Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Albert Rivera: “Prefiero un Gobierno sin Vox”

El candidato de Cs insiste que no pactará con el PSOE, pero se muestra menos contundente sobre la posibilidad de entrar en un Ejecutivo con el partido de Abascal

Albert Rivera, el pasado viernes en la sede de EL PAÍS.

Albert Rivera (Barcelona, 39 años) habla en todo momento con la confianza de poder liderar el bloque de derechas, a pesar de que los sondeos apuntan a que debería mirar más por el espejo retrovisor. “Las dos últimas encuestas que hemos visto, Cataluña y Andalucía, son muy buenas. No son encuestas, son votos”, recuerda el candidato de Ciudadanos. Y repite con mucha claridad un no y un medio sí. El no es a pactar con los socialistas; el medio sí, porque no es un no, es a que Vox entre en un hipotético acuerdo de Gobierno con ellos y el PP: “Yo prefiero que no”. Estamos en vísperas de los debates.

Pregunta. ¿No es anómalo que se celebren dos debates electorales con los mismos protagonistas en 24 horas?

Respuesta. Creo que es sano que haya debates. Al final ha sido un despropósito lo que ha hecho Sánchez. Primero dijo que sí, luego que solo a uno, luego ha enfadado a los trabajadores de la televisión pública y, al final, hay dos debates, que esto está bien, pero lo que no está tan bien es que sea un día y el siguiente. Tendría que haber sido en otra semana, pero en todo caso, bienvenido el debate.

P. El espacio de centroderecha llega muy fragmentado a las elecciones y hay mucho votante indeciso. ¿Cómo explica usted a ese votante lo que le diferencia del PP y de Vox?

R. Bueno, mi objetivo no es diferenciarme del PP, o de Vox o del PSOE, mi objetivo es tener un proyecto de país, que es lo que no tienen el PP y el PSOE. España ha agotado el bipartidismo después de cuarenta años. La situación ha cambiado y el esquema ya no es una batalla entre izquierda y derecha, es sí al futuro o no al futuro, sí a España o no a España. Son debates mucho más transversales. Dentro de ese proyecto, yo soy partidario de un partido liberal y no uno conservador. De que un partido nuevo, y no viejo, encabece el Gobierno.

P. ¿Cómo conjura la idea del voto útil que Pablo Casado utiliza en su campaña?

R. Casado cree que estamos en los años ochenta para todo, para la ley del aborto, para los debates de dos partidos en vez de cuatro, y también para el mal llamado voto útil. Señor Casado, estamos en 2019, hay más partidos, la gente vota lo que le apetece, y dentro de eso habrá que llegar a acuerdos. Yo le he tendido la mano al señor Casado en una decena de ocasiones y no ha respondido todavía. La pregunta es: ¿quién lidera el cambio, un partido liberal o un partido conservador? ¿Seré yo presidente o será Casado?

P. ¿Cómo hemos llegado a esta situación que hace un año era impensable? Ustedes encabezaban las encuestas, el PP se derrumbaba por la corrupción, Vox era prácticamente invisible. ¿Tienen alguna autocrítica que hacerse?

R. Mire, yo no presenté una moción de censura, ni me han condenado por la Gürtel, como a Rajoy. El PP no quiso convocar elecciones, perdió el Gobierno y Sánchez prefirió un Gobierno con los independentistas antes que convocar elecciones, así que esta situación la ha provocado el bipartidismo. Y nosotros, que somos un partido nuevo, hoy estamos peleando por encabezar un Gobierno. A partir de eso, las encuestas son encuestas. Pero las dos últimas encuestas que hemos visto, Cataluña y Andalucía, son muy buenas. No son encuestas, son votos.

P. En este espacio tan fragmentado la gobernabilidad es un asunto clave. ¿Si está en su mano garantizar la estabilidad del país, hará lo posible por evitar un bloqueo como el de 2016?

R. Sí, yo voy a intentar formar Gobierno. Voy a tratar de formar una mayoría política, pero si la mayoría apoya y legitima a Sánchez y a sus socios separatistas y de Podemos, gobernarán ellos; si Ciudadanos gana un escaño más para liderar y encabezar un Gobierno, lo haremos.

P. El semanario liberal The Economist ha pedido el voto para el PSOE para evitar una parálisis.

R. Pues que se presente The Economist a las elecciones. Lo respeto profundamente, pero no lo comparto. Creo que Sánchez hoy en día es un obstáculo para el diálogo, para el acuerdo entre los constitucionalistas.

