La Guardia Civil alerta del peligro de los drones para las cárceles

Un informe advierte del potencial uso de estas aeronaves en fugas

Prisión provincial en Alhaurín de la Torre en Málaga.
Prisión provincial en Alhaurín de la Torre en Málaga. julián rojas

El posible uso de drones para burlar las medidas de seguridad de las cárceles preocupa a la Guardia Civil, según se desprende de un informe elaborado por el instituto armado tras descubrirse en septiembre en el patio de una cárcel paquetes con droga y un teléfono móvil aparentemente introducidos mediante una de estas aeronaves. El documento policial advierte de que en el mercado existen drones capaces de cargar con hasta 100 kilos de carga y que, por tanto, podrían utilizarse para facilitar la fuga de un recluso, según detallan fuentes conocedoras del contenido del informe. Desde el Ministerio del Interior admiten la existencia del documento, pero declinan comentarlo.

Más información

El informe fue elaborado después de que el pasado 4 de septiembre funcionarios del Centro Penitenciario de Alhaurín de la Torre (Málaga) localizaran, por un lado, tres paquetes de hachís de aproximadamente 100 gramos cada uno en uno de los patios y, por otro, un teléfono móvil con dos cargadores. La investigación abierta entonces por Interior reveló que el día anterior varios funcionarios y guardias civiles del equipo de seguridad del recinto habían visto un dron sobrevolar la prisión, aunque ninguno observó que soltara ningún paquete. La normativa sobre estas aeronaves prohíbe que vuelen en espacio aéreo protegido, como son los centros penitenciarios.

Ese mismo día, agentes del instituto armado hallaron un dron estrellado en un campo de aguacates próximo a la prisión. Fuentes de Interior recalcan que, pese a las pesquisas, aún no hay certeza de que la droga y el teléfono móvil fueran introducidos mediante un dron en la cárcel, a pesar de que uno de los paquetes de estupefaciente conservaba dos ganchos similares a los que se utilizan para facilitar su transporte por estas aeronaves.

Objetos prohibidos

El incidente de la cárcel de Alhaurín de la Torre no es el primero ni el último de este tipo en las cárceles españolas. En enero de 2017, los sindicatos de funcionarios denunciaron que un dron había sobrevolado la cárcel de Teixeiro (La Coruña), aunque entonces no se relacionó con un intento de introducir productos prohibidos en la prisión. El último se registró el pasado 21 de enero en la prisión de La Moraleja, en Dueñas (Palencia). Sobre el mediodía, cuando se encontraban en los patios del centro buena parte de los reclusos, fue avistado un dron sobrevolando la prisión. Aunque no hay constancia de que introdujera en el centro ningún objeto —se hizo una revisión inmediata de los patios—, la Guardia Civil montó un dispositivo en los alrededores de la prisión para localizar a los que manejaban el ingenio, sin éxito.

Más numerosos son los incidentes con drones registrados en otros países europeos. En agosto de 2017 se detectó uno introduciendo un paquete en la prisión de Valence, en el sureste de Francia. En diciembre de ese año, la policía británica detuvo a ocho personas que se habían valido de estos dispositivos para colar droga, teléfonos e, incluso, armas en seis cárceles. Un año después, las autoridades de Londres cerraron el aeropuerto de Gatwick tras detectar la presencia de drones sobrevolando la zona.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

EmagisterBECAS VERANO

Lo más visto en...

Top 50