Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Esplendor y límites de Compromís

La victoria de Ribó en Valencia contrasta con el estancamiento de la coalición en el gran mes electoral

Oltra, a la izquierda, y Ribó, en el centro, en la sede de Compromís, el 27 de mayo. En vídeo, el candidato de Compromís a la alcaldía celebrando los resultados electorales. EFE

Compromís cerró el ciclo electoral la noche del 26 de mayo con la fiesta por el triunfo de su candidato en la ciudad de Valencia, Joan Ribó, que creció en votos, porcentaje, sumó un concejal y revalidó el cargo de alcalde, a falta de cerrar un acuerdo con los socialistas que todo el mundo da por hecho. La coalición integrada por tres partidos con perfiles propios —Iniciativa, ecosocialista; Bloc, nacionalista, y VerdsEquo, ecologista— también salió del gran mes electoral manteniendo su condición de socio principal de los socialistas en el futuro gobierno en la Generalitat. Pero se quedó con un solo diputado en el Congreso, perdió a su único representante en la Eurocámara, vio reducirse moderadamente sus apoyos en los cuatro comicios mientras crecían los del PSOE, y las urnas pusieron de manifiesto su limitación territorial dentro de la Comunidad Valenciana.

En la provincia de Valencia Compromís obtuvo en torno al 20% de los votos tanto en las autonómicas como en las locales. Un porcentaje que fue la mitad en Alicante y solo un poco mayor en Castellón, dos provincias que suman casi la mitad de la población de la Comunidad Valenciana. En total, la coalición que lidera Mónica Oltra logró el 16% de los votos en las autonómicas, el 14% en las locales, el 8% en las europeas —a las que concurría encabezando una candidatura junto a Nueva Canarias, En Marea, Més per Mallorca y otros—, y el 6% en las generales.

La primera explicación de la divergencia territorial que señalan los analistas no es nueva y tiene que ver con la composición social y cultural de la Comunidad Valenciana. La formación que ha hecho de la defensa del valenciano y de los intereses de la Comunidad Valenciana una de sus señas de identidad logra mejores resultados en las comarcas valencianohablantes que en aquellas donde la lengua nunca se ha hablado o su uso se ha reducido al mínimo. La principal contestación al modelo inicial de plurilingüismo para las escuelas diseñado por la Consejería de Educación, dirigida por Compromís, se produjo por ejemplo en Alicante. En paralelo, recibe más apoyo allí donde la identificación con lo valenciano es intensa que donde es débil, como en el sur de Alicante, señala el politólogo y periodista Carles Torrijos.

El PSPV-PSOE, gran triunfador del ciclo electoral en la Comunidad Valenciana con pocas excepciones, como las municipales en Valencia, es mucho más transversal en el terreno de las sensibilidades, añade el politólogo Álex Comes.

Estructuras heredadas

El portavoz de Compromís en las Cortes Valencianas, Fran Ferri, afirma que las estructuras de la coalición en las comarcas castellanohablantes es menor porque ya lo eran las del Bloc, que ha heredado. Pero opina que en los resultados electorales han influido más los conflictos mal gestionados en ciertos municipios y, sobre todo, el auge socialista en toda España. "¿Qué ha pasado con las fuerzas que podrían compararse con Compromís en otras partes, como En Marea, la Chunta o Unidas Podemos? Se han hundido, mientras nosotros nos hemos mantenido", dice.

Manuel Alcaraz, consejero en funciones de Transparencia, atribuye el estancamiento electoral a que el traje ligero que benefició a la formación hace cuatro años se le ha quedado pequeño. "Seguimos con una estructura light y unos liderazgos muy personalizados. Con responsabilidades poco definidas y un recurso a las redes que a veces trata de suplir lo que nos falta, que es estructura de partido que trabaja todos los días".

Alcaraz, que volverá a su plaza de profesor de Constitucional en la Universidad de Alicante cuando se forme el nuevo Consell de la Generalitat, también advierte que Compromís acusa la falta de "un modelo de Estado y de Europa" y que sin eso "es difícil concurrir a unas elecciones generales o europeas". "¿Qué modelo de España queremos? ¿Una relación bilateral? Para eso hace falta tener un gobierno y un partido hegemónico como el PNV. ¿O un modelo federal o federalizante? Entonces hay que defenderlo. Y con Europa pasa lo mismo. Hablamos de una Europa bonita, de la Europa de los pueblos... Pero nos encontramos en la Europa de Salvini, Le Pen, Orban... Y eso de ser los últimos boy scouts a veces nos es muy rentable, y otras no".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información