Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Uno de cada diez españoles ha sufrido un accidente por culpa de la fatiga

Un estudio revela que más de un 5% de los conductores europeos se queda prácticamente dormido de forma habitual en los viajes largos

Un conductor muestra signos de fatiga al volante.
Un conductor muestra signos de fatiga al volante.

Al principio aparece la necesidad de revolverse en el asiento. Luego, algún calambre muscular, sensación de brazos o pies dormidos e incluso visión borrosa. Los síntomas de la fatiga al volante son conocidos por todos los conductores, pero a menudo se subestiman sus consecuencias, ya que las posibilidades de sufrir un accidente aumentan. Según una encuesta realizada a casi 3.400 personas de 15 países de la UE, un 10,8% de los conductores españoles (frente al 15,7% de europeos) ha sufrido un accidente por culpa de la fatiga y más de un 5% se queda prácticamente dormido de forma habitual en los viajes largos. La DGT considera el cansancio al volante la cuarta causa de siniestralidad en España.

El estudio, que ha sido elaborado por el RACE, la DGT y la Asociación de Bebidas Refrescantes (Anfabra), bucea en las costumbres de viaje y descanso al volante de 15 países de la UE. Comparativamente, España sale bastante bien parada en términos de planificación y concienciación sobre la fatiga. Los españoles recorren una media de 356 kilómetros en los desplazamientos largos, pero casi todos planifican el viaje y descansan lo suficiente antes de salir. Aunque el 56% reconoce que no cumple la recomendación de parar a descansar cada dos horas, muy pocos (un 3,8%) cometen la temeridad de no parar o hacerlo por encima de las cuatro horas de viaje, frente al 11% de media en Europa. Aún así, casi 600.000 conductores españoles reconocieron haberse quedado casi dormidos al volante, lo que supone una situación de alto riesgo.

En el resto de países, los conductores italianos, franceses y británicos son los que presentan mayores riesgos de sufrir un siniestro vial grave por fatiga al volante. El perfil del conductor europeo accidentado por cansancio es el de un joven de entre 18 y 24 años, que no se detiene casi a descansar y cuando lo hace, para 5 minutos o menos. Sin embargo, hay algunas malas prácticas que son comunes a todas las edades y condiciones: un 26,8% de los europeos intenta acortar el tiempo de viaje para llegar cuanto antes y el 9,2% ha tenido que parar de manera urgente para descansar por estar extremadamente cansado.

En España hay una preferencia clara por viajar solo en un vehículo privado. Tres de cada cuatro españoles prefiere ir en su propio coche cuando realiza desplazamientos de largo recorrido, incluso aunque sea más caro que otras opciones. Llama la atención, aunque esté creciendo año a año, el pequeño porcentaje (31,2%) de españoles que considera el coche compartido una buena opción para viajes largos. En el resto de Europa, una media del 37% usa las plataformas de carsharing habitualmente, un porcentaje que sube por encima del 50% en Italia, Francia o Noruega. 

El alcohol sigue siendo un gran factor de riesgo

Por otro lado, el alcohol, considerado por la DGT como la segunda gran causa de los accidentes mortales, por detrás de las distracciones, sigue manteniéndose como factor de riesgo, con algunos datos "preocupantes", según el RACE. Dos de cada cinco conductores europeos (un 43,6%) reconoce consumir alcohol y posteriormente haber conducido algún vehículo, y un 22% asegura hacerlo habitualmente. El peor dato se recoge en Francia y en Reino Unido, donde prácticamente un tercio de los conductores usa el coche en bastantes ocasiones tras haber bebido. En España, solo un 14,4% admite haber bebido antes de conducir. 

Según ha explicado la subdirectora general de la DGT, María Lidón Lozano, se esperan más de 90 millones de desplazamientos estos meses de julio y agosto, lo que supone un 1,6% más que el año pasado por estas fechas. "El riesgo más evidente, habitual y peligroso es el cansancio. Nos afecta a todos", ha asegurado.

Los patrocinadores del estudio y la DGT dan diferentes consejos para evitar la fatiga al volante. Descansar bien antes de salir de viaje, llevar una temperatura agradable, conducir sin agresividad y, por supuesto, descansar cada dos horas o 200 kilómetros y aprovechar para hacer ejercicios físicos y estiramientos. También es importante mantenerse hidratado y no bajar la vigilancia en los kilómetros finales antes de llegar al destino, momento en el que se producen una gran cantidad de los accidentes por fatiga.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información