P. ¿Sigue sosteniendo que el líder del PSOE no es un constitucionalista?

R. Es un líder que pacta con Torra, con Rufián y con Puigdemont, y un constitucionalista nunca se pondría en manos de esa gente. Un líder constitucionalista nunca aceptaría un indulto a quien ha intentado romper tu Constitución y tu democracia, que es lo que está planteando el señor Iceta, la señora Cunillera y el partido del señor Sánchez.

P. Algunos ejemplos que pone, como el de los indultos, no dejan de ser hipótesis no comprobadas. ¿No cree que no le hace ningún favor hacer ese tipo de exageraciones?

R. A mí me encantaría que el señor Iceta no hubiese dicho lo que dijo. El señor Sánchez lleva la palabra indulto en la frente. Me encantaría que fuera ciencia ficción, pero es que es verdad, y por eso me parece muy grave.

P. El escenario más realista, según las encuestas, es que el PSOE y Ciudadanos sumen mayoría absoluta. ¿Estaría dispuesto a que avancen hacia el poder otras alternativas, como los partidos nacionalistas, independentistas o de izquierda? ¿Y cómo explicaría esa decisión, sabiendo que hay muchos votantes de su partido, socialistas, e incluso en sectores económicos, que les prefieren a ustedes como socios de Gobierno?

R. Los poderes económicos, que se presenten a las elecciones. Lo que me gustaría es que todo el mundo explicara qué quiere y cuántos escaños tiene para hacerlo. Los escaños de Ciudadanos irán para echar a Sánchez del Gobierno y hacer un Gobierno alternativo. Más claro no lo puedo decir. Y me parece muy bien que haya editoriales, poderes fácticos y económicos, pero esos no se presentan a las elecciones, son los españoles los que deciden. Y como van a decidir los españoles, esto lo entiende un niño de cinco años: o gobierna Sánchez con sus actuales socios, Podemos y los separatistas, o un Gobierno encabezado por un partido liberal.

P. ¿Mantendrá esa negativa a pactar con el PSOE incluso ante un escenario de repetición electoral?

R. No hará falta repetir elecciones, porque Sánchez va a formar Gobierno si puede pactar con los separatistas y Podemos, no le quepa ninguna duda. Pero en Andalucía no había ni una sola encuesta, ni una que se publicara, que dijera que iba a haber cambio.

P. ¿Escuchará, estará dispuesto a ser flexible si hay una presión interna en el partido para reconsiderar el veto al PSOE?

R. El partido ha decidido por unanimidad de la ejecutiva nacional formar un Gobierno constitucionalista, y en este caso no puede apoyar a Sánchez. Más claro, agua. Pero en mi partido siempre ha habido debates: yo abro debates, discutimos, votamos y vamos todos a una.

P. ¿Si se diera la circunstancia de que Vox sumara más escaños que Ciudadanos, usted estaría dispuesto a entrar a un Gobierno en esas condiciones?

R. Ni me lo planteo. Vox es un partido que no está en las instituciones todavía, ni en el Congreso. Yo sé cómo es la ley electoral, es complicada si estás por debajo de ciertos umbrales. No hay ninguna encuesta interna ni externa que apunte a eso. Lo que tengo claro es que si ese Gobierno lo encabeza Ciudadanos, tendrá las mochilas limpias, y si lo va a hacer el PP, va a costar más avanzar.

P. ¿Es una línea roja para usted que Vox no forme parte de ese Gobierno, o estaría dispuesto a que se incorporara?

R. Yo prefiero que no se incorpore, porque quiero un Gobierno serio, no uno con ministros proponiendo que se legalicen las pistolas, que me parece una locura. Y yo quiero un Gobierno que respete las libertades civiles y avance en los derechos de los LGTBI o de las familias de gestación subrogada. Ahora bien, ¿Que Vox entra en el Parlamento y tiene que decidir la investidura? Esa pregunta se la tienen que formular a ellos.

P. Lo prefiere, pero ¿es una línea roja?

R. La palabra línea roja… Quiero eso, eso es lo que voy a hacer. Vox tendrá que escoger, decidir si quiere a Sánchez de presidente o si quiere un Gobierno de Ciudadanos y PP.

P. ¿Pero se niega o no a compartir Gobierno con Vox?

R. Ya he dicho que prefiero que no.

P. Ciudadanos se ha reivindicado como un partido que lucha por la regeneración y la corrupción. ¿Es el PP un partido limpio como para que gobiernen en coalición con ellos?

R. No, ni el PP está limpio, que tiene casi 50 casos por resolver en los tribunales, ni el PSOE, que tiene los ERE encima la mesa. Pero mi pregunta es: si no tengo mayoría absoluta y el PSOE y el PP tienen casos por resolver, ¿qué hacemos? Ojalá tuviéramos socios en el PSOE, en el PP o partidos constitucionalistas más limpios, ¿no?

