Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los reclusos usan su paso por las Cortes para hacer campaña

Los parlamentarios separatistas presos se registran y recogen sus actas en las Cortes. Custodiados por la policía, no han tenido contacto con los medios pero han distribuido imágenes y declaraciones en las redes sociales

En foto: Oriol Junqueras tras recoger su acta en la Cámara Baja. En vídeo: declaraciones de Oriol Junqueral, líder de ERC. VÍDEO: EUROPA PRESS

Los cuatro diputados independentistas presos y el senador en esa situación usaron este lunes la plataforma de su acreditación institucional en las Cortes, permitida por el Tribunal Supremo, para aventar consignas en favor del separatismo catalán. Oriol Junqueras (ERC) grabó un vídeo en el que pidió el voto para “llevar el país a la libertad”. Josep Rull, de Junts per Catalunya, atacó por la misma vía al Estado español por querer reprimir la “causa por la libertad”. El Congreso permitió con mucha flexibilidad que compañeros de sus grupos hicieran los vídeos y los difundieran.

Poco después de las diez de la mañana de ayer llegaron a la Cámara baja los cuatro diputados electos independentistas que se encuentran en prisión preventiva por presuntos delitos de rebelión y malversación de fondos: Oriol Junqueras (ERC), Jordi Sànchez, Josep Rull y Jordi Turull (Junts per Catalunya). Accedieron, en un furgón de la Guardia Civil escoltado, directamente al garaje del Congreso, a través de un acceso discreto que comunica con un parking cercano. Esa imagen no pudo ser grabada por los medios. El Congreso fue blindado por un dispositivo especial de la Policía Nacional.

Los parlamentarios han estado en todo momento custodiados dentro del Congreso por componentes de la Policía Nacional, que además ha establecido un importante dispositivo tanto en el interior como en el exterior de la Cámara. El auto del Tribunal Supremo, que se hizo llegar a la Cámara el viernes y en el que se les autorizaba a acudir personalmente a las Cortes para acreditarse, rellenar las preceptivas declaraciones económicas y de actividades y hacerse la foto de rigor, ya alertaba de que debían estar vigilados en todo momento. Y reclamaba a las Mesas que dirigen ambas Cámaras que esos trámites se resolviesen "sin dilación para que sean reintegrados al centro penitenciario a la mayor brevedad posible". También indicaba que no podrían mantener ni reuniones de trabajo con sus grupos ni encuentros o contactos con los medios de comunicación. Y poco más.

Uno de los abogados de los diputados procesados, el exparlamentario de CiU Francesc Homs, presentó incluso un escrito a la Mesa del Congreso aún en funciones para que una vez en el recinto se les dejase celebrar esas reuniones con sus compañeros de partido. La Mesa lo rechazó con los votos de PP, PSOE y Ciudadanos y el apoyo solo de Unidas Podemos.

Los portavoces oficiales de ERC y Junts per Catalunya en el Congreso solicitaron a su vez a la hasta hoy presidenta en funciones, Ana Pastor, que les permitiese acompañarles cuando llegasen a la Cámara en la culminación de sus trámites. Pastor no vio inconveniente a esa concesión. Esa flexibilidad, que los propios servicios de funcionarios del Congreso interpretaron de una manera muy laxa, fue la que llevó a que diputados de ERC como Gabriel Rufián, y otros de Junts per Catalunya y hasta de Bildu, permanecieran en el pasillo que hace de antesala al registro del Congreso hasta que los diputados presos llegaron, ya escoltados por policías de paisano pero sin esposas. Los tres parlamentarios de Junts per Catalunya llevaban en sus solapas lazos o pins amarillos. Junqueras, no. Pasaron junto a las decenas de cámaras, fotógrafos y periodistas acreditados pero ni se acercaron ni respondieron a nada. Igual actuaron a la salida.

Dentro de la sala del registro del Congreso estuvieron en total unos 70 minutos cumplimentando los trámites que otros diputados suelen completar en menos de media hora. El ambiente fue en todo momento cordial, según fuentes presentes. Allí mismo se hicieron la foto oficial, que normalmente se realiza en otra zona de la Cámara. Fue en esos minutos, mientras aportaban sus datos al formulario, cuando los diputados aprovecharon para hacerse vídeos reivindicativos. Nadie se lo impidió. Los servicios del Congreso les han facilitado la cartera y los materiales tecnológicos que se dan a todos los parlamentarios, pero los diputados presos se los han tenido que dar a sus compañeros para que los custodien mientras sigan en la cárcel.

Junqueras se mostró en uno de ellos “orgulloso” y “privilegiado” de representar a un grupo ahora con 15 diputados y remachó sobre los próximos comicios locales, autonómicos y europeos del 26-M: “Hay que ganar el domingo y llevar el país a la libertad”.

