Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un tribunal permite al ‘Open Arms’ entrar en aguas italianas

El buque pone rumbo hacia la isla de Lampedusa tras 13 días en alta mar sin la certeza de poder desembarcar

Algunos de los rescatados por el 'Open Arms' reciben asistencia psicológica. En vídeo, declaraciones del director de la ONG Proactiva Open Arms, Óscar Camps.

Un tribunal italiano levantó este miércoles la prohibición de entrada en aguas territoriales italianas impuesta al buque español Open Arms para “permitir el socorro de las personas a bordo”. El tribunal argumenta que el peligro en el que se hallan las 147 personas que quedan en cubierta exige una respuesta sin demora. El barco lleva ya 13 días esperando un puerto seguro en el que desembarcar.

Se trata de una medida cautelar adoptada por el Tribunal Administrativo Regional del Lazio que justifica su decisión en “la situación de gravedad y urgencia excepcionales” que se vive en el barco. El escrito defiende la necesidad de “proporcionar asistencia inmediata a las personas rescatadas más necesitadas”, pero no supone un permiso explícito para entrar en puerto. Tras recibir esa noticia, a primera hora de la tarde de este miércoles, la embarcación de la ONG Proactiva Open Arms puso rumbo a la isla de Lampedusa con la previsión de entrar en aguas territoriales italianas a las 7.00 del jueves. El acercamiento, a 12 millas náuticas de la costa, es, al menos, un bálsamo para enfrentar las olas de más de dos metros que agitaron el enorme buque durante toda la jornada del miércoles.

Al mismo tiempo que emprendía la marcha, la ONG solicitaba al Centro de Coordinación Marítima de Roma —y al de Malta— el desembarco urgente de todos los rescatados por razones médicas, sobre todo por el estado psicológico de los migrantes.

El ministro italiano Matteo Salvini, en plena precampaña por hacerse con el Gobierno al frente de la Liga Norte, mantiene el pulso e insistió este miércoles en su negativa a aceptar el buque. “No seré nunca cómplice de traficantes de personas”, dijo. “Vivimos en un país en el que un abogado del Tribunal Administrativo [de la Región] del Lazio quiere dar permiso para desembarcar en Italia a un barco extranjero lleno de migrantes. Yo volveré a firmar en las próximas horas mi negativa”, abundó el líder de la Liga en unas declaraciones recogidas por La Repubblica.

El ministro del Interior anunció además en su cuenta de Twitter un recurso urgente al Consejo de Estado y la firma de una nueva prohibición de entrada.

El tribunal responde al recurso que la ONG Proactiva Open Arms interpuso cuando el pasado 1 de agosto, tras el primer rescate, el buque recibió un escrito que le prohibía la entrada en aguas territoriales. El veto, firmado por los ministerios italianos del Interior, de Defensa y de Transportes, amenazaba al barco con una multa de hasta 50.000 euros en base al decreto promovido por Salvini, con el que pretende obstaculizar aún más las actividades de rescate de las ONG. Ese decreto se convirtió en ley el pasado 5 de agosto y elevó las multas contra los capitanes de los barcos que desobedezcan sus órdenes hasta un millón de euros.

 


Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información