P. En las primarias de Castilla y León tuvieron problemas [con un presunto pucherazo]. ¿No perdieron una oportunidad de mostrar más transparencia? ¿Quién fue el responsable de aquello?

R. En el 99% de lugares donde se celebraron primarias no ha habido problemas. En Castilla y León un candidato reclamó y se le dio la razón. Lo hemos asumido públicamente.

P. ¿Pero quién fue el responsable?

R. Hubo un error en ese recuento y lo ha dicho el Comité de Garantías, que lo asume.

P. ¿Y el responsable de ese error en el recuento quién fue?

R. Pues el proceso se hizo internamente, yo no estoy aquí para buscar culpables.

P. ¿No quiere saber quién lo hizo?

R. Por medio hay derechos también de los votantes y de gente que participa. Esos son derechos de protección de datos que yo no puedo ni saber ni dar.

P. Usted hace bandera de no hablar con los independentistas. ¿Es posible una solución sin hablar con la mitad de la población en Cataluña?

R. No, yo hago bandera de no hablar con los golpistas, no con los separatistas. Tengo amigos y conocidos independentistas con los que soy cordial y educado, hasta que se saltan la ley, atropellan nuestro país, o incluso nos insultan. En este país no se juzgan ideas, se juzgan delitos. Claro que hay que recobrar puentes, pero lo primero para eso es volver a la democracia, volver al respeto a la Constitución.

P. ¿Está usted de acuerdo con lo que ha manifestado Cayetana Álvarez de Toledo sobre el consentimiento en las relaciones sexuales?

R. Eso que lo defienda esa señora.

P. ¿Y cuál es su posición en el debate sobre el consentimiento en las relaciones sexuales?

R. Yo no lo he planteado, lo que digan los jueces con la legislación actual.

P. ¿Cómo ve una campaña donde todos los candidatos son hombres? ¿Por qué cree que España está tan desfasada en este ámbito, cuando incluso países más conservadores, como Estados Unidos, han tenido una candidata como Hillary Clinton?

R. Bueno, yo no creo que el problema sea si es un hombre o una mujer. La buena noticia es que hemos conseguido que la media sea un 40% en todas las listas electorales, incluso con primarias. Eso quiere decir que hemos avanzado mucho. ¿Que queda mucho? Sin duda, el feminismo está vigente, es necesario, es porque queda mucho por hacer.

P. ¿Y vería a Inés Arrimadas como una posible candidata a la presidencia del Gobierno en el futuro?

R. Ya lo es, es una magnífica candidata. Yo lo he dicho.

P. ¿A la presidencia del Gobierno?

R. Bueno, eso lo decidirán los militantes, claro. Pero para mí es la mejor mujer política que hoy hay, sin duda.

P. Ustedes han criticado los decretos sociales del Gobierno por el déficit, pero suprimir el impuesto de sucesiones y donaciones, como proponen, sería prescindir de más 2.000 millones de euros, mientras el coste de los decretos es de 920 millones de euros.

R. Ya, bueno, pero ese dinero no se va a las cloacas, se queda en el bolsillo de los ciudadanos, que es donde mejor está. No veo problema a que una familia que ha hecho un esfuerzo, que ha ahorrado, que ha comprado una vivienda, una inversión, se lo deje a su hijo.

P. ¿Qué hará con el salario mínimo?

R. No lo vamos a tocar, pero no lo vamos a subir otro 22% porque no se puede.

P. ¿Cuál es su solución a corto plazo para la sostenibilidad del sistema de pensiones? Suele citar la natalidad, pero los niños que nazcan hoy entrarían en el mercado laboral a partir de 2040, y la generación del baby boom se empieza a jubilar dentro de tres años.

R. Bueno, efectivamente, la batalla de las pensiones dignas hay que darlas en el corto y en el largo. En el corto, una medida es el mercado laboral. Tenemos un mercado obsoleto, precario. ¿Qué proponemos? Un mercado estable, que no nos conformemos con un 14, un 15% de paro. Un mercado competitivo, moderno, que luche contra la precariedad y, a la vez, lo haga flexible para que las empresas contraten.

P. Usted se mira en el espejo de Emmanuel Macron. El partido del presidente francés ha expresado la voluntad de también llegar a acuerdos con el PSOE ante las elecciones europeas.

R. Bueno, a mí no me consta. Lo que me consta es que Macron quiere plantear una serie de principios europeos que compartimos. Estoy convencido de que vamos a ir juntos y vamos a estar juntos en el Parlamento Europeo. A partir de ahí, yo también soy partidario de que en Europa haya un gran acuerdo para evitar que los nacionalistas marquen la pauta.

 

Especial | La entrevista en vídeo

Albert Rivera: “Prefiero un Gobierno sin Vox”
Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >