Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España impedirá a López emplear la Embajada como plataforma política

La legación diplomática "no se convertirá en un centro de activismo", afirma el ministro de Exteriores

Josep Borrell responde a los medios de comunicación tras su encuentro con su homólogo libanés, Gibran Basil. En vídeo, declaraciones del ministro.
Madrid / Caracas

El activismo que ha demostrado el líder opositor Leopoldo López nada más llegar a la Embajada de España en Caracas inquieta al Gobierno. El ministro de Exteriores en funciones, Josep Borrell, lanzó este viernes una advertencia a López para que restrinja su actividad política mientras esté alojado en dependencias españolas: “España no va a permitir que su Embajada se convierta en un centro de activismo político”. La beligerancia de este político venezolano amenaza con poner en aprietos al Ejecutivo español, que aspira a mantener los canales abiertos tanto con el Gobierno de Nicolás Maduro como con el equipo de Juan Guaidó.

El jefe de la diplomacia española quiso frenar en seco la posibilidad de que el dirigente opositor emplee la residencia del embajador Jesús Silva como plataforma política. Tras ese primer encuentro con la prensa a las puertas de ese domicilio —y escoltado por policías nacionales de España—, Borrell dio a entender que no habrá episodios similares. “López no será entregado, pero sus actividades políticas sí serán limitadas y reguladas. Ayer [por el jueves] tuvo un encuentro con la prensa, pero a partir de ahora esto será regulado de acuerdo con las condiciones que se establecerán a su estancia”, explicó el ministro desde Líbano, según informa Natalia Sancha. Borrell realiza estos días una visita oficial a Jordania y a Líbano, en pleno recrudecimiento de la crisis venezolana.

Ese toque de atención no implicará dar instrucciones concretas a López, sino aplicar unas reglas de sentido común, según explican fuentes gubernamentales. España no le prohibirá mantener encuentros dentro de la Embajada, donde se ha alojado por voluntad propia para evitar su detención. Algunas citas con la prensa figurarán dentro de esa agenda que se considera razonable. Lo que se evitará a toda costa serán los actos multitudinarios y, principalmente, los mensajes políticos controvertidos para el Gobierno de Pedro Sánchez (López auguró el jueves, desde la puerta de las dependencias españolas, que habrá “más movimientos del sector militar”).

España trata de desempeñar un papel constructivo que conduzca a una salida negociada de esta crisis. Si los mensajes de López indignan al Ejecutivo de Maduro, España pierde capacidad de diálogo con el entorno del líder que ejerce de facto el poder en el país. Al mismo tiempo, Sánchez ha dejado clara su posición exterior al reconocer a Juan Guaidó como presidente del país, con el encargo de que convoque elecciones a corto plazo.

Pese a haber mantenido intacta su agenda, el jefe de la diplomacia española ha conversado desde Beirut con su homólogo venezolano, Jorge Arreaza, después de este episodio. El ministro español dice haberle dejado claro que no entregará a López, sobre el que pesa una orden judicial de arresto, pero también que limitará su actividad pública en adelante.

El presidente interino de Venezuela sugiere que ha entendido las quejas españolas. Guaidó, que compareció este viernes para convocar nuevas movilizaciones, quiso pronunciarse sobre el aviso de Borrell. El jefe del legislativo reconoció que López no puede actuar desde la residencia de Silva como si estuviera en su casa. “Cada sede diplomática tiene reglas, normas, así que evidentemente hay que respetarlas, hay que ser cortés”, mantuvo. Recordó que el diputado opositor Freddy Guevara también se encuentra en una situación muy similar desde que en 2017 pidió asilo en las dependencias diplomáticas de Chile y se comprometió a controlar esta situación de excepcionalidad. “Estamos tratando de que sea lo más factible posible para tranquilidad de los que reciben no solamente a Leopoldo, a Freddy, sino a muchos otros”, aseguró Guaidó. El político venezolano, reconocido como presidente interino por más de 50 países, agradeció además a España lo que considera “un gesto no solamente diplomático, sino de humanidad”.

Recuperar protagonismo

Guaidó se convirtió en enero en el líder de la oposición al régimen chavista y en unos días pasó de ser prácticamente un desconocido a encabezar el proceso que busca forzar la salida de Maduro. Ese fue el papel que en los últimos años desempeñaron principalmente Henrique Capriles y López. Pero el primero lleva meses apartado de la primera línea y el segundo, que no dejó de pilotar la estrategia desde la cárcel de Ramo Verde y más tarde desde su arresto domiciliario, perdió paulatinamente presencia pública.

Ahora López intenta recuperarla —a pesar de que su liberación no logró los efectos esperados— también gracias a la proyección que le da el refugio en la Embajada española. La posición de Madrid en la crisis venezolana es crucial porque el Gobierno español ha logrado mantener relaciones tanto con el chavismo como con la oposición y se ha convertido en el principal puente con la Unión Europea.

En este contexto se entiende que, pese a exigir la entrega de López, Maduro no haya arremetido por el momento contra el Ejecutivo de Sánchez, más allá de la habitual escalada retórica.

El marcado perfil público de López afecta también a la otra huésped de la casa: su esposa, Lilian Tintori. A ella se le atribuye haber organizado ese encuentro del político venezolano con la prensa que acabó desbordando a la diplomacia española.

Borrell quiso incidir en que López está acogido en la residencia del embajador “en calidad de huésped” y que no ha solicitado asilo. Tampoco podría hacerlo en su actual situación porque las reglas que regulan la petición de asilo exigen tramitarlo en el territorio nacional. Aunque las dependencias diplomáticas de un país en el exterior (embajadas, consulados y residencia del embajador) sean inviolables, no constituyen territorio del propio país.

En el hipotético caso de que quisiera solicitarlo, el político venezolano debería viajar a España, pero su orden de arresto lo hace imposible. La única opción sería pedir un salvoconducto que deberían tramitar las instituciones controladas por Maduro. Todo ello lo convierte en una posibilidad bastante remota.

Ciudadanos y PP critican a Borrell

Venezuela vuelve a ser motivo de confrontación política en España. Tras el apoyo inicial que mostró el líder del PP, Pablo Casado, a la actitud del Gobierno en esta nueva crisis, otros dirigentes de ese partido se manifestaron este viernes más beligerantes con el mensaje de Josep Borrell. La cabeza lista de esta formación al Parlamento Europeo, Dolors Montserrat, reclamó al Gobierno que “lidere el apoyo a la transición democrática” en Venezuela. “No tenemos que limitar la transición pacífica y democrática en Venezuela, la tenemos que liderar”, señaló en declaraciones a La Sexta.

En la misma línea, la diputada electa del PP por Barcelona, Cayetana Álvarez de Toledo, recalcó que lo que hace López no es “activismo político”, como sugería el ministro, sino “el más esencial y admirable, fundamental y necesario activismo democrático”.

El tono más beligerante lo adoptó el líder de Ciudadanos, Albert Rivera. “Sánchez desprecia la lucha por la libertad de todo un pueblo tildándola de activismo político. Lamentable; el Gobierno debería liderar el apoyo al conjunto de demócratas venezolanos sin fisuras en su causa frente a la tiranía de Maduro”, señaló Rivera en un tuit, en el que aludía expresamente a Borrell.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información