“El mandato del 1-O”

En su mensaje, Jordi Turull insistió, haciendo referencia al referéndum ilegal de independencia: “Orgulloso de ser la voz de los ciudadanos de Lleida, el Pirineo y Arán y de defender el mandato del 1 de octubre. Unidad, transversalidad y determinación”. Josep Rull, por su parte, agregó: “Garantizaremos el mandato del #1O, y estaremos al lado de la gente de nuestros pueblos y ciudades”.

Alguno de esos diputados coincidió en la mesa codo con codo, mientras escribían los documentos oficiales, con el exministro de Justicia del PP, Rafael Catalá, con el que se cruzaron solo un saludo. Desde el Congreso se les suministro el kit con las carteras y el material tecnológico que se concede a cada diputado. Los electos presos se lo cedieron a sus compañeros en custodia porque no pueden llevarse esos objetos a la cárcel.

Esas grabaciones fueron inmediatamente difundidas a través de sus cuentas en las redes sociales y las de sus partidos. Fuentes del Supremo señalaron que no ven motivos para pedir explicaciones por ello, y que en todo caso sería la policía del Congreso la requerida para darlas, no los presos, informa Reyes Rincón. Fuentes de la Cámara baja, por su parte, han confirmado que no habían recibido ninguna queja del Supremo por esa motivo ni por ningún otro, aunque comentaron que el tribunal tampoco les había establecido exactamente qué podrían o no hacer los diputados presos durante su estancia en el recinto.

La nueva portavoz de Junts per Catalunya en el Congreso, Laura Borràs, ha incidido precisamente en ese aspecto del recorte de su libertad de movimientos en la Cámara tras acompañar durante toda su estancia a los diputados electos presos. A Borràs le ha parecido "lamentable" y "una vergüenza" que si los parlamentarios son electos con todos sus derechos intactos el Supremo no les haya permitido celebrar ni reuniones con el resto de su grupo ni intervenir en los medios y les haya obligado a retornar a la cárcel inmediatamente, a la espera de volver al Congreso para la sesión de constitución de las Cortes este martes.

Laura Borràs ha ejercido como su portavoz delegada y ha sido la que ha adelantado que los parlamentarios presos nacionalistas le han "reiterado su determinación intacta" de cumplir en el futuro con el mandato de los ciudadanos catalanes que les han votado. La portavoz neoconvergente ha destacado que sus compañeros presos le habían pedido que trasladase a la nueva Mesa de la Cámara baja, que se reunirá en la tarde de mañana tras el pleno de constitución de las Cortes, que desean seguir siendo diputados con todos sus derechos y que no quieren renunciar a nada. La portavoz nacionalista se mostró "convencida" de que la Mesa defenderá los derechos "de todos" los diputados.

La expectación en las Cortes ha sido enorme durante toda la mañana. Había decenas de cámaras, fotógrafos y periodistas en las dos rampas principales de acceso al garaje del Congreso y luego en los pasillos adyacentes a la sala del registro. Los reporteros gráficos han tenido que mantenerse a cierta distancia. Los periodistas no han podido preguntar nada. 

Se ha dado la coincidencia de que, mientras Junqueras y los otros tres diputados presos estaban en el interior del registro, rellenando formularios y grabando vídeos que luego distribuyeron desde sus cuentas en las redes sociales y de sus partidos, ha comenzado en la sala Constitucional del Congreso la última reunión de la Diputación Permanente de la anterior legislatura. Los diputados de los distintos partidos que forman parte de ese órgano tenían que atravesar un inusual despliegue de medios de comunicación pendientes de cualquier incidencia pero de la sala de enfrente, la del registro, donde aún permanecían los electos presos.

A escasos metros, en esa entrada de la Diputación Permanente, algunos partidos han aprovechado para manifestarse sobre las escenas insólitas que se estaban observando. Por parte de Vox, la diputada por Granada Macarena Olona, abogada del Estado, las consideró "un fracaso de la democracia y del Estado de derecho" y arremetió contra los partidos que no han hecho nada preventivamente en estos años para evitar esa situación porque entiende que podían haber impulsado reformas de las leyes de régimen electoral o de enjuiciamiento criminal para evitar que "cinco criminales y delincuentes" estén en las instituciones "para reventarlas desde dentro".

En el Senado, la situación ha sido similar tras la llegada sobre las 9.51 del senador de ERC Raül Romeva, que también procedía de la prisión de Soto y que fue trasladado escoltado por tres furgones de la Guardia Civil. Ha accedido a la Cámara alta por el garaje, luego la Policía Nacional le ha llevado hasta la sala Clara Campoamor y allí se ha registrado. Le estaban esperando también algunos compañeros de su partido. Ha permanecido en el Senado apenas media hora.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información