Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las pesquisas por un incendio forestal en Galicia derivan en una investigación por homicidio

La Guardia Civil detiene a tres personas por la muerte de un hombre de 59 años cuyo cadáver apareció carbonizado hace dos meses

Uno de los incendios declarados en Galicia cuando se halló el cadáver. Ver fotogalería
Uno de los incendios declarados en Galicia cuando se halló el cadáver.

Fue un agente forestal el que el pasado 27 de marzo encontró el cadáver carbonizado de Julio Lea Casal en un área del municipio gallego de Toques (A Coruña) donde se había originado un incendio. El cuerpo, tirado junto a un coche, estaba irreconocible. Por aquellos días, con la primavera recién iniciada y el calor y el viento apretando, eran varios los fuegos que asolaban Galicia. Así que las pesquisas se iniciaron para averiguar si el hombre se había visto atrapado por las llamas. Dos meses después, sin embargo, lo que se creyó una muerte accidental se investiga ya como un presunto homicidio.

La Guardia Civil ha detenido a tres personas presuntamente relacionadas con el fallecimiento de este vecino de 59 años de la parroquia de Nogueira, en Sobrado dos Monxes (A Coruña). En el marco de la bautizada como Operación Sobralea, los arrestos han corrido a cargo del Equipo de Personas de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Comandancia de la Guardia Civil de A Coruña. La investigación está en manos del juzgado de instrucción de Arzúa y se encuentra bajo secreto de sumario.

La extraña muerte de Julio Lea mantiene en vilo a los vecinos de Sobrado, un municipio que no llega a los 2.000 habitantes. La víctima se dedicaba a la limpieza forestal y a la jardinería, aunque desde hace un tiempo solo hacía trabajos puntuales, según cuenta por teléfono una trabajadora de un local de hostelería del pueblo que lo trataba y que muestra su sorpresa por el violento final de un hombre que, subraya, llevaba una "vida ordenada".

El fuego que carbonizó el cuerpo de Julio Lea se declaró pasadas las 22.00 horas en la parroquia de A Capela de Toques y a las 7.20 del día siguiente la Consellería de Medio Rural lo dio por extinguido. Las llamas afectaron a 35 hectáreas. Según las primeras indagaciones, el coche había explotado simultáneamente al inicio del incendio. A la espera de las pruebas de ADN, los agentes descubrieron la identidad del propietario del vehículo, que resultó ser la de Julio Lea Casal, un hombre que llevaba días desaparecido.

El análisis de ADN confirmó que el cadáver hallado junto al vehículo correspondía al dueño del coche y las pesquisas hallaron además en el cuerpo de Julio Lea indicios de muerte violenta. La investigación para esclarecer el homicidio de este vecino de Sobrado está ahora en manos de la titular del juzgado de Arzúa.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información