Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Guiño de Vox al PP: solo presentará un candidato a senador por provincia

Abascal justifica el gesto para asegurar una mayoría a favor del 155 en la Cámara alta

vox elecciones generales
Santiago Abascal en declaraciones a los medios en Barcelona. EP

Vox concurrirá en todas las circunscripciones a las elecciones generales del próximo 10 de noviembre, pero solo presentará un candidato al Senado por cada provincia, y no tres como es habitual, en lo que constituye un guiño al PP.

Tras rechazar repetidamente el proyecto de España Suma propuesto por Pablo Casado (una coalición preelectoral entre PP, Ciudadanos y Vox), con el argumento de que todas las demás fuerzas políticas comparten el “consenso socialdemócrata” que rechaza la suya, Santiago Abascal ha anunciado este miércoles que el partido ultranacionalista solo presentará un candidato por provincia en la Cámara alta, “para concentrar el voto”.

En un hilo en su cuenta de Twitter, Abascal ha añadido que su objetivo es “aumentar las posibilidades de Vox” en el Senado y lograr que haya “el máximo número de representantes dispuestos a aplicar sin miedo y de manera inmediata el artículo 155 de la Constitución”, la intervención de la autonomía catalana, cuya aprobación corresponde a la Cámara alta.

Vox obtuvo 24 diputados y 2,6 millones de votos (10,26%) en las elecciones del pasado 28 de abril, pero ni un solo senador. Su único representante en la Cámara alta era Francisco José Alcaraz, elegido por el Parlamento andaluz como senador por designación autonómica.

Cada provincia tiene cuatro escaños en el Senado, pero cada partido solo puede presentar tres candidatos por circunscripción y cada elector designar a tres que pueden ser de difrentes candidaturas, pues hay listas abiertas. El objetivo de Vox al presentar solo uno es inducir a votantes de otros partidos a marcar, junto a dos candidatos de otros partidos, la casilla correspondiente al aspirante de Vox.

En parte, esta situación ya se dio en las pasadas generales: en la provincia de Madrid, el primer candidato al Senado por Vox, José María Marco, logró 606.177 votos, 85.000 sufragios más de los que tuvo la lista de Vox en el Congreso. De ello se deduce que Vox recibió en la Cámara alta votos de ciudadanos que optaron en la baja por otros partidos.

En las redes sociales circuló entonces la fórmula 1+1+1, con la que se pretendía inducir a los electores a repartir el voto al Senado entre las tres listas del centro derecha. Pero el sistema no funcionó: el PSOE logró mayoría absoluta en el Senado (un listón del que se quedó muy lejos en el Congreso) y los socialistas obtuvieron dos senadores en Madrid, frente a uno del PP y otro de Cs.

Con este gesto, que para Vox no tiene ningún coste (pues la posibilidad de que saque más de un senador por provincia es remotísima), Abascal intenta aliviar la presión del PP, que con el argumento del voto útil le ha instado a no presentarse al Congreso en la mitad de las provincias españolas, donde la fragmentación del voto de la derecha puede beneficiar al PSOE.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información