y llega justo cuando se han publicado varias encuestas que señalan que el PSOE está estancado o incluso podría perder algún escaño. Los socialistas insisten en público en que esas encuestas no son realistas, y creen que Errejón sobre todo le que quita votos a Podemos. Desde el entorno de Pedro Sánchez señalan que lo poco que le pueda quitar el líder de Más País lo compensarán con creces por el crecimiento que tendrán por el centro y de votantes de Ciudadanos, pero las encuestas publicadas de momento señalan otra cosa. Y el cambio de discurso es muy claro.

Sánchez minimiza la desaceleración

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, explicó en Antena 3 que su equipo ha alertado en las últimas semanas de “las amenazas que se ciernen sobre la economía internacional y la europea, y por tanto sobre la economía española”. Sánchez achacó el enfriamiento únicamente a factores externos. Y de alguna manera minimizó el impacto de la más que probable desaceleración: “La creación de empleo asciende a 480.000 puestos de trabajo en 12 meses, la economía sigue creciendo el doble que la media europea y seguimos reduciendo la deuda pública y el déficit”. En el plano político, criticó al PP — “no se puede ir de moderado y pactar con la ultraderecha”— y reiteró que la exhumación de Franco se producirá “en octubre”, pese a las acusaciones de electoralismo.

“Hay diferencias muy notables de cómo entienden la política Errejón e Iglesias. El líder de Más País propuso en la Comunidad algo que parecería ciencia ficción pensando como Iglesias: dar los votos gratis a Ángel Gabilondo aunque contara con Ciudadanos para evitar que la ultraderecha tuviera influencia en el Gobierno, como ahora tiene. He visto cosas que ha dicho y ha hecho que me parecen positivas y esperanzadoras”, afirmó Pedro Sánchez cuando el exlíder de Podemos todavía no había confirmado su candidatura, casi abriéndole los brazos.

La consigna, más tarde, era que la aparición de Más País no afecta al PSOE, porque se trata de una recomposición del espacio de Podemos. Sin embargo, en privado varios dirigentes socialistas admitían que en algunos lugares, en especial en Madrid pero también en comunidades como Galicia o Andalucía, Errejón puede morder en el electorado socialista y al menos impedir que tenga más diputados, algo que sería un fiasco después de que el presidente señalara a los dirigentes socialistas más dudosos que con la repetición de elecciones el PSOE crecería bastante en escaños.

Este lunes el tono cambió radicalmente. “Parece que se presenta como árbitro de la izquierda. Quien quiera que haya Gobierno progresista tiene que votar directamente a Sánchez, no hay jugadas dobles o triples”, cargó Adriana Lastra contra el líder de Más País. La vicesecretaria general socialista recordó en TVE lo que muchos dirigentes venían destacando en privado los últimos días: que Errejón, cuando formaba parte de Podemos, también se opuso a la investidura de Sánchez en 2016. “Ya votó contra Sánchez, él forma parte del lío de Podemos... Son dos fundadores del partido que se pelean. Son gente que solo le interesa el poder y poco como favorecer el interés de las personas”, remarcó Lastra, que vinculó la proyección nacional de Errejón a su enfrentamiento con Iglesias.

La consecuencia fue la implosión de Podemos. El primer pulso con Iglesias se produjo en las municipales y autonómicas del pasado mayo con Más Madrid, la alianza municipal y autonómica con Manuela Carmena. El 10 de noviembre Errejón medirá fuerzas directamente con Iglesias. Y los socialistas no escaparán al duelo. En un escenario impredecible, con tres partidos compitiendo por el electorado de izquierdas y otros tres por los votantes de derechas, Sánchez reivindicó este lunes al PSOE como garante de la estabilidad que España necesita ante amenazas como el Brexit, la reacción del independentismo a la sentencia del procés, la ralentización económica y la guerra comercial de Estados Unidos con la UE.

“¿De qué sirven ocho, diez o cien partidos políticos si no hay Gobierno estable y coherente? Habrá numerosos programas, tantos como las fuerzas que se presentan, pero vamos a ver una característica común que les distingue de la del PSOE: son programas electorales, no son programas de Gobierno”. “Unos dicen que quieren condicionar al PSOE, otros que nos levantan el castigo y otros que nos van a vigilar. Ninguno tiene un proyecto de país para España”, sentenció Sánchez. Implícitamente, en esa alusión genérica también se dirigía a Errejón según las fuentes gubernamentales y de la dirección socialista consultadas. La campaña aún no ha arrancado formalmente, pero el PSOE ya se ha lanzado a frenar a Más País antes de que suponga un problema real para sus expectativas de crecimiento o incluso le lleve a bajar escaños, algo que nadie en la cúpula socialista y mucho menos en La Moncloa, siempre más optimista, quieren siquiera plantear como un escenario posible.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información