Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La estrategia del vértigo

Pedro Sánchez intenta forzar a Iglesias pero no teme una vuelta a las urnas

Reunión del presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, con representantes de diversos sectores culturales. En vídeo, declaraciones de la ministra de Hacienda en funciones, María Jesús Montero, en la Cadena SER.

El tiempo y el descanso veraniego no han mejorado las cosas entre el PSOE y Unidas Podemos. Al revés. La desconfianza parece haber crecido desde el fiasco de la última negociación fallida para la investidura de Pedro Sánchez. El presidente ha multiplicado sus reuniones —14 encuentros con unas 180 organizaciones solo en la última semana— con un claro objetivo, que ha expresado a muchos de sus interlocutores de estos días: presionar a Unidas Podemos para que acepte un Gobierno a la portuguesa, esto es, un acuerdo programático con apoyo externo del grupo de Pablo Iglesias, pero sin ministros.

A esas decenas de personas que le han escuchado estos días también les ha trasladado que él no quiere elecciones, pero no las teme. Sánchez insiste en que si hay repetición electoral no será el responsable, sino Unidas Podemos al rechazar su propuesta. También asegura que serán ellos los más perjudicados en ese escenario, y no los socialistas.

Algunos interlocutores le han planteado estos días el temor a una enorme abstención de la izquierda, frustrada por el fracaso de la negociación y la necesidad de repetir elecciones. Pero estas personas se han encontrado un Sánchez convencido de que ese escenario no es real. Él y su equipo creen que habría una abstención mayor, como pasó también en la repetición de 2016 —en La Moncloa calculan que la participación podría rondar un 68%, casi ocho puntos menos que en abril, cuando rozó el 76%— pero no creen que la derecha pueda sumar en ningún caso una mayoría para gobernar.

Las encuestas que manejan en La Moncloa no detectan una movilización extraordinaria de la derecha y creen que el PP podría recuperar terreno a costa de Ciudadanos y Vox, pero sin ampliar significativamente los escaños del bloque. Tampoco contemplan el escenario de una unión de toda la derecha, al estilo Navarra Suma (un pacto de UPN, PP y Ciudadanos que dio muy buenos resultados y les permitió ganar las elecciones en esta comunidad, aunque no lograron la mayoría absoluta y no han podido gobernar) porque la guerra por el liderazgo de este bloque, que sigue abierta, lo impedirá.

Los números que se trabajan en ese escenario de repetición de elecciones dan entre 135 y 150 escaños al PSOE —ahora tiene 123— mientras Unidas Podemos sufriría una caída importante. El problema que tiene la formación de Iglesias es que, con el sistema de elección provincial, una pequeña bajada en el porcentaje de votos en toda España puede suponer la pérdida de 15 o 20 diputados que obtuvo por muy poca diferencia en varias provincias. Es un fenómeno que ya sufrió IU y afecta a todos los partidos pequeños.

Desconcierto en Podemos

En Unidas Podemos, sin embargo, se analiza la estrategia de Sánchez de reunirse con decenas de organizaciones y dejarles a ellos para el final con un gran desconcierto. El grupo de Iglesias también asegura que quiere evitar a toda costa una repetición electoral. No tanto porque les perjudique a ellos —están convencidos de que las cosas quedarían más o menos igual— sino porque creen que supondría una ruptura definitiva entre el PSOE y Unidas Podemos abriría paso a una campaña a cara de perro, muy diferente de la de abril, que fue de guante blanco clarísimo entre dos rivales que en 2016 se machacaban en todos los mítines, y haría muy difícil cualquier Gobierno de izquierda.

Casi todas las fuentes consultadas entre el PSOE, Unidas Podemos e interlocutores de ambos en los últimos días asumen que habrá movimientos en la recta final, como los hubo cuando quedaban apenas tres días para la investidura fallida. Incluso José Luis Ábalos, persona de máxima confianza del presidente, dejaba abierta esa puerta en la entrevista con EL PAÍS. Pero cada día que pasa hay menos margen. En el PSOE y el Gobierno se ha instalado la idea de que la repetición electoral es el escenario más probable si no hay un giro en Podemos. El grupo de Iglesias no acaba de creerlo y confía en que todo sea una estrategia negociadora.

En Unidas Podemos hay división de opiniones. IU y los Comunes son más proclives a aceptar la idea del Gobierno a la portuguesa. Iglesias y sus fieles insisten en la coalición sobre la base de un acuerdo programático que ya se había avanzado bastante cuando se rompieron las negociaciones. Pero los dirigentes consultados creen que al final, se tome la decisión que se tome, habrá unidad de voto en los 42 escaños de Unidas Podemos, por lo que Pedro Sánchez no puede confiar en una explosión interna.

En el PSOE, Sánchez no tiene ninguna contestación, aunque sí hay dirigentes que temen mucho más que el presidente los riesgos de una repetición electoral. En la cúpula, solo Odón Elorza se ha animado a expresarlo en público y también en algún debate interno, donde ha discutido los optimistas datos del CIS. Pero en privado ese miedo está mucho más extendido. Como señala una persona que está tratando de facilitar un acuerdo, “al final todo dependerá de quien tenga más vértigo”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información