Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“¡Queremos a Abel Caballero de alcalde hasta que cumpla los 100!”

El exministro socialista conquista el 67,7% de los votos y pulveriza el resultado de su mayoría absoluta de 2015

El alcalde y candidato a la reelección, Abel Caballero (PSOE), celebra la victoria en las elecciones municipales a la alcaldía de Vigorn
El alcalde y candidato a la reelección, Abel Caballero (PSOE), celebra la victoria en las elecciones municipales a la alcaldía de Vigo

"Si me dejáis voy a terminar esta intervención como a mí me gusta hacerlo: ¡Viva Vigo! ¡Viva Vigo! ¡Viva Vigo!". Abel Caballero ha anunciado a todos que se ha convertido este domingo en "el alcalde de gran ciudad más votado en la historia de la democracia española". "Estoy emocionado", ha reconocido ante los votantes socialistas que aguardaban su aparición, al filo de la medianoche: "Pulverizamos el mejor resultado, que hasta ahora había sido Murcia, con el 61%", ha asegurado. "Tengo que expresar mi inmenso, infinito, agradecimiento a esta ciudad".

El exministro y candidato socialista, alcalde desde 2007, se había presentado en el Hotel Bahía a las diez y cuarto, pero se refugió en una planta superior con su esposa, Cristina Alonso, y su mano derecha, la presidenta de la Diputación de Pontevedra, Carmela Silva. "Hablaré a su debido tiempo, dentro de un ratito", ha anunciado a su llegada a la prensa antes de esfumarse tras la puerta corrediza del ascensor. Y cuando ha vuelto a aparecer estaban ya escrutadas el 98,1% de las papeletas, y hacía horas que el hemiciclo consistorial se había quedado inamovible en los 20 ediles para el PSOE, cuatro para el PP, dos para la Marea de Vigo y uno más, el último, para el Bloque Nacionalista Galego. En 2015, Caballero consiguió 17, los populares, siete, y Marea, tres.

Así que cuando al fin apareció de nuevo, con "más de 100.000 votos" en el bolsillo, Caballero se abrió paso entre la multitud que lo aclamaba haciendo la señal de la victoria. "¿Sabéis quién ganó hoy? ¡Hoy ganó Vigo!", ha festejado al llegar al escenario. Y ha reivindicado su "modelo de política local", "el modelo de caminar al lado del ciudadano", en "perenne diálogo con las mujeres y los hombres ... que deberían adoptar en otras ciudades".

"La ciudad ha depositado en nosotros una confianza ilimitada y nosotros vamos a responder", ha prometido solemne entre aplausos. "Mañana reanudamos tarea, pero por un día entraremos una hora más tarde, en vez de a las ocho, a las nueve", ha continuado. "En los últimos 12 años no tuve ni un solo día de vacaciones, y se lo agradezco mucho a Cristina", dijo mirando a su esposa. "Vamos a seguir poniendo a Vigo en Europa y nos vamos a sentir orgullosos de ser de Vigo".

De eso precisamente, de cómo Vigo, la ciudad más poblada de Galicia y con más sentimiento de "maltratada" y "olvidada", "no existía" para el resto de España hasta que Abel Caballero empezó a protagonizar vídeos virales, hablaba un grupo de hombres con el cartel de interventor aún colgando del cuello, poco antes de entrar en el salón de la fiesta socialista el alcalde. "¿Que por qué arrasa? Pues porque es un crack, ¡un auténtico fenómeno de la naturaleza!", analizaban la situación Matilde, Amada, Pilar y Fini, cuatro afiliadas que guardaron sitio a pie de estrado, en primera fila, durante más de dos horas en la abarrotada sala del Bahía, esperando el momento en que saliese Caballero a celebrar su demoledora victoria. Mientras tanto, seguían el recuento en la tele y celebraban cada territorio reconquistado por el PSOE. "¡Guapo, guapo!", clamaba alguna de ellas cuando aparecía la cara de Josep Borrell en la pantalla de la Televisión de Galicia. 

Pero el gran héroe del día, para ellas, era otro: su "espectacular" candidato local. "Abel tiene 72 años, lleva de alcalde 12, y queremos que gobierne la ciudad hasta los 100, ¡quién lo verá, recorriendo las calles a toda mecha con andador, haciéndose selfies con todo el mundo!", se reían. "Atiende a los niños y a los mayores, ¡y siempre es tan pedagógico!", desgranaban el secreto de su éxito.

"Si le pides un banco, va y te lo pone, es cercano como un alcalde de pueblo, pero en una ciudad", aseguraba Matilde Lago, una jubilada de 78 años que tiene cada cierto tiempo una importante encomienda del regidor socialista: organizar el ya célebre Café con el alcalde, una cita con mujeres de toda condición y color político donde Caballero va anotando en un papel todas las sugerencias y peticiones que le formulan. La última cita, el pasado 15 de mayo, reunió en un hotel de la ciudad a 215 viguesas, incluidas "señoras del PP de toda la vida".

Consulte aquí todos los resultados de las elecciones

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información