Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ciudadanos rechaza tripartitos con Vox y se niega a negociar con la extrema derecha

El 'número dos' de Rivera ve muy difícil un acuerdo con Ángel Gabilondo en Madrid porque es un "representante del sanchismo"

El secretario general de Cs, José Manuel Villegas, durante la rueda de prensa del martes. En vídeo, empiezan las negociaciones políticas para formar Ayuntamientos y comunidades.

Ciudadanos tiene una posición de fuerza en la negociación de pactos territoriales por su papel de bisagra, así que hace valer sus condiciones. El partido ha definido ya, de entrada, que su preferencia para llegar a acuerdos es el PP, pero no se cierra a pactos con el PSOE, aunque exige duras condiciones a los socialistas. El papel de la extrema derecha en los pactos en los que participe la formación liberal era otra de las claves que aún no estaba clara, por la posición algo titubeante del partido en los últimos tiempos, pero el secretario general de Ciudadanos ha marcado este jueves una línea roja nítida: no formarán tripartitos con Vox. Tampoco tienen intención de sentarse a negociar con la extrema derecha, a la que en Europa se trata con un cordón sanitario.

El hombre fuerte de Albert Rivera ha sido clarísimo esta mañana en TVE en despejar esa posibilidad: "Ciudadanos no tiene en su mente ni en su horizonte acuerdos tripartitos", ha aclarado José Manuel Villegas. "No vamos a estar compartiendo tripartitos. Vamos a gobiernos de coalición", ha apostillado el secretario general de Ciudadanos a la pregunta de si podrían compartir acuerdo de gobierno con Vox.

El modelo es el andaluz. Ciudadanos pretende que en el caso de pactos a la derecha sea posible volver a una solución como la que lograron en Andalucía: un Gobierno de coalición entre el PP y Ciudadanos, que sostiene Vox, pero en el que su partido no ha firmado ningún acuerdo con la extrema derecha. Sí lo firmó el PP con Vox, pero Ciudadanos pudo defender que no le unía ningún compromiso con la ultraderecha. Ese fue el argumento que esgrimió el partido con sus aliados liberales en Europa y con el partido de Emmanuel Macron, a los que inquietaban los posibles acuerdos con una formación que se homologa en el resto de la UE con otros nacionalpopulismos con los que no se pacta.

Ciudadanos también pretende evitar cualquier negociación con Vox sobre acuerdos de gobierno. "No nos vamos a sentar a negociar con Vox acuerdos de gobierno. Ni entradas en el Gobierno ni pactos de gobierno", ha avanzado Villegas. "Nuestro proyecto está muy alejado de las propuestas de Vox, no vamos a negociar un acuerdo en ese sentido. La norma general será llegar a acuerdos con el PP". El número dos de Rivera no se ha referido a pactos de otro tipo, como de investidura.

Albert Rivera ha dado la instrucción a los suyos de buscar el modelo andaluz, aunque ahora Vox no parece estar por la labor. Ayer, su líder, Santiago Abascal, exigió que los partidos que quieran un acuerdo con ellos se sienten a negociar. El plan de Ciudadanos es hacer caso omiso y poner a Vox en la tesitura de tener que tumbar un acuerdo de derechas entre el PP y ellos, con el consiguiente coste por dejar entonces que gobierne la izquierda o que se repitan elecciones. Ciudadanos es llave en comunidades como Madrid, Aragón, Castilla y León y Murcia. Se necesita el concurso de Vox en pactos a la derecha en todas salvo en Castilla y León.

Ciudadanos ha evolucionado hacia una posición más firme con la extrema derecha. Cuando Vox irrumpió en la escena política española tuvo dificultades para posicionarse, porque pronto detectaron en la cúpula una fuga de sus votantes más exaltados con la cuestión nacional hacia el partido de Santiago Abascal. Albert Rivera no quiso calificarlos como extrema derecha, compartió con ellos la manifestación de Colón para pedir un adelanto electoral a Pedro Sánchez y en campaña para las generales evitó descartarlos para pactos. En una entrevista en EL PAÍS, el líder de Ciudadanos eludió fijar como línea roja un Gobierno junto a Vox, aunque aseguró que "prefería" no hacerlo. Ahora, sin la presión electoral, el partido se sitúa en una posición más clara alejada de Vox.

Villegas va a pilotar las negociaciones a izquierda y derecha, y ya ha tenido el primer contacto con los socialistas, en una conversación telefónica con José Luis Ábalos, secretario de Organización del PSOE. El número dos de Ciudadanos enfría mucho la posibilidad de que entre esos posibles pactos con los socialistas esté la Comunidad de Madrid, en un cambio de cromos con el Ayuntamiento de la capital para hacer a Begoña Villacís alcaldesa. Villegas ha aclarado que conciben las negociaciones sobre Comunidad y Ayuntamiento como "independientes" y que en todo caso Ángel Gabilondo, candidato del PSOE en la Comunidad, no es el perfil idóneo para un acuerdo con Ciudadanos porque es un "representante del sanchismo y eso dificulta mucho esa posibilidad". Además, el partido va a poner encima de la mesa un acuerdo programático que contemple "cláusulas de moderación fiscal y de bajadas de impuestos", algo que choca con el programa del PSOE, que quiere subir los tributos a las grandes fortunas.

El secretario general de Ciudadanos ha contestado también a su candidato a la alcaldía de Barcelona, Manuel Valls, con el que el partido se ha enfrentado por su oferta lanzada ayer de apoyar a Ada Colau para que el Ayuntamiento de la capital catalana no acabe en manos del independentismo. Villegas ha recordado a Valls que Colau es "la muleta del independentismo" y aboga por "ver qué hacen los que sí tienen opciones de gobernar Barcelona". "No hemos sacado el resultado que esperábamos en Barcelona", ha deslizado como reproche al ex primer ministro francés.


Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información