Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

‘Kichi’ y la guerra de los apodos entre los candidatos a la alcaldía de Cádiz

La Junta Electoral permite al alcalde inscribir su mote en las papeletas y se lo deniega a PP y PSOE porque lo solicitaron como un cambio

José María González, Kichi, alcalde Cádiz, pasea por la ciudad con uno de sus ayudantes.
José María González, Kichi, alcalde Cádiz, pasea por la ciudad con uno de sus ayudantes.

Su madre le decía “ay mi niño kichitito” cuando era pequeño. De ahí salió el apodo. Pero José María González Santos Kichi creció y no se desprendió de este alias, ni siquiera cuando se convirtió en alcalde Cádiz en junio de 2015. Y ahora, con el sobrenombre convertido en marca, el de nuevo candidato a las Elecciones Municipales ha decidido llevar su sobrenombre también a las papeletas del próximo 26 de mayo. Su idea ha abierto una guerra de diminutivos con resultado desigual. Mientras que la Junta Electoral de Zona ha permitido a Kichi inscribirse así, se lo ha denegado a los alcaldables del PP y del PSOE por solicitarlo como un cambio en su lista.

“Ellos lo hicieron así hábilmente”, explica una fuente cercana al PSOE local sobre la decisión tomada por Adelante Cádiz, el nombre que engloba a la coalición de Por Cádiz Sí Se Puede y Ganemos Cádiz que encabeza González. El as de la candidatura de izquierdas quedó desvelado el pasado 24 de abril, cuando el Boletín Provincial de Cádiz publicó las candidaturas a las Elecciones Andaluzas. José María González Santos Kichi, reza en la primera posición de la lista de Adelante Cádiz, aprobada por la Junta Electoral de Zona de Cádiz.

Y ese justo será el nombre que los gaditanos verán impreso en las papeletas del próximo 26 de mayo. Al ver que González había incluido su apodo, tanto el PP como el PSOE local se lanzaron a solicitar un cambio en sus candidaturas en el plazo de dos días que se da para subsanación de errores. De hecho, hace ya tiempo que ambos partidos interpretaron que tirar de apodo y diminutivo también podría beneficiarles. El número uno de la lista socialista por Cádiz se hace llamar Fran González. Su oponente popular, Juancho Ortiz. Sin embargo, ambos inscribieron sus nombres ante la Junta Electoral como Francisco Matías González y Juan José Ortiz, respectivamente.

Pero la Junta de Zona ha rechazado el cambio de nombres para ambos. En la resolución del pasado 28 de abril —adelantada por la Cadena Ser y a la que ha tenido acceso EL PAÍS— , se aclara que las candidaturas no pueden ser modificadas, salvo “por fallecimiento o renuncia del titular o como consecuencia del propio trámite de subsanación”. El organismo sustenta su cesión en la Ley Orgánica del Régimen Electoral General (LOREG) de 1985 que establece que en las candidaturas debe aparecer tal cual está recogido en el Documento Nacional de Identidad del aludido.

En la LOREG no existe referencia expresa a los apodos, tal y como aseguran fuentes cercanas a los socialistas gaditanos. Aunque en estos años sí se han realizado interpretaciones de la ley por las que se ha permitido inscribir a los candidatos por su apodo, incluyendo el alias tras el nombre completo. Sobre todo, a partir de un acuerdo de la Junta Electoral Central del pasado 24 de enero de 2008. En aquella ocasión, la institución accedió a que María Dolores García Rodrigo Boti inscribiese su sobrenombre como número siete de las listas de Izquierda Unida al Congreso de los Diputados.

Ahora, Adelante Cádiz se ha agarrado a esta interpretación de la norma para inscribir a su candidato con su apodo. También lo ha hecho la actual alcaldesa de Jerez y candidata por el PSOE, inscrita como Mamen Sánchez. En el caso del regidor gaditano, la apuesta por Kichi supone renunciar al perfil más institucional que, en su equipo del Ayuntamiento, han trabajado en estos cuatro años. Con todo, en este tiempo los vecinos han empatizado rápido con el alias del alcalde y es difícil encontrar a un gaditano que no se refiera a él por su nombre coloquial. Además, el propio González ha mantenido su sobrenombre en sus perfiles de redes sociales.

En los últimos años, líderes de distintas formaciones han apostado por tirar de diminutivos para transmitir una imagen de cercanía con la población. El actual presidente de la Junta de Andalucía ya ha dejado clara su preferencia porque se le llame Juanma Moreno. Algo similar ocurre con su compañero de partido, alcalde de Vejer de la Frontera y número dos al Congreso de los Diputados, Pepe Ortiz. Sin embargo, ninguno de los dos optó por llevar estos cambios a las listas de los últimos procesos electorales a los que se han presentado.

En el PP local toman esta guerra de apodos como una simple anécdota. Lo mismo ocurre en el PSOE, aunque ahí reconocen a su adversario su “habilidad” para haber tirado de alias para las papeletas. “Con el lío de nombres y candidaturas que tienen, es Kichi y eso es reconocible. No les pasa como a nosotros que tenemos un logo y un nombre reconocido por una amplia trayectoria”, reconocen fuentes cercanas a los socialistas. En menos de un mes se despejará la duda de si a ese kichitito que nació en Rotterdam hace 43 años le sirve de algo llevar su apodo maternal a las urnas del 26 de mayo.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información