Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE cierra filas en torno a Sánchez: apoyo unánime a un Gobierno monocolor

Los socialistas presentan un documento que tiene como base su programa electoral con alguna concesión a Unidas Podemos

José Luis Ábalos, Cristina Narbona, Pedro Sánchez, Adriana Lastra y Carmen Calvo, en la reunión de la ejecutiva permanente en la sede del PSOE en la calle de Ferraz (Madrid) este lunes. En vídeo, declaraciones de Narbona.

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias encaran su reunión de este martes sin que ninguno ceda en sus posiciones. El pulso entre el partido en el Gobierno y su socio prioritario se reduce a compartir o no el espacio de poder del Consejo de Ministros. El presidente en funciones y secretario general del PSOE no está dispuesto a que haya un Gobierno de coalición. Insiste en presidir un Gobierno monocolor, como ha aprobado la ejecutiva permanente del PSOE este lunes por unanimidad. A lo máximo que está dispuesto es a que Podemos proponga independientes "de reconocido prestigio" como ministros. Los cargos más relevantes para su mayor aliado durante su año de mandato serían puestos intermedios en la Administración. Esto es, secretarías de Estado y direcciones generales. Pero nada de dirigir un ministerio. A su vez, el líder de Podemos insiste en que el Consejo de Ministros debe estar compuesto por representantes de ambas fuerzas y emular los Ejecutivos de coalición que se prodigan en la UE. Una fórmula en la que España es la gran excepción comunitaria.

A dos semanas del debate de investidura, Sánchez sigue sin tener garantizado el apoyo de Unidas Podemos. En el PSOE insisten en que primero tienen que hablar de los contenidos y después de los cargos en el Ejecutivo. Este será el planteamiento con el que el presidente en funciones hará a Iglesias una propuesta programática —un resumen del programa electoral del PSOE con algún guiño a Podemos en vivienda, abierto a las sugerencias de su socio los últimos 12 meses— en la que no se entra en la presencia de Podemos en el Gobierno. Justo en lo que insistirá Iglesias en la quinta reunión que mantendrá con Sánchez desde las elecciones generales y la cuarta desde que el presidente en funciones aceptó el encargo de Felipe VI para ir a la investidura. Transcurridos más de dos meses desde el 28-A, el temor a una investidura fallida cobra fuerza ante la falta de acuerdo entre las partes.  

El mensaje que el PSOE ha trasladado a Podemos la víspera de la reunión ha sido inequívoco. La dirección socialista  ha aprobado por unanimidad respaldar la propuesta de su secretario general de formar un "Gobierno monocolor"."No nos hemos movido en ningún momento de la oferta del Gobierno de cooperación", ha zanjado la presidenta del PSOE, Cristina Narbona, que ha afirmado que "hasta ahora [Podemos] se ha negado a hablar de un acuerdo programático". Los socialistas confían en que Iglesias ceda a la presión por las coincidencias programáticas entre ambas formaciones. "El orden lógico y el que cualquier persona puede entender es fijar el perímetro sobre el que hay acuerdo", ha observado Narbona.

En lo que no han querido entrar en Ferraz y en La Moncloa es en el compromiso de Podemos de respetar la línea estratégica que Sánchez decida en asuntos de Estado como la crisis territorial en Cataluña y la política exterior. Iglesias estaría dispuesto a asumir por escrito las exigencias del PSOE. "Podemos difiere del PSOE en el encaje de Cataluña en España", ha afirmado Narbona.Como ya sucedió con el programa electoral, las alusiones a Cataluña son muy genéricas en el documento que el PSOE ha elaborado como "base" para las negociaciones con Podemos. Los socialistas proponen "seguir avanzando en el impulso del autogobierno, compatible con la igualdad y la solidaridad en el marco de la Constitución y los Estatutos de autonomía". En resumen, "una España autonómica en una España federal".

El recelo de los socialistas se fundamenta en la defensa de Podemos de un referéndum de autodeterminación en Cataluña. Podemos insiste en que en un Gobierno de coalición no mantendría las mismas posiciones del pasado. Narbona ha puesto como ejemplo las posturas diferentes de PSOE y Podemos en la Mesa del Congreso respecto a la suspensión de los cuatro diputados independentistas que se encuentran en prisión a la espera de la sentencia del procès. Los socialistas votaron a favor junto a PP y Ciudadanos. Los dos representantes de Podemos en contra. 

El documento elaborado por el partido en el Gobierno lleva por título Propuesta abierta de cooperación para un gobierno social, feminista, ecologista, europeísta y progresista. Su extensión es de 38 folios. El PSOE ha reaccionado con esta propuesta de contenidos tras conocer la predisposición de Podemos a comprometerse por escrito a respetar la estrategia que Sánchez fije en la gestión de la crisis en Cataluña y también en la política exterior. El PSOE mantiene que eliminará "los aspectos más lesivos" de la reforma laboral. También reitera el compromiso de un nuevo Estatuto de los Trabajadores y el blindaje constitucional de las pensiones. Podemos exige la derogación de las dos últimas reformas laborales, aprobadas por los Ejecutivos de José Luis Rodríguez Zapatero y de Mariano Rajoy. E insiste en blindar en la Constitución la sostenibilidad del sistema nacional público de pensiones. Tampoco se renuncia a exhumar a Francisco Franco del Valle de los Caídos "y resignificar este espacio público". Esta última promesa del Gobierno del PSOE cumple este mes un año de retraso.

"Necesitamos la cooperación de otras fuerzas políticas con las que coincidimos en aspectos cruciales sobre las medidas a adoptar", reconoce el documento en su introducción. Una colaboración que los socialistas insisten en acordar sin ceder puestos en el Consejo de Ministros. La ejecutiva del PSOE también ha dado luz verde a la creación de un grupo de negociación con Podemos encabezado por Adriana Lastra, vicesecretaria del PSOE, en el que también participarán María Jesús Montero, ministra de Hacienda en funciones, Mari Luz Seijo Martínez, responsable de Educación del partido, y Paco Salazar, secretario de Acción Electoral.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >