Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sánchez convoca a colectivos sociales para convencer a Podemos de un Gobierno a la portuguesa

El presidente envía una carta a la militancia para explicar cómo piensa evitar nuevas elecciones

Ursula von der Leyen y Pedro Sánchez, este miércoles en La Moncloa. En vídeo, el PSOE sigue apostando por un Gobierno en solitario con el apoyo externo de Podemos.

Casi una semana después del fracaso de la investidura, Pedro Sánchez ha decidido mover pieza para intentar convencer a Unidas Podemos de que acepte apoyar un Gobierno en solitario del PSOE con un pacto programático entre ambos.

El presidente ha enviado una carta a la militancia socialista para explicarle qué ha hecho hasta ahora y qué piensa hacer para evitar que se llegue al 23 de septiembre sin una investidura y por tanto se convoquen de forma automática las elecciones. En la carta, Sánchez explica a la militancia con claridad que su opción es un Gobierno "a la portuguesa", esto es del PSOE con apoyo externo de partidos de izquierda basado en un acuerdo programático. Podemos, de momento, rechaza esta idea e insiste en la coalición y en retomar las negociaciones donde se dejaron, con una vicepresidencia y tres ministerios.

La forma que ha elegido Sánchez de convencer a Unidas Podemos es novedosa. En vez de hacer una ronda con Pablo Iglesias y los otros líderes, como hasta ahora, desde este jueves iniciará reuniones "con diferentes colectivos de la sociedad civil como asociaciones feministas, ecologistas, agentes sociales, agrupaciones del tercer sector para que puedan colaborar en la creación de un espacio común para alcanzar un Gobierno progresista".

Con lo que salga de esas reuniones y las propuestas socialistas, según la carta a la militancia, Sánchez elaborará una propuesta programática para convencer a Podemos. En realidad, ambas fuerzas ya habían acercado posiciones en lo programático en los últimos meses y juntas pactaron 50 folios que son la base del acuerdo presupuestario. Cuando se truncó la negociación de investidura, se avanzaba en unos 100 folios de acuerdo programático y las posiciones no estaban tan alejadas.

El problema no está pues en el acuerdo programático sino en el reparto de competencias, que estuvo relativamente cerca de cerrarse pero se quebró definitivamente el miércoles por la noche, cuando el PSOE dio por rotas las negociaciones después de que Podemos rechazara su última oferta. El Ministerio de Trabajo fue el eje central de la ruptura. Ahora, el PSOE descarta la coalición y busca recorrer los grupos más cercanos a la izquierda para convencer entre todos a Podemos de que cambie de opinión y acepte la idea del Gobierno a la portuguesa o a la danesa. Iglesias rechaza esta idea. Izquierda Unida, grupo al que pertenecen seis los 42 diputados de Unidas Podemos, ha planteado que hay que intentar de nuevo el Gobierno de coalición, pero si esto no se consigue habría que plantearse la vía portuguesa. Anticapitalistas también defiende esta idea.

La carta de Sánchez y las reuniones que se iniciarán ahora con colectivos progresistas van en ese sentido. El texto está pensado para explicar a la militancia que no es cierta la acusación de que el Gobierno no hizo nada en 80 días y, sobre todo, para desmentir la idea, extendida en algunos sectores, de que el presidente y su equipo en realidad prefieren repetir las elecciones. "A pesar de todo, el Gobierno progresista puede salir adelante", insiste el texto de Sánchez, que confía en poder convencer a Iglesias con todos estos movimientos.

El presidente no se había reunido con los sindicatos en todo este tiempo, pero el líder de Podemos sí lo hizo, precisamente para hablar de la investidura. Fue el 25 de junio. Tanto UGT como CC OO reclamaron ese día un Gobierno "progresista y estable" aunque no quisieron dar el paso de apoyar el Ejecutivo de coalición que ya entonces proponía Iglesias. Los dos sindicatos siempre han defendido que lo importante es el acuerdo programático sobre todo en cuestiones clave como la reforma laboral, en la que hay claras discrepancias. No en vano el Ministerio de Trabajo fue uno de los ejes para explicar por qué no se llegó a un acuerdo. "No me importa tanto quien sea el ministro de Trabajo como qué política va a hacer para derogar la reforma laboral", sentenciaba el día de la investidura fallida Unai Sordo, líder de CC OO. En los sindicatos, según fuentes de este sector, se ha extendido el mismo desconcierto que en otros sectores de izquierda por el fracaso de la negociación entre el PSOE y Unidas Podemos y el riesgo de una repetición electoral.

Sánchez intenta ahora aumentar la presión sobre Iglesias para que acepte el Gobierno en solitario que propuso sin éxito al principio. Unidas Podemos señala que se puede hacer de forma paralela la negociación de un acuerdo programático y del reparto de competencias, pero ahora con mucho más tiempo que los cinco días en los que se intentó sin éxito la pasada semana cerrar el primer Ejecutivo de coalición de izquierdas desde la Segunda República. Este es el primer movimiento de La Moncloa, se esperan otros durante todo el mes de agosto, en el que solo habrá una semana completa de descanso para los ministros. Aún así, todo indica que Sánchez no ofrecerá este viernes la tradicional rueda de prensa de balance del curso que hacían todos los presidentes al final de julio o principios de agosto y también antes de las vacaciones de Navidad.

Echenique: "Quiere acaparar todo el poder"

Por parte de Unidas Podemos, Pablo Echenique ha respondido a la carta de Sánchez a la militancia socialista y ha asegurado que esto significa "acaparar el 100% del poder sin negociar". En un mensaje en su cuenta de Twitter, Echenique señala que para entender mejor la misiva, cuando este dice que quiere un acuerdo programático con Unidas Podemos que posibilite un Gobierno de los socialistas a la portuguesa, eso significa que quiere el 100% del poder, "aunque esté lejos de la mayoría absoluta". "Para entender mejor los titulares: Gobierno a la portuguesa significa Gobierno en el que acaparo el 100% del poder, sin negociar, porque sí, aunque esté lejos de la mayoría absoluta y con la ventaja de tener las manos libres para pactar con la derecha cuando me dé la gana", señala en su tuit.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información