Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Por qué llovió en Navarra el triple de lo que cae en julio en tan solo tres horas

Meteorología destaca que nunca se habían producido semejantes intensidades de lluvia en la zona desde que hay registros

Enseres daños en una pila en las calles de Tafalla, esta mañana.
Enseres daños en una pila en las calles de Tafalla, esta mañana. AP

Nunca desde que hay registros había llovido con la intensidad y la fuerza que lo hizo este lunes en el centro y este de Navarra, certifica en conversación telefónica Peio Oria, delegado de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) en la Comunidad Foral. "Son unas precipitaciones extremas, extraordinarias y sin precedentes. Tenemos datos desde los años setenta del siglo pasado y no hay nada equiparable", subraya. Lo habitual, prosigue, es que en la zona se recojan entre 30 y 50 litros "durante todo julio", pero el lunes cayó "tres veces más en tan solo tres horas".

"Entre Tafalla y Sangüesa se quedó estancada una línea de tormenta semiestacionaria entre las cinco y las nueve de la noche, cuatro horas en las que se concentraron las mayores intensidades de lluvia", explica el meteorólogo, que detalla que fueron torrenciales —de más de 60 litros por metro cuadrado en una hora en varias estaciones de la Aemet, del Gobierno de Navarra y de la Confederación Hidrográfica del Ebro. "En un observatorio se llegó a 90 litros y en dos se superaron los 150, mientras que otras se quedaron entre 80 y 120", informa Oria. Así, en Olite, muy cerca de Tafalla, se recogieron 80 litros en esas tres o cuatro horas; en Tafalla, 100; más arriba, en Barásoain, 120; en Lerga, 168; y en la finca de Guetadar, en Ayesa, 168.

Semejante manta de agua provocó la mayor crecida de la que hay datos del río Cidacos que, según el Gobierno de Navarra, que pasó de tener una altura de apenas 11 centímetros a las 17.40 a 3,71 metros a las 22.20. En la estación de aforos de Olite se registró a las 23.10 una altura de 4,23 metros y un caudal de 275 m3 por segundo y desde ahí, se dejó de contar. "Sobrepasó ampliamente la capacidad de medición, fijada en cinco metros de altitud y 386 m3/seg", asegura el Gobierno navarro. También se desbordaron otros ríos de la zona, como el Sansoain.

El alcalde de la localidad, Jesús Arrizubieta, se quejó de no tener "constancia de ningún aviso ni previsión" de que la localidad pudiera sufrir unas lluvias tan intensas. "La naturaleza ha disparado el agua a cañonazos", ha señalado en rueda de prensa, según recoge la agencia Efe.

¿Cuándo y cómo se avisó?, ¿era previsible tal intensidad? El lunes había hasta 31 provincias en alerta por granizadas, tormentas y precipitaciones intensas, Navarra entre ellas. De los avisos, 13 eran naranjas —Teruel, Zaragoza, Albacete, Cuenca, Burgos, Palencia, Soria, Valladolid, Zamora, Castelló, Valencia, Ourense y La Rioja— por la previsión de que cayeran hasta 30 litros en una hora. El naranja es el segundo nivel de una escala de tres y que supone un riesgo importante y cierto grado de peligro para las actividades usuales.

En principio, Navarra tenía aviso amarillo el primer nivel de alerta, en el que no existe riesgo para la población en general aunque sí para alguna actividad concreta— por acumulados de 15 litros en una hora. "El aviso amarillo para el día 8 se activó el día 6 y lo ratificamos la mañana del día 8. A las cinco y cinco de la tarde decidimos elevarlo a naranja ante el riesgo de que se produjeran precipitaciones de hasta 40 litros por metro cuadrado en una hora en toda la Comunidad Foral", detalla Oria. A esa hora, se observó en las herramientas de seguimiento, tanto en el radar como en el satélite,  que las tormentas "eran muy fuertes y estaban estacionarias". Según Aemet Navarra, se siguió el protocolo y se avisó a la sala de emergencias del Gobierno de Navarra, con la que se mantuvo la comunicación "hasta que se saturaron las líneas a las siete de la tarde". 

"Las lluvias recogidas triplicaron en algunos puntos en solo tres horas la previsión de la alerta naranja", se lamentaba anoche en Twitter el Gobierno Foral. Al final del día la cuadruplicaron, pero el dato es tramposo, ya que los avisos meteorológicos hablan de precipitación a la hora, pero no concretan durante cuántas horas lloverá porque es imposible de predecir. Lo que sí es cierto es que las cantidades caídas llegaron a ser de aviso rojo. ¿Por qué no se activó? El delegado de la Aemet admite que se barajó hacerlo, pero finalmente se descartó. "En dos estaciones se superó la cota del rojo, que está en 60 litros por metro cuadrado a la hora", precisa.

¿Se puede predecir un fenómeno como este? "Con las herramientas de las que disponemos hoy en día, no", responde rotundo el experto. "Con 24, incluso con 12 horas, es imposible pero un episodio como este, ni con seis ni con tres", sostiene, para subrayar que solo se ve con certeza "cuando está encima". La Aemet ya alertaba la mañana del lunes de que las tormentas iban a ser importantes en toda la mitad norte peninsular, lo complicado era determinar cómo de fuertes y dónde. "Las tormentas se pueden mover de lo estimado en un radio de 30 a 50 kilómetros o pueden incluso no llegar a ocurrir", se lamenta el experto, que añade que los modelos dan probabilidades, no son capaces de afinar cantidades ni localizaciones exactas. El lunes, las tormentas más fuertes cayeron en Navarra y La Rioja, aunque también fueron de importancia en Castilla y León, Aragón y Cataluña.

La causa del episodio fue "el acercamiento una bolsa de aire frío en altura o DANA", que llevaba ya varios días al oeste de la Península. "Produjo una inestabilidad atmosférica muy marcada en toda la mitad norte, que se sumó a otros factores como una humedad muy alta en el valle del Ebro y convergencias de viento", explica el experto.

Las lluvias de verano son "muy variables", recuerda el delegado de la Aemet, que apunta que la última gran tormenta de Navarra se produjo el año pasado en la misma Tafalla. "Se llegaron a registrar intensidades superiores a las del lunes, de 30 litros en apenas 10 minutos, pero en un intervalo muy corto, de 20 minutos", precisa, por lo que su impacto no es comparable. En septiembre de 2017 hubo otra línea de tormenta muy activa, con 100 litros en dos horas frente a los 150 en tres del lunes.

La excepcionalidad de este episodio recuerda a lo ocurrido en Mallorca el pasado octubre, cuando cayeron casi 233 litros por metro cuadrado en seis horas en la localidad de Colònia de Sant Pere. Según cálculos de la Aemet, la probabilidad de que se repita esta intensidad es de una vez cada mil años. La causa de esta tromba de agua fue también una DANA